Lagoa da Conceição, Florianópolis (Brasil).

En medio de la isla de Santa Catarina aparece la Lagoa da Conceição, rodeada de montañas verdeantes y una estrecha planicie costera. A su vera está la población que lleva el mismo nombre.

El antiguo santuario, de Lagoa, de origen colonial, dominando la magnífica vegetación. Imagen Guiarte.com.

Por Tomás Alvarez
Lagoa da Conceióão es la capital de un pequeño distrito, sumamente turístico, con unos 15.000 habitantes que se distribuyen en un área de más de 50 kilómetros cuadrados. Otros centros importantes de este área son Canto de Lagoa, Porto de Lagoa, Costa de Lagoa, Retiro y Joaquina.

En la carretera SC-404, que viene desde el norte de la ciudad de Florianópolis hacia Lagoa, en la ladera oriental del Morro aparece un mirador extraordinario, desde el que se contempla una de las vistas más espectaculares de la isla de Santa Catarina, con el "centriño" de Lagoa y la parte sur del lago, la barra que le separa del Océano Atlántico y las dunas de Joaquina...

Imagen de la virgen, en una sencilla gruta artificial, ante el santuario de Lagoa da Conceição. Imagen Guiarte.com.

El panorama es bello, y el viajero comprende por qué esta es una de las zonas preferidas por el turismo, en la Isla de Santa Catarina.

La lagoa da Conceióão tiene forma alargada y en realidad se divide en dos partes, la norteña de mayor dimensión.

En la parte más estrecha un puente une las dos orillas. En total el lago ocupa casi 20 kilómetros cuadrados.

En la zona suroeste de este magnífico espacio está la localidad de Lagoa. Es uno de los lugares más antiguos de la isla. De hecho, en uno de los oteros está ubicado un santuario, con una bella edificación de la época colonial portuguesa.

Un sencillo puertecito permite al viajero hacer viajes por el norte de la Lagoa da Conceição. Imagen Guiarte.com.

La iglesia de Nuestra Señora da Conceióão (de la Concepción) es de 1780. Ha sufrido diversas modificaciones, pero conserva el encanto colonial, en medio de una naturaleza ubérrima. El emperador Pedro II la visitó en los años 1847 y 1861. Desde 1999 recibe el título de Santuario.

Una visita a este pequeño cerro del Morro de Lagoa es interesante. La iglesia destaca por su simplicidad y blancura en medio de una naturaleza verdeante. Junto a su puerta hay una especie de gruta con otra imagen de la Virgen, ante la que los lugareños llevan flores o cirios, a su lado aparecen algunos sencillos edificios de sabor tradicional, al lado de magníficos árboles, desde las goiaberas a las pitangas, con sus frutos rojizos y sabrosos...

Ya en la época de dominación portuguesa esta zona fue aprovechada para cultivos, por lo que se tiene constancia de diversas explotaciones centenarias. En algunos puntos de la zona se puede ver también la influencia portuguesa en la sencilla edificación, llena de color y armonía.

Imagen de Lagoa, desde un mirador del Morro. Al fondo, a la izquierda la Ilha do Xavier.. Imagen Guiarte.com.

En Lagoa hay buen ambiente. Como centro turístico abundan los restaurantes y centros de diversión. Todo el "centriño" está lleno de establecimientos de gastronomía, comercio, artesanías, recuerdos para los turistas, servicios para el viajero, etc. También está lleno de tráfico, que colapsa la zona en temporada alta, especialmente la avenida das Rendeiras, que articula el tráfico hacia las playas oceánicas.

Todo este centro se torna animado y bullaguero en la noche.

Durante el día tampoco falta la animación. el paisaje anima al paseo, y los establecimientos abundan para satisfacer al turista. Al lado del arranque del puente que comunica las dos orillas del lago y que, en realidad lo divide en dos, hay un embarcadero que permite al viajero hacer un recorrido por este espacio de interés estético y ambiental, trasladándose por la zona norte de la Lagoa, y a lugares de difícil acceso sin embarcación. El precio del billete es relativamente módico y la frecuencia es alta en temporada turística.

Arquitectura tradicional, en Lagoa da Conceição. Imagen Guiarte.com.

A la hora de reponer fuerzas, la gastronomía local ofrece de todo, desde la carta internacional a la comida rápida y los pescados y mariscos.

De las playas del distrito, tal vez convenga destacar la de Joaquina, con sus inmensas dunas, en las que algunos practican con tablas de snowboard. Esta playa también goza de fama, incluso fuera de Brasil entre los surfistas.

En definitiva, este distrito es uno de los lugares más atractivos del entorno de la populosa Florianópolis, capital del estado brasileño de Santa Catarina.

Perspectiva desde un mirador del Morro. Imagen Guiarte.com.

> > Volver a la guía de Pueblos con arte