Ahrweiler, Renania-Palatinado (Alemania).

Uno de los destinos más atractivos del entorno de Bonn es la pequeña ciudad de Ahrweiler, con su excelente recinto amurallado medieval.

Las calles de Ahrweiler están llenas de casas con encanto. Imagen de Guiarte.com.

Por Artemio Artigas
La zona tuvo población romana, y se conservan los restos musealizados de una villa del siglo I, en las afueras de la población. Tal vez esa villa esté en el origen del nombre del lugar. Ahrweiler significaría Villa del Ahr, el rio que atraviesa la zona antes de llegar al Rin.

En la actualidad, Ahrweiler se ha integrado en una misma entidad junto con la vecina Bad Neuenahr, con lo que desde 1969 recibe el nombre oficial de Bad Neuenahr-Ahrweiler.

El conjunto urbano esta en medio de colinas cubiertas de viñedos, a ambos lados del rio Ahr, no lejos del Rin. En total habitan en el lugar unas 26.000 personas.

Ahrweiler es la menor de las dos partes que integran el núcleo pero es sumamente atractiva porque está rodeada por su muralla medieval, con sus antiguas torres: En el interior del recinto posee un entramado de calles con construcciones cuidadas, muchas de ellas de entramados de madera.

Ahrweiler: una de las puertas del recinto amurallado de la pequeña ciudad del valle del Ahr. Imagen de Guiarte.com

Muchos visitantes acuden regularmente a este pueblo típico y deambulan a lo largo de esas calles en las que se suceden las tiendas de ropa, de artículos de recuerdo, cafés, pastelerías y restaurantes.

En la parte central de Ahrweiler se alza la iglesia de San Lorenzo, gótica, iniciada en 1269. Surgió como dependencia de la abadía de Prüm (Eifel-Ardenas) centro monástico que había sido creado en tiempos carolingios y que poseía tierras en el valle. Tras la revolución francesa, la parroquia paso a depender del obispado de Tréveris.

Se trata de un robusto edificio de tres naves cubierto por bóvedas de crucería. y con grandes ventanales verticales. El interior está bastante recubierto de pinturas, algunas del final del medievo.

En exterior del templo, uno de los más antiguos de la región, destaca la gran torre hexagonal, coronada por un bello chapitel.

La Iglesia gótica de San Lorenzo, en Ahrweiler, pequeña ciudad del valle del Ahr. Imagen de Guiarte.com

Ahrweiler aparece ya mencionado en el año 893 en un documento de bienes de la abadía de Prüm. El lugar ya se doto de fuertes murallas en el siglo XIII, que no impidieron su saqueo en la Guerra de los Treinta Años. Padeció diversos avatares a medida de su paso bajo el dominio de Francia y Prusia, e incluso durante la II Guerra Mundial, cuando fue dañada su parte sur.

Reconstruidos los edificios destruidos, la ciudad hoy es un lugar encantador, propicio para deambular por sus calles y callejones con antiguas casas de entramados de madera o construcciones modernas en las que se ha tratado de realizar un urbanismo poco agresivo, lo que permite mantener ese aire tradicional que anima al viajero a pasearse con lentitud por las rúas adoquinadas en las que no hay circulación rodada.

En 1980, durante unos trabajos en la carretera B 267 se descubrieron los restos de una villa romana de finales del siglo I, habitada hasta finales del III, a la vera de la calzada que iba de Colonia a Coblenza. Se detectaron restos de diversas instalaciones: el sistema de calefacción, la cocina, termas... También había pinturas murales. El conjunto ha sido musealizado, exponiendo elementos encontrados en el lugar: cerámica, objetos de la vida doméstica, máscaras...

Interior de la Iglesia de San Lorenzo, en Ahrweiler. Imagen de Guiarte.com

Bad Neuenahr
La vecina Bad Neuenahr tiene otro aire distinto, más burgués, propio de un centro balneario. Desde el siglo XIX son famosas sus aguas termales, especialmente para los diabéticos. El agua mineral Apollinaris proveniente del manantial de Bad Neuenahr es también famosa entre los expertos de todo el mundo.

El casino está a la orilla norte del rio, en un espacio de amplio verdor, al que se asoman otros edificios de porte atractivo. El acceso se permite desde los 18 años.Cientos de miles de viajeros acude cada año al céntrico casino local para jugar a la ruleta, en las maquinas o las mesas de blackjack.

En la ciudad abundan los establecimientos de restauración y excelentes hoteles.

Vendimiando en Ahrweiler. Imagen Deutsche Zentrale für Tourismus/Dirk Topel Kommunikation

Los vinos
La región es famosa por sus vinos, que en contra de lo que suele ocurrir en la generalidad del territorio alemán no son blancos sino tintos y rosados. Se dice que esta es la zona productora de vino tinto más norteña de Europa

El rio Ahr que viene de las montañas de Eifel, en dirección hacia el norte, hace un viraje hacia el este poco antes de llegar a Bonn, y describe un trayecto sinuoso en medio de montañas de bastante inclinación, que prestan abrigo a las cepas y facilitan la maduración.

Hay algunas plantaciones dedicadas al vino blanco, pero lo que abunda es la uva de variedades tintas: Spätburgunder, Frühburgunder, Portugieser, etc.

Direcciones:
Museum Roemervilla. Am Silberberg 1. 53474 Bad Neuenahr-Ahrweiler
Baños termales Ahr. Felix-Rütten-Str. 3. Bad Neuenahr-Ahrweiler
Casino Bad Neuenahr. Felix-Rütten-Str. 1. Bad Neuenahr - Ahrweiler

> > Volver a la guía de Pueblos con arte