Abraão, Rio de Janeiro (Brasil).

Abraão, pueblo de Ilha Grande, en el estado de Rio de Janeiro, en un entorno natural increíblemente bello.
Puerto de Abrão, con la villa al fondo. Guiarte Copyright

Abrão es la población más grande de la isla de Ilha Grande. Tradicionalmente se trataba de una villa de pescadores, aunque recientemente su actividad se centra más en el turismo. Aunque hay otros lugares donde vive gente dentro de la isla, este es el único núcleo urbano que podríamos tratar de pueblo.

Es básicamente el punto de entrada a Ilha Grande, pues es el puerto donde desembarca el ferry de Angra dos Reis y las escunas que vienen también desde Angra dos Reis y Mangaratiba. Estas poblaciones desde las que tomar el barco a Abrão están entre 2 y 3 horas de Rio de Janeiro, por carreteras recientemente rehabilitas, por lo que tiene fácil acceso desde la capital del estado y por tanto atrae a bastantes turistas.

Abrão está en el noreste de la isla, recogido en una pequeña ensenada de tranquilas aguas. Tiene unas bonitas playas en todo el litoral, aunque no son las mejores de los alrededores básicamente porque hay bastante tráfico de barcos, para traer y llevar turistas, así como mercancías para abastecer a la población y los alrededores. Por tanto tráfico originado por el creciente turismo, las playas de Abrão están más contaminadas que cualquier otra playa de los alrededores, a las que podemos llegar con un paseo breve desde la villa.

Todo el pueblo de Abrão tiene casas pequeñas de playa. Detrás se ven las formaciones montañosas de la isla copadas de Mata Atlántica. Guiarte Copyright

Detrás de Abrão, en la isla, se acumulan montañas de un verde impactante, que se mantienen así durante todo el año, pues en Iha Grande y en los alrededores llueve bastante. Todas estas montañas tienen diversos caminos y senderos por los que caminar entre la mata atlántica -vegetación selvática propia de brasil- , para acceder a otras playas o a lugares interesantes dentro de la isla. Son caminos bien definidos donde, si no ha llovido mucho es relativamente fácil pasear. A veces se pueden bifurcar los caminos y podemos quedar con dudas sobre cuál es el correcto, por eso está bien llevar un mapa detallado o ir acompañado de otras personas. Pero siempre nos vamos a encontrar más gente en el camino a la que podemos preguntar.

En toda la isla de Ilha Grande hay diversas playas con algún establecimiento, más o menos rústico para dormir, pero Abrão es realmente donde vamos a encontrar una oferta variada de posadas y albergues, todos en casitas pequeñas de playa, de una planta, o como mucho dos. La oferta de alojamiento es interesante y variada, tanto en comodidades como en precios. Así que, si vamos a Isla Grande, lo más seguro es que acabemos alojándonos en Abrão, que es donde existe realmente una oferta. A no ser que conozcamos un alojamiento en otro lugar de antemano, no sería muy recomendable intentar buscar fuera de la villa de Abrão, puesto que habrá pocos establecimientos, dispersos en contadas playas y con accesos posiblemente difíciles. De hecho, algunas posadas de otras playas fuera del pueblo tienen su propio servicio privado de traslado de pasajeros desde el continente hasta la isla, en la playa precisa donde están, puesto que todos los transportes públicos desde el continente van a Abrão.

Alojados en Abrão, podemos hacer paseos a los lugares más interesantes de los alrededores de Ilha Grande. Para ello en el pueblo hay una serie de pequeñas agencias de viajes que tienen escunas, -barcos a motor, pero que tienen mástil-, donde contratar los paseos turísticos a lugares como Lopes Mendes, Saco do Ceu, Lagoa Azul, Lagoa Verde, etc.

Abrão está en un lugar de gran belleza, que merece la pena conocer, no sólo el pueblo, sino sobretodo Ilha Grande en general. Conviene aprovechar allí varios días, porque hay muchos lugares cercanos que son imprescindibles de visitar. Lo que tenemos que tener suerte con el sol, porque se hace imprescindible para disfrutar la zona, pues si llueve hay bien poco que hacer. La visita, no obstante, se puede hacer durante todo el año, pues las temperaturas incluso en invierno son muy buenas.

> > Volver a la guía de Pueblos con arte