Santo Antônio de Lisboa, Florianópolis (Brasil).

Santo Antônio de Lisboa es uno de los lugares más atractivos de la isla de Santa Catarina (Brasil) y se halla a unos 15 kilómetros al norte de la ciudad de Florianópolis.

Santo Antônio de Lisboa (Isla de Santa Catarina), conserva una iglesia colonial y un caserío con resabios azorianos. Imagen de Guiarte.com

Tomás Alvarez
Junto con Ribeirão da Ilha, es el punto que congregó a los primeros pobladores de la isla.

Tiene sabor este lugar, con sus playas tranquilas, su magnífica vegetación, sus pequeñas casas de aire azoriano y su iglesia encalada con sabor colonial.

En la zona norte de la isla de Santa Catarina han crecido las urbanizaciones turísticas, para dar satisfacción a una gran clientela de viajeros de Brasil, Argentina, Uruguay e incluso Chile y Paraguay. Pero Santo Antônio de Lisboa ha sabido mantener su fisonomía tradicional, como reafirmando su larga historia, pues ya recibió los primeros pobladores europeos en el final del siglo XVII.

Interior del templo colonial de Santo Antônio de Lisboa (Isla de Santa Catarina). Imagen de Guiarte.com

Allí, por disposición real, se erigió una iglesia en 1751, y el asentamiento recibió entonces la denominación de la advocación del templo: Nossa Senhora das Necessidades de Praia Comprida.

Construída en una ladera, dominando la bahía, la iglesia recibió en el siglo XIX la visita del emperador Dom Pedro II, que le concedió un importante donativo. El templo ha sufrido restauraciones pero conserva un bello aire colonial.

En este ámbito se instalaron inmigrantes de las Islas Azores, que siguieron realizando en esta orilla del Atlántico sus labores pesqueras. Del pasado colonial aún perviven rasgos en la arquitectura, las devociones y festividades religiosas y un amor por la artesanía.

Elementos coloristas de la artesanía local en Santo Antônio de Lisboa (Isla de Santa Catarina). Imagen de Guiarte.com

En el periodo de carnaval Santo Antonio de Lisboa atesora algunas de las asociaciones de “blocos” más tradicionales de la isla, que organizan comparsas y desfiles que reúnen cantidad de personas, tanto jóvenes como adultos, hasta altas horas de la madrugada. De hecho, posiblemente esta localidad sea el mejor lugar para saborear el carnaval en el entorno de Florianópolis.

Hay varios artesanos en el lugar que trabajan productos que van del vidrio, al barro, el cristal o el encaje de bolillos. Hay establecimientos abiertos diariamente, e incluso una feria los fines de semana.

En Santo Antônio de Lisboa (Isla de Santa Catarina), los establecimientos de gastronomía se asoman a una playa, habitualmente tranquila. Imagen de Guiarte.com

Santo Antônio ha dejado a lado su vieja vocación marinera para pasarse a la gastronómica. Muchos viajeros y habitantes de la populosa Florianópolis acuden a sus establecimientos para degustar pescados y mariscos, mientras contemplan desde la mesa un mar relativamente en calma, el que se extiende entre la isla y las montuosas costas de continentales del Brasil.

Sambaqui y Cacupé
Santo Antonio es ahora uno de los doce distritos de la isla, y en él cabe citar la existencia de otras dos localidades Sambaqui y Cacupé. La primera al norte, y la segunda al sur, localidades cuyos límites se diluyen en un camino a “beira mar” con bonitas construcciones residenciales y de veraneo, en un recorrido que deja a menudo paso a excelentes vistas de la Bahía Norte.

Cacupé es un plácido lugar de la Isla de Santa Catarina, al sur de Santo Antonio. Imagen de Guiarte.com

Entre todo el distrito se ocupa una superficie de 22 kilómetros cuadrados, poblada por unas 7.000 personas.

Al norte de San Antonio,en camino hacia la valiosa zona ecológica en la que desagua al mar el río Ratones, está Sambaqui, cuyo nombre deriva de una lengua indígena, y que indica conchero.

En Sambaqui también se instalaron pobladores azorianos para dedicarse a la pesca; como en San Antonio. Esa influencia azoriana pervive en algunas casas, pìntadas con vocación colorista. También continúa allí practicándose la pesca y el cultivo de ostras, que se degustan en los restaurantes de la zona.

Desde Cacupé, en la Isla de Santa Catarina, se contempla bien la ciudad de Florianópolis, con el puente que une la isla y el continente. Imagen de Guiarte.com

El lugar merece la visita por sus pequeñas playas y las vistas magníficas sobre la bahía. Una punta que avanza sobre el mar permite al viajero contemplar al fondo las islas Ratones y más allá el continente. En medio, un mar relativamente plácido. Si se dirige la mirada hacia el sur se puede contemplar el entorno de la ciudad de Florianópolis, donde se unen el continente y la isla de Santa Catarina mediante el puente Hercilio Luz.

Cacupé, al sur de Santo Antonio, debe su nombre a la lengua de los pobladores indígenas, y su significado sería algo así como “detrás del bosque”. Es un lugar tranquilo, con magníficas vistas sobre la bahía, y algunas playas pequeñas pero con encanto.

Pese a no ser muy turístico (comparado con el norte de la isla) también hay en Cacupé varios restaurantes que ofrecen un espacio lleno de encanto en medio del verdor y con buenas vistas a la bahía, además de una gastronomía en la que suelen primar los productos del mar.

Sambaqui, un bello lugar en la Isla de Santa Catarina. Entorno de la Ponta de Sambaqui.. Imagen de Guiarte.com

> > Volver a la guía de Pueblos con arte

Imágenes enviadas por los usuarios
Los usuarios de guiarte han enviado 3 fotos.