Qué ver en Venecia

Visitas y monumentos y otras cosas que hay que ver en Venecia

Patrimonio

Mestre es la antesala de Venecia para quien viaje por ferrocarril o automóvil. Pero después de una travesía poco agradable, por el aire industrial del entorno, se llega a la Piazzale Roma.

Imagen cargada de poesía de un canal de la ciudad. Fotografía de Beatriz Alvarez. guiarte.com

Muy cerca está también la estación de Ferrocarril. A partir de esta zona, cercana al arranque del Gran Canal, el viajero ha de continuar a pie o en el vaporetto.

Merece la pena visitar tranquilamente la urbe llena de riquezas patrimoniales, especialmente el entorno central, Gran Canal, San Marcos, etc.

Si tiene tiempo suficiente, puede dedicarlo también a otras islas algo san Giorgio Maggiore, Murano, etc. Sin prisa.

Mosaico en la portada de la basílica de san Marcos de Venecia. guiarte.com

El Gran Canal

Recorrer el gran canal es entrar en el corazón de Venecia.

Animación a la orilla del Gran Canal. guiarte.com

Es una gran avenida lacustre, de 30 a 80 metros de ancha, en cuyo entorno se alinean iglesias y palacios en una sucesión sorprendente, llena de belleza. El carácter curvilíneo del recorrido acrecienta el misterio del trayecto.

El Gran canal, con la cúpula de san Simeón. guiarte.com

Desde la zona de la estación al entorno de San Marcos hay un recorrido de cuatro kilómetros, tan encantador de día como misterioso y sugerente de noche.

Puentes como el de Rialto; Iglesias como las de los Descalzos o Santa María de la Salud, y –sobre todo- incontables palacios, dan un sabor inolvidable al conjunto.

Entre los edificios civiles hay desde época gótica, renacentista, barroca, etc. En su tiempo muchos estuvieron recubiertos de magníficas pinturas, hoy prácticamente desaparecidas... Todo un muestrario de belleza y poderío, propio de una burguesía rica y ostentosa.

Recorrido por el Gran Canal de Venecia (I)

Desde el Puente de los Descalzos a Rialto.

Magnífica fachada de mármol de los Carmelitas Descalzos de Venecia, de Giussepe Sardi- Fotografía de Beatriz Alvarez

Si comenzamos en los aledaños de la estación, lo primero que veremos es el Puente de los Descalzos. A su izquierda queda la bella portada de mármol de la iglesia de los Carmelitas Descalzos, sumamente armoniosa, del siglo XVII, enfrente se halla La de san Simeón Piccolo, de líneas clasicistas y algo posterior.

Unos 300 metros más adelante, a la izquierda, aparece la iglesia de San Geremia, del XVIII. Adosado a ella, en el canal que surge en la misma esquina se halla el Palacio Labia, del XVII, con frescos de Tiépolo.

Ca´d´Oro, la casa palaciega gótica más bella, aparte del palacio Ducal. guiarte,com
Apenas 300 metros mas adelante, en la orilla derecha, el museo de Historia natural, en el edificio Fontego dei Turchi, originario del XIII pero reconstruido en el XIX. Enfrente la iglesia de San Marcuola.

A partir de aquí y hasta el puente de Rialto hay un elevado número de edificios de interés. En la orilla izquierda, el palacio Vendramín-Calergi, ultima residencia de Ricardo Wagner, obra del siglo XVI, y algo más adelante, la Ca´d´Oro, tal vez la casa palaciega más bella (aparte del palacio ducal) de un estilo gótico veneciano, obra del siglo XV.

En este tramo, en la orilla derecha, se halla, entre otros, Ca´Pesaro, barroca, del XVII; palacio Brandolin, gótico, del XV; y las Fabriche Nuova y Vecchia de Rialto, ambas del entorno del XVI.

Recorrido por el Gran Canal de Venecia (II)

Desde Rialto al canal de la Giudecca.

La monumental iglesia barroca de santa María de la Salud, al fondo del Gran Canal. guiarte.com

Desde Rialto al puente de la Academia, a la izquierda quedan, entre otros, los palacios Grimani, del XVI; Corner Spinelli, del XV, y el Grassi, del XVIII.

En la derecha queda otra multitud de casas palaciegas: Pisan, gótico, del XV; Balbi, ya barroquizante, del XVI y posterior; Rezzonico, clasicista, del XVIII; Loredan, gótico, del XV; hasta llegar a la Academia.

Palacio Cavalli-Franchetti, a la orilla del Canal. guiarte.com

Desde el Puente de la Academia al enlace del Gran Canal con el de la Giudecca, nos encontraremos, a la izquierda, con palacios como Cavalli-Franchetti, originario del XV; el Corner dell Ca´Grande, del XVI; Los Contarini y Giustitian, ambos del XV; para llegar ya a la zona de San Marcos.

Por la otra orilla, la derecha, el Palacio del Leoni, originario del XVIII, que posee la colección Peggy Guggenheim; La monumental iglesia barroca de santa María de la Salud, del XVI, y la Aduana del mar, del XV, en la esquina con el canal de la Giudecca.

Plaza de San Marcos de Venecia

El corazón de la ciudad, de unos 80 metros de ancho por 170 de largo, aunque de forma algo irregular, era la huerta del cercano convento de San Zacarías, transformado en plaza en el siglo XII.

La Plaza de San Marcos de Venecia. Imagen de Beatriz Alvarez

Tiene un curioso pavimento de bandas decorativas y está bordeado por una serie de regios monumentos: Las procuradorías, la torre y la basílica de San Marcos.

Las procuradorías eran residencia de los grandes funcionarios. Originarias del XVI y XVII.

El edificio del fondo, Fábrica Nuova, se hizo a iniciativa de Napoleón, y en él se ubicaron estatuas de emperadores romanos y del propio Napoleón (coherentemente, retirada)

El recinto se abre al canal a través de la Piazzetta. Sendas columnas, coronadas por un León(San Marcos) y San Teodoro, fueron traídas de Constantinopla.

Plaza de san Marcos. guiarte.com

Basílica de San Marcos

San Marcos es la principal iglesia de Venecia. Es una obra maestra de aire bizantino, que atestigua las relaciones artísticas entre esta capital del Adriático y Constantinopla.

La bella estampa de la basílica de san Marcos. guiarte.com

Se edificó precisamente para albergar el cuerpo de San Marcos, traído desde Alejandría, y sufrió diversas alternativas, aunque la obra actual es básicamente del siglo XI, con modificaciones en los siglos siguientes.

La basílica tiene esa forma cupulada propia de los tempos bizantinos y conserva elementos de gran valor como los mosaicos... Buena parte de sus riquezas proceden de saqueos de Constantinopla.

Es llamativo el juego geométrico de las cúpulas del templo. guiarte.com

La fachada principal tiene cinco puertas con columnas marmóreas y mosaicos, con dos niveles de arcadas. En su parte superior tiene remates góticos.

En la terraza sobre la puerta central, románica, hay cuatro caballos traídos en el siglo XIII de Constantinopla. En realidad son copias porque los auténticos se hallan en el interior del templo.

Si los venecianos los arrebataron –con la disculpa de una Cruzada- Napoleón también se los llevó a París, aunque luego se repusieron por los austriacos.

Tiene planta de cruz griega, con cinco cúpulas u un interior repleto de obras de arte que no sólo reflejan las labores de los artistas italianos sino –sobre todo- el resultado de la rapiña veneciana en todo el Mediterráneo.

Hay materiales traídos de Constantinopla, de San Juan de Acre, de Siria, de Egipto. Hasta un bloque de granito, junto al altar, que se trajo de Tiro, porque era tradición que desde él predicó Cristo. Cientos de columnas bellísimas, magníficos mosaicos, joyas como la “pala de oro”, joya de la orfebrería bizantino-veneciana con valiosísimos esmaltes...

San Marcos, Venecia; en medio de un conjunto monumental espectacular. Imagen de Beatriz Alvarez. guiarte.com

El campanile

Al lado de la basílica de San Marcos de Venecia se alza un magnífico campanario, de líneas puras, con prácticamente 100 metros de altura.

El Campanile, de líneas geométricas, con su loggetta, originaria del siglo XVI, en la base. guiarte.com

El campanario original era del siglo XI, pero sufrió numerosos avatares, entre ellos un incendio en el siglo XV y los consabidos problemas de cimentación sobre el suelo de la laguna... Consecuencia: que la obra actual es de inicios del siglo XX.

El tono rojo del ladrillo, el blanco de la piedra de Istria y el verde del cobre de la techumbre hacen del conjunto un todo sencillo y atractivo, realzado por sus líneas rectas.

Tiene, al pie, una bella logia, la loggetta, originaria del siglo XVI. Servía antaño para albergar al cuerpo de Guardia, durante las sesiones del Gran Consejo. Es obra de Sansovino, autor también de la cercana Biblioteca Vecchia.

Lo mejor de todo, la posibilidad de subir allá arriba y contemplar la laguna veneciana, las islas, y al fondo, el Adriático y aún las estribaciones alpinas.

Palacio ducal

Hubo, desde el siglo IX, un centro rector de la vida política de la ciudad de Venecia.

Imagen del palacio Ducal. guiarte.com

Primero fue un recinto defensivo con torres, un castillete Pero aquella primitiva edificación fue rehecha en el siglo XII y épocas posteriores, alcanzando en el siglo XV a la propia basílica de San Marcos. Por esta época se reorganizó gran parte del conjunto.

Reconstruidas las obras tras varios incendios, aún en el XVIII el edificio rebasó el canal del Palacio para ubicar al otro lado las prisiones, unidas mediante el puente e los supiros (los que daban los condenados)

Después del hundimiento de la república de Venecia, las instalaciones han pasado por varios momentos. En la actualidad es una sede museística.

De color claro y rosado, por su parte externa, la fachada que da al canal es ligeramente asimétrica, en el centro tiene una balconada, que fue lo último de este frente, terminada en los inicios del siglo XV.

Sobre dos filas de arcadas, especialmente airosa la segunda, se alza una pared de suma sencillez, pero aligerada por su propio colorido. Muy similar, aunque de unas medidas algo inferiores, en la fachada que recae en la Piazzetta. Magnífico, el juicio de Salomón, cercano a la basílica. La portada que da al canal del Palacio es renacentista

Palacio Ducal de Venecia. Imagen de Beatriz Alvarez. guiarte.com

La entrada se efectúa por el lado de la Basílica, cerca de donde está la escultura de los tetrarcas, previsiblemente obra siria que representa cuatro emperadores romanos.

La Porta della Carta es gótica flamígera y sumamente bella. No falta en ella el león veneciano y otras alusiones a personajes históricos y alegóricos

Las dependencias interiores tienen interés. El patio es renacentista y gótico; la sala del Antecolegio(sala de espera) tiene un rapto de Europa de Veronés. La sala del Colegio también tiene obra magnífica de este pintor, con alusiones a la grandeza de Venecia y a la batalla de Lepanto. La sala del Senado cuenta con obra de Tintoretto, M. Vecellio, Palma el joven... Y en la sala del Consejo de los Diez también hay obra de Veronés y Tiziano...

Venecia, una ciudad cargada de belleza y misterio. Fotografía de Beatriz Alvarez. guiarte.com

La Academia de Venecia

A la orilla del Gran Canal, no muy lejos de su encuentro con el de la Giudecca se halla uno de los museos más importantes de Italia: La Academia

La tempesta, de Giorgione, una obra maestra de la Academia.

El interés de este centro, ubicado en la iglesia de santa María della Carità y el convento dei Canonici Lateranensi, obra de Palladio, está en que es un magnífico lugar para adentrarse en la pintura veneciana, desde los primitivos en adelante, especialmente el renacimiento.

Venecia tuno una de las más prestigiosas escuelas de pintura en Italia, y en las Galerías de la Academia se guardan colecciones de pinturas de la escuela veneciana desde la Edad Media a los años del Renacimiento, con obras maestras de los Bellini, Tiziano, Giorgione, Tintoretto, Veronés, Canaleto, Longhi y un largo etc.

Iglesias de Venecia

Aparte de los templos de los que hablamos en otros epígrafes, hay que destacar que la ciudad tiene una gran profusión de iglesias de diversos valor; algunas sumamente bellas, incluso las de pequeño formato.

Iglesia de San Moisés, en Venecia. imagen de Beatriz Alvarez. guiarte.com

Cerca de San Marcos se halla San Moisés, fundada en el IX y rehecha varias veces. Ahora agrada su fachada barroca, del siglo XVII. En su interior hay un Lavatorio de los pies, de Tintoretto

No lejos está San Stefano, del siglo XIV, con puerta gótico flamígera. Lo más llamativo exteriormente es el campanario, que parece estar a punto de caer. En el interior, obras de Palma el Viejo, Tintoretto y otros.

Desde el entorno de San Marcos, sobre el Gran canal, en la parte opuesta se divisa Santa María de la Salud. Se erigió a raíz de una peste de 1630, sobre proyecto de Longhena. Planta central en forma de corona –alegoría a la Virgen- cubierta de amplísima bóveda. Es una gloria del barroco local. Su construcción un prodigio, habida cuenta los problemas para la cimentación sobre la laguna. Tiene magníficas pinturas de Tiziano y Tintoretto. Una vez al año, en noviembre, se celebra una gran fiesta de gratitud a la Virgen por la protección de la salud en el momento de la peste.

Santa María Gloriosa dei Frari, al oeste del Gran Canal, es originaria del XIII, fundación de los franciscanos, agrandada en épocas posteriores.

Santa María de la Salud. guiarte.com

Aparte de su obra gótica, y su elevado campanile (80 metros de altura), alberga un conjunto valioso de arte; una estatua de Donatello, cuadros de Tiziano, Giovanni Bellini, Donatello, etc. También tiene alguna tumba de personajes relevantes, como la de Antonio Canova, y un excelente coro.

La iglesia de los santos Giovanni e Paolo fue levantada por los dominicos a partir del siglo XIII. Es también de enormes dimensiones, de estructura gótica. La iglesia, de tres naves, es un autentico panteón de la ciudad, pues allí hay tumbas de varios dux. Esculturas de Pietro Lombardo, pinturas de Veronés, Tintoretto, Tiépolo, Palma el Joven... añaden interés a esta iglesia que se halla al norte de San Marcos. En la plaza una estatua ecuestre debida a Verrochio.

Cerca está también la iglesia de Santa María dei Miracoli, pequeña joya renacentista, del siglo XV.

No lejos de ambas se halla también la de san Francesco della Vigna, franciscana, obra de Palladio: La fachada recuerda mucho a la de S. Giorgio Maggiore.

San Simeone Piccolo, en el Gran Canal, al atardecer. Imagen de Beatriz Alvarez. Guiarte.com

La iglesia de los Carmelitani es del XVII, dedicada a Santa Maria di Nazareth, y conocida popularmente como la Scalzi, está al inicio del Gran canal, cerca de la estación de ferrocarril. El proyecto es de Baldassare Longhena, con una bella fachada. En sus frescos trabajó Tiépolo.

Muy cerca está San Simeone Piccolo, templo veneciano de estilo barroco, con planta circular, coronado por una gran cúpula de color verde.

La Giudecca

Desde el entorno de San Marcos de Venecia, se divisan hacia el sur dos islas, separadas ambas del centro histórico por el Canal de la Giudecca. Las islas son San Giorgio Maggiore y Giudecca.

Iglesia del Redentor, de Palladio. guiarte.com

La Giudecca es como un oasis de tranquilidad frente a la animada Venecia. Era un barrio judío –de ahí el nombre- donde se edificio en el 1576, por Palladio una magnífica iglesia, la del Redentor, como ofrenda para conjurar una maligna peste.

Como en muchas iglesias de Venecia, abundan los tesoros artísticos, especialmente pictóricos. Aquí hay trabajos de Francesco Bassano, Palma el joven, y de discípulos de Veronés y Tintoretto.

La fiesta del Redentor, en julio, es de las mayores de la zona. Para esa jornada se une Venecia con la Giudecca, a través de un puente flotante que cruza el Canal de la Giudecca.

Isla de San Giorgio Maggiore

También se ve desde el entorno de San Marcos de Venecia, y se accede a ella por un vaporetto, en poco tiempo.

El campanile de la iglesia de san Giorgio Maggiore, recuerda al de san Marcos. guiarte.com

La isla es famosa por su monasterio benedictino, originario del siglo X, que en tiempos de Napoleón se transformó en cuartel.

El edifico actual fue construido por Palladio, aunque lo terminó Scamozzi. Es una magnifica obra renacentista. La fachada en bella, dominada por cuatro gigantescas columnas. En realidad parece como si el arquitecto hubiera sintetizado dos fachadas en una. El interior es grandioso. Allí se guarda una Ultima Cena de Tintoretto

El campanile, muy llamativo, que recuerda el de San Marcos, también tiene una elevada altitud, por lo que es habitual acceder a la cima para gozar con el panorama.

En el edificio se alberga la Fundación Cini, centro de cultura y arte.

Isla de Murano

Mediante el vaporetto, es posible acceder fácilmente a la isla de Murano, famosa por su producción de vidrio desde el siglo XIII. Aunque la competencia ha hecho cerrar a diversos talleres, aun quedan artesanos y es posible visitarlos.

Decir Murano es decir cristal, una compre típica en Venecia. guiarte.com

También hay en la isla un museo del Cristal.

También Es posible visitar en Murano la iglesia de San Pedro Mártir, del XIV, con obra de veronés y Tintoretto y Bellini.

El Lido

Al este de Venecia, cerrando la laguna existe una barra arenosa de una decena de kilómetros de largo.

Es El Lido, la zona playera del territorio, famosa por sus finas arenas, su casino y el palacio del Cine, donde se celebra anualmente el famoso festival que atrae a los famosos del celuloide.

La playa está bien dotada y en el lugar hay numerosas dotaciones de ocio y deporte, que transforman a esta zona en un apreciado balneario

En el entorno de la ciudad de Venecia existen varias zonas atractivas para el turismo playero. guiarte.com

Ciudad de góndolas...

Venecia está íntimamente ligada al agua. Nació como punto en el que los vénetos se refugiaron para protegerse de incursiones de tribus belicosas tras la caída del imperio romano.

las góndolas, un reclamo típico de la ciudad. guiarte.com

Los islotes entre cañaverales lagunares eran lugar relativamente seguro. Los barcos no podían entrar tampoco desde el Adriático por las barras de arena...

Se dice que Venecia se extiende sobre unas 120 islas. Los canales las dividen y las unen. Y éstos son como sinuosas avenidas y calles por las que discurren embarcaciones diversas, entre ellas las pequeñas góndolas

Las góndolas van propulsadas por el esfuerzo de un solo remero, el gondolero, que se mantiene en pie en la parte trasera.

Al lado de la iglesia de S. Trovaso perdura una vieja fábrica de góndolas. guiarte.com

Para mantener el equilibrio de la navecilla, propulsada por una persona que va de pie, la nave es ligeramente asimétrica.

Alargadas y estrechas, estas pequeñas naves tienen también una gran curvatura y una proa levantada y airosa, que recuerda la de las embarcaciones de los piratas normandos, pero en pequeñito y delicado.

Antiguamente se decía que había unas 15.000 góndolas en la ciudad, pero ahora no pasan de unos centenares. La razón es que antes era un medio habitual para comunicarse en la urbe, sustituido ahora por los vaporettos y motoscafos. Las pequeñas y oscuras góndolas son hoy realmente un reclamo para los turistas.

Apenas se construyen unas pocas góndolas al año, y sólo quedan cuatro talleres dedicadas a esta labor.

... Y de máscaras

La fiesta más popular de Venecia es el Carnaval, anclado en las costumbres locales desde la Edad Media. Amparados en las máscaras, los carnavales sirvieron para transgredir costumbres y permitir excesos.

Las máscaras son un elemento común en la vida de Venecia. guiarte.com

En la antigüedad se podía llevar máscara prácticamente en todo el invierno, hasta la Cuaresma, aunque en el siglo XV se prohibió esa costumbre para evitar escándalos.

Al llegar el final del siglo XVIII, en Venecia se alcanzó el punto máximo de la celebración carnavalera, pero la ciudad entró en una rápida decadencia y se perdió la fama y la costumbre.

En el siglo XX, la ciudad recuperó el Carnaval y esto atrajo de nuevo a multitud de turistas. Pero los venecianos saben que éstos carnavales ya no son los que eran. En realidad son un “sucedáneo para turistas”

Hoy, en esos días, lo más destacado está en las máscaras. El Veneciano siempre ha tenido sentido del diseño, el color y la belleza.

Las máscaras... un artículo típico de numerosos establecimientos de Venecia. Imagen de Beatriz Alvarez


Volver a la Guía de Venecia