Campeche, Florianópolis (Brasil).

En la isla de Santa Catarina, Campeche ocupa buena parte de la orilla atlántica sur, enfrente de una extraordinaria playa.

Las dunas bordan buena parte de la playa de Campeche, especialmente hacia el norte de la misma. Imagen de Guiarte.com.

Por Tomás Alvarez
Campeche es uno de los distritos de Florianópolis, y tiene un área de más de 35 kilómetros cuadrados, en la que hay principalmente tres concentraciones urbanas. Además del propio Campeche, Morro das Pedras y Rio Tavares.

La playa que bordea el distrito es excelente. Desde el Morro das Pedras (al norte de Armacao) a Joaquina (a la altura del sur de la Lagoa da Conceipçao), se extiene una impresionante playa de arenas finas, de unos siete kilómetros de longitud, la mayor parte de la cual cuenta con una gran zona de dunas.

La pequeña playa de la isla de Campeche. Imagen de guiarte.com

Enfrente de esta extensión de arena está la isla de Campeche, con una forma alargada, que recuerda en alguna medida a una isla de Santa Catalina en miniatura. Tiene una playa concurrida en la orilla occidental, a la que se puede llegar bien a nado (sólo los excelentes nadadores) o mediante un barquito que sale desde Armacao, una localidad algo más al sur.

La isla se halla a poco más de un kilómetro de la playa de Campeche, y su playita, al abrigo de la fuerza del Océano, es muy atractiva por la limpieza de sus aguas y su transparencia. La arena es fina. Hay senderos entre la isla que nos conducen a lugares de valor arqueeológico, porque cuentan con rocas cubiertas de petroglifos. El lugar, afortunadamente, tiene protección ambiental.

La playa de Campeche. Enfrente, la isla con el mismo nombre. Imagen de Guiarte.com.

Campeche viene -al parecer- del nombre de un vegetal (palo campeche) y ya en mapas antiguos la islita estaba denominada con este nombre.

Modernamente ha habido cursis ingeniosos que dicen que el nombre del distrito deviene del francés (campo de pesca) e incluso relacionan está invención con un viaje del escritor Antoine de Saint-Exupéry. (cuando vivió el escritor (1900-1944) ya llevaba mucho tiempo denominandose la isla como Campeche)

Otro de los elementos naturales de la zona es la pequeña laguna de Campeche, entre la barra dunar y las urbanizaciones.

La barra dunar es especialmente grande en la zona norte de la playa (Joaquina) donde se practica el descenso por las laderas de arena con planchas de snowboard.

Todo el entorno de Campeche es atractivo, aunque está en un proceso galopante de deterioro por la presión urbanizadora. Las edificaciones se ubican por doquier, en algunos casos con complejos habitacionales de hasta cuatro alturas; abunda la suciedad en ámbitos que podrían tener mucho más encanto si estuvieran limpios (como la propia laguna), y hasta se ha hecho una cantera en una de las montañas que tiene la población en el noroeste, lo que implica tanto una agresión medioambiental como estética.

En el fondo, lo que el viajero descubre es un paisaje lleno de encanto sometido a un proceso irreversible de deterioro por los intereses económicos y especulativos y por una falta de criterios de control de los responsables públicos.

Habitan en la zona unas 20.000 personas, pero la cifra está subiendo rápidamente.

La pequeña laguna de Campeche. Imagen de Guiarte.com.

> > Volver a la guía de Pueblos con arte