Barra da Lagoa, Florianópolis (Brasil).

Enclavada en el entorno de la Lagoa da Conceição, Barra da Lagoa es un pueblo de interés turístico y pesquero, en la orilla atlántica de la isla de Santa Catarina (Brasil).

La parte norte de la Lagoa da Conceição, desde el mirador cercano a Barra da Lagoa (Isla de Santa Catarina, Brasil). Imagen de Guiarte.com

Tomás Alvarez
Este distrito, a 20 kilómetros al este de Florianópolis, abarca unos cinco kilómetros cuadrados de extensión y en él habitan más de 4.000 personas, en un ámbito de notables bellezas naturales, en torno al canal que une la Lagoa con el mar.

Poco antes de llegar a la población por la SC-406, cuando viene del sur, el viajero puede disfrutar de un mirador excelente que le proporciona una magníficas vistas. Luego, en el descenso, pronto aparece la localidad de Barra da Lagoa, entre cuyas casas discurre el canal que une la Lagoa con el mar.

Uno de los puntos típicos del lugar es la zona en la que se une el canal al Atlántico, donde empieza la playa de Barra. A unos centenares de metros de la desembocadura, hay un puentecillo que nos permite cruzar este cauce para acercarnos a una recoleta "prainha", una ensenada protegida por rocas.

El canal que une la Lagoa da Conceição y el Océano, es el elemento más destacado de la imagen urbana de Barra da Lagoa (Isla de Santa Catarina, Brasil). Imagen de Guiarte.com

Más al sur de la la “prainha” está la playa da Galheta, en una zona muy solitaria que facilita el nudismo. Es difícil llegar a ella. La forma usual para acceder consiste en utilizar un sendero que va desde la playa Mole.

El canal tiene ambiente pesquero. En él aparecen numerosas embarcaciones de los pescadores y alguna barca con turistas.. En el punto en el que llega al mar, ya enfrente de la playa, los bañistas saltan al agua clara desde los grandes pedruscos graníticos.

El canal cruza por medio de Barra da Lagoa (Isla de Santa Catarina, Brasil). Imagen de Guiarte.com

Al norte de la Barra de Lagoa está la inmensa playa de Mozambique, la más amplia de toda la isla de Santa Catarina, con unos diez kilómetros de longitud y prácticamente virgen, salvo en su extremo sur, donde recibe la denominación de playa de Barra de Lagoa. Impresiona contemplar la inmensa playa casi desierta.

Afortunadamente, al norte de Barra de Lagoa hay terrenos protegidos que contrastan con otras zonas sobreexplotadas de la isla. Hay un parque forestal (Río Vermelho) y una excelente zona dunar.

La animada playa de de Barra da Lagoa (Isla de Santa Catarina, Brasil). Imagen de Guiarte.com

Barra de Lagoa ha cambiado en los últimos tiempos, pasando de ser una población de pescadores a un nuevo núcleo del turismo, donde también hay establecimientos de restauración especializados en los productos del mar. Ese crecimiento ha conducido a su segregación del distrito al que pertenecía anteriormente, Lagoa da Conceióão, en 1995.

Entre los eventos festivos del lugar está el que se dedica a la tainha, en el mes de julio, cuando hay una gran abundancia de este pescado, denominado lisa o mujol en español.

Los peces llegan a la costa impulsados por sus costumbres reproductoras, y el hombre utiliza este encuentro para cargar sus despensas y contribuir con ellos a resistir otro año...

Barra da Lagoa (Isla de Santa Catarina, Brasil): en la desembocadura del canal los muchachos juega saltando desde la grandes piedras graníticas. Imagen de Guiarte.com

En las cercanías de la playa, con grandes redes, se capturan de forma comunitaria millares de peces. Siempre fue una fiesta, en la que se detenían en beneficio del pescador hasta las embarcaciones acuáticas o los ajetreos de los surfistas...

Pero la fiesta de la tainha declina. Los grandes pesqueros tienen capacidad para detectar las concentraciones de peces mucho antes de que se aproximen a la costa. Los bancos llegan diezmados, y la fiesta languidece. La pesquería tradicional muere ante el poder de los mortíferos ingenios de pesca. Y digo mortíferos porque realmente esquilman en poco tiempo una especie que durante siglos fue explotada de manera equilibrada.

La fiesta de la tahina dura varios días y contribuye a animar a la población, y a fomentar el prestigio de la labor culinaria de los restaurantes de la zona, sobre todo en su punto fuerte: el pescado.

Paisaje en Barra da Lagoa (Isla de Santa Catarina, Brasil). Imagen de Guiarte.com

> > Volver a la guía de Pueblos con arte