Qué Ver en Solothurn

Torres, puertas, murallas, templos, museos... Solothurn tiene mucho que ofrecer al viajero.

Torres, puertas y murallas

La ciudad suiza de Solothurn conserva los vestigios de sus murallas y puertas enmarcando el cuadrilátero del cerco histórico.

Baseltor, la entrada de la ruta de Basilea. Imagen de guiarte.com.

La influencia francesa se muestra en la esquina del noroeste, donde aún subsiste totalmente la estructura defensiva diseñada por Vauban con sus fosos y forma típica estrellada.

Estas defensas, realizadas entre 1667 y 1727, fueron identificadas como símbolo opresor, por lo que la población forzó su destrucción en el siglo XIX. De la piqueta se salvaron sólo dos puertas, las de Basel y Biel; las torres Riedholz y Burri, y el lienzo y bastión que va de la Baseltor a Riedholz.

Bastión defensivo y torre de Reiedholz. Imagen de guiarte.com.

Catedral de San Urs

Esta bellísima catedral en la ciudad suiza de Solothurn fue edificada entre los años 1762 y 1773.

La magnífica portada de la catedral dedicada a san Urs, en Solothurn. Imagen de guiarte.com

El edificio, es de Gaetano Mateo Pisoni, un arquitecto nacido en Ascona, en el límite de Suiza con el norte de Italia, y que recibió influencias barrocas en Roma y Austria.

La catedral –Sankt Ursenkatedrale- es de una belleza notable. En su estructura barroca se anticipa ya el neoclasicismo. Esta inusual mezcla genera una belleza serena y equilibrada impropia del barroquismo.

La hermosura de la fachada se realza por la escalinata que arranca en medio de dos bellas fuentes.

Este edificio, levantado sobre una iglesia dedicada a los mártires Urs y Víctor, decapitados en Solothurn durante las primeras persecuciones romanas contra los cristianos, tiene en su interior unas espectaculares columnas y una bóveda sobre el crucero.

El púlpito rosado y las pinturas del interior, son sus elementos decorativos más notables.

Iglesia de los Jesuitas

El otro templo de gran interés en la ciudad suiza de Solothurn es la Jesuitenkirche (Iglesia de los Jesuitas).

Espectacular interior de la iglesia de los Jesuitas en Solothurn, ejemplo del barroco suizo. Imagen de guiarte.com

El edificio fue levantado entre 1680 y 1689, y se considera como la obra maestra del barroco helvético.

Su fachada barroca se corona con una estatua de la virgen María, y en el interior también destaca la imagen de la Asunción, en un gran cuadro que ocupa todo el altar mayor, de un estilo que recuerda a los maestros españoles del Siglo de Oro.

Grandes columnas de mármol verde flanquean el cuadro de la Asunción, de inicios del XVIII.

En la parte posterior del templo destaca una doble tribuna, en cuya parte superior se ubica el órgano.

La nave tiene tres tramos. Los dos primeros con galería. El último, al estar desprovisto de galería, forma el crucero. En todo el interior destaca el abundante uso del estuco recubriendo techos y columnas.

Torre del Reloj

En el medio del casco viejo de Solothurn hay una recoleta plaza, la Markplatz, que preside una torre del siglo XIII.

Fuente y torre del Reloj, en la Markplatz de Solothurn. Imagen de guiarte.com

La torre del Reloj es la más antigua de la ciudad. En ella destaca un inmenso reloj astronómico, de 1545, y cuenta con las figuras de tres autómatas: el rey, la muerte y San Urs.

En la misma plaza se puede ver una de las 11 bella fuentes, la mayoría de las cuales son obra del siglo XVI.

Otros elementos

La ciudad suiza de Solothurn está animada por otros elementos arquitectónicos de interés: agradables capillas, iglesias y casas nobiliarias.

Entre las casas nobles:
> El palacio Besenval, de aires barrocos, situado a la vera del Aar; la sede municipal, de una estructura que mezcla obra de distintos siglos, y el cercano castillo Waldegg, de sabor barroco.

Entre las iglesias:
se pueden citar la franciscana, de estructura gótica, la recoleta capilla de San Pedro o la altiva iglesia protestante, ya moderna.

Imagen de una de las parte de la Municipalidad. Guiarte.com
Estructura gótica de la antigua iglesia franciscana. Guiarte.com

Museos

En relación a su tamaño, Solothurn posee una oferta museística muy notable, en la que destaca el museo de Bellas Artes.

Cuadro de Ferdinand Hodler. Guillermo Tell, en el Kusntmuseum de Solothurn. Imagen de guiarte.com

Este centro –Kunstmuseum- se encuentra en un edificio neoclásico y posee obra de diversas épocas, básicamente pintura.

Entre los elementos antiguos, una Virgen de las Fresas de escuela renana y una obra de Hans Holbein el Joven, quien residió en la urbe.

De época posterior hay un buen cuadro de la escuela de José Ribera. Pero lo mejor corresponde a puntura moderna, con varias obras de autores de las corrientes del siglo XIX y XX.

Hay obra de grandes maestros –desde Kimt a van Gogh o Braque- pero lo más destacado corresponde a los suizos, entre ellos a Ferdinand Hodler, de quien se exhibe un conocido cuadro de Guillermo Tell.

Junto con el Kuntsmuseum, hay que citar el de Historia Natural –Naturmuseum- dedicado al hombre y la naturaleza.

El museo del Antiguo Arsenal – Altes Zeughaus- posee una importante colección de armas y uniformes de tempos que van de la Edad Media a la actualidad.


Volver a la Guía de Solothurn