Qué Ver en Sahagún

Con el prestigio de las leyendas, el tráfico de peregrinos y la vida económica, Sahagún creció en la antigüedad medieval y floreció artísticamente. Aquellos destellos aún se detectan en algunos puntos de la población.

Los restos del monasterio

Del poderoso monasterio de San Benito, en su origen monasterio de los santos Facundo y Primitivo, apenas quedan algunos restos, entre ellos la llamada Torre del Reloj.

Ruinas del antiguo monasterio de Sahagún, con la Torre del Reloj. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com), para Guiarte.com

El centro monástico, del que ya se da noticia en el inicio del siglo X, fue buque estrella cluniacense en el Reino de León, a partir de 1080, cuando el emperador Alfonso VI introdujo la regla del Cluny en él. Fue el primer punto de la Península Ibérica donde se implantó.

La etapa de esplendor duraría hasta el siglo XV, cuando paso a depender del convento de San Benito de Valladolid. En el siglo XVIII padeció el terremoto de Lisboa, y en el XIX, tras las desamortizaciones fue pasto de incendios y vandalismo.

El propio cuerpo de Alfonso VI junto con el de diversas reinas y príncipes se albergaba en este famoso centro monástico, al que el Códice Calixtino atribuye (falsamente) haber sido creado por Carlomagno.

De todo aquello perdura la llamada Capilla de San Mancio, consagrada por el obispo de Astorga a San Benito en 1184, y en la que se albergaron los restos de San Mancio; el arco de San Benito, obra del XVII, portada monacal bajo la que ahora pasa una carretera, y la Torre del Reloj, salvada de los saqueos por conservarse en ella el reloj de la villa.

El arco de San Benito, obra del XVII, portada monacal, ahora arco de triunfo sobre una carretera. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com), para Guiarte.com

El Santuario de la Peregrina

El Santuario de la Peregrina es una de las joyas de Sahagún que ha sido felizmente restaurada, tras siglos de abandono.

El santuario de la Peregrina es una de las joyas de Sahagún. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com), para Guiarte.com

La iglesia de la Peregrina es lo que queda (aparte de escasos restos más) de un convento franciscano erigido en el siglo XIII con el apoyo del rey Alfonso X el Sabio, realizado básicamente en estilo Mudéjar.

En el monumento se observa obra de distinta época de clara influencia andaluza y toledana, con bellas arquerías polilobuladas, arcos de herradura, de medio punto, apuntados... La capilla de Sandoval, del siglo XV, exhibe una magnífica serie de yeserías mudéjares.

El nombre del edificio se debe a que en él se albergaba una imagen de la Virgen Peregrina, realizada por Luisa Roldán, la Roldana, obra que ahora se muestra en el convento cercano de las Benedictinas.

La restauración del edificio ha sido una tarea magnífica porque reveló estructuras constructivas desconocidas, las magníficas yeserías... y hasta una misteriosa momia que se había ocultado detrás del altar mayor del santuario.

El hallazgo despertó gran expectación, teniendo en cuenta que apareció con otros restos óseos y un sello papal, del siglo XIV. Aunque al principio se creyó que se trataba de una mujer, los estudios posteriores revelaron que era un varón, de entre 45 y 55 años, probablemente un personaje relevante de la villa, aunque no se logró concretar de quién se trataba. Aunque perdura la incógnita sobre la identidad de la momia, esta se puede contemplar tras una vitrina en el santuario.

Detalle constructivo del santuario de la Peregrina en Sahagún. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com), para Guiarte.com

San Tirso

San Tirso es otra de las joyas de Sahagún, un edificio de Románico Mudéjar que sin duda influyó como modelo para otras edificaciones religiosas del norte de España.

Iglesia de San Tirso, en Sahagún. Al fondo aparecen restos de la antigua abadía. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com), para Guiarte.com

El templo estaba al lado del viejo cenobio benedictino y fue erigido en el final del siglo XII. En el arranque de su base se utilizaron magníficos sillares de piedra, pero la obra luego se continuó en ladrillo. Tiene planta rectangular con tres naves y su cabecera se remata con otros tantos ábsides semicirculares, bellamente ornados con arcos ciegos. La tipología de la doble hilera de arcadas se alterna en los laterales respecto al ábside central.

Es particularmente airosa la torre, elevada sobre el tramo recto de la cabecera. El cuerpo inferior es macizo y sobre el se eleva un segundo cuerpo con tres niveles de arcadas, con huecos que van siendo cada vez más livianos a medida que se elevan. El juego volumétrico es armonioso.

En el interior se albergan diversas piezas artísticas de interés, en su mayoría procedentes del antiguo monasterio benedictino.

San Lorenzo

La iglesia de San Lorenzo es la parroquia de la villa. Al igual que la de San Tirso es de Románico Mudéjar, aunque la obra es de fecha ligeramente posterior.

Iglesia de San Lorenzo, en Sahagún. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com), para Guiarte.com.

Construida de ladrillo, tiene una planta de tres naves, con un triple ábside en la cabecera, también con arcadas ciegas, en este caso con arcos de herradura.

En el exterior destaca también la voluminosa torre rectangular que se eleva desde los muros de la capilla central. La torre tiene cuatro cuerpos con amplias arcadas, ciegas en el tramo inferior.

Contiguo a este templo se halla la capilla de Jesús, que alberga pasos procesionales de esta población, cuya Semana Santa siempre ha tenido prestigio.

Convento de de las Benedictinas

El Convento de las benedictinas surgió al lado del monasterio benedictino en el siglo XVI, y ocupa un edificio austero realizado en el siglo XVIII.

Convento de las Benedictinas, en Sahagún. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com), para Guiarte.com.

En el centro se albergan los restos mortales de Alfonso VI y varias de sus esposas. Estos restos estaban en el viejo monasterio de los santos Facundo y Primitivo de Sahagún, y se salvaron de la destrucción al ser recogidos en el convento de las monjas, y almacenados en sendas cajas que estuvieron perdidas varias décadas.

En la iglesia conventual se halla un excelente retablo de Benito de Churriguera.

Más interés artístico tiene aún el pequeño museo, en el que se albergan buenas piezas, la mayor parte salvadas de la destrucción del monasterio de los santos Facundo y Primitivo, trabajos que van del periodo románico al barroco.

Como pieza destacada, la imagen de la Virgen Peregrina, patrona de la localidad, recogida antaño de la ruinosa iglesia de la Peregrina. Es un trabajo sumamente bello de Luisa Roldan, la Roldana, escultora sevillana que figura entre lo más destacado del barroco español.

Otra obra importante es una custodia procesional de Enrique de Arfe. El museo es visitable. En este centro conventual funciona también una hospedería para peregrinos.

La Peregrina, un trabajo sumamente bello de Luisa Roldan, la Roldana, en Sahagún. Imagen de Fermín González/Guiarte.com

Ermita de la Virgen del Puente

El viajero que recorre el Camino de Santiago, poco antes de llegar a Sahagún se encuentra con la ermita de la Virgen del Puente, originaria del siglo XII.

El peregrino encuentra la ermita mudéjar de la Virgen del Puente antes de entrar en Sahagún. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com), para Guiarte.com.

Al lado del templo -santuario de una antigua comunidad agustina- se halla un puente de origen romano.

Se trata de un templo de pequeñas dimensiones, de una sola nave y una cabecera muy pequeña con un ábside ornado con arquerías ciegas.

En este pequeño santuario hubo antaño un hospital de peregrinos. Restaurado el edificio recientemente, al lado de un puente evocador y de una mínima chopera, el enclave tiene cierto atractivo, especialmente en los días del verano, cuando la sombra atenaza los pasos del peregrino que cruza la seca estepa de camino a Compostela.

Otros edificios religiosos

En Sahagún y su entorno inmediato hay otros templos de interés.

Campanario de la Trinidad, originario del siglo XIII. . Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com), para Guiarte.com.

En el casco urbano, hubo hasta hace un siglo otra gran iglesia mudéjar, dedicada a Santiago, que se dejó perder. Subsiste la de la Trinidad, originaria del XIII pero en su mayor parte obra del XVI. El templo ya no se utiliza para el culto, sino para albergue de peregrinos y centro cultural.

La iglesia de San Juan de Sahagún tiene un aire sureño y colonial. Es obra del XVII y destaca por su frente encalado. Está edificada encima de donde vivía la familia de San Juan de Sahagún, patrono de Sahagún y de la ciudad de Salamanca. En el interior del templo hay una imagen del santo, debida a Gregorio Fernández.

Monasterio de San Pedro de Dueñas, capitel de las siete monjas. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com), para Guiarte.com.

Resulta especialmente destacable otra iglesia ubicada a 5 kilómetros del casco urbano. Se trata del templo del monasterio de San Pedro de las Dueñas, Románico, de piedra y ladrillo. La iglesia es de gran calidad, con triple ábside y fuerte torre al estilo de las de Sahagún. Excelentes capiteles, el más famoso el de las siete monjas.

Al igual que San Tirso, la obra comienza en el arranque en piedra pero se culmina en ladrillo. Es del entorno del siglo XII, aunque este centro monástico femenino es originario del X.

La colección de capiteles de San Pedro de Dueñas es excelente. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com), para Guiarte.com.