Qué Ver en Oviedo

Descubre los lugares más interesantes para visitar en la ciudad asturiana de Oviedo.

El patrimonio

Oviedo es una ciudad agradable de gente amable con el viajero. Conserva la urbe diversos edificios de interés, excelentes tiendas de todo tipo, una magnífica gastronomía, etc.

Detalle de la iglesia de San Tirso, junto a la catedral de Oviedo. Imagen de guiarte.com

El turista que quiere conocer el arte de la ciudad debe hacer, necesariamente, dos trayectos. El primero, acercarse a la zona vieja de la ciudad, al barrio que se corona con la catedral gótica, un edificio de notable interés.

En este viaje por el casco viejo se hallan otros puntos de cierto atractivo, la Universidad, varios templos, algunos palacios, etc.

El otro recorrido de interés para los turistas es el de el extrarradio, en el que podrá visitar los monumentos prerrománicos, Patrimonio de la Humanidad.

La catedral

Fruela I emprendió la construcción de un primer centro religioso en el siglo VIII; años más tarde su hijo Alfonso II el Casto encargó la prosecución y ampliación de la obra. La llamada Cámara Santa es de este periodo.

También queda de la antigua edificación una torre románica, del siglo XI, que continuó siendo campanario catedralicio hasta que se finalizó la aguja gótica actual, ya en el siglo XVI.

El claustro, de época románica, fue sustituido en el siglo XV por otro de factura gótica. El templo actual es básicamente de los siglos XIV y XV; la torre de estos mismos siglos y finalizada en el XVI por Rodrigo Gil de Hontañón.

Su terminación, con la complicada cúpula, es original y bella. Dicen los ovetentes que es el chapitel más bello de las catedrales españolas.

Catedral de Oviedo. Imagen de guiarte.com
Detalle de la cima de la torre. Imagen de guiarte.com
En el interior de la catedral hay que ver:

El retablo principal es excelente, obra de Giralt de Bruselas, de factura gótica.

La Cámara Santa, de la época del prerrománico asturiano. Es parte del complejo palatino de la ciudad regia. Tiene excelente estatuaria, afamadas reliquias y magníficas joyas religiosas. Siempre han sido muy famosas las cruces de Los Ángeles y La Victoria.

El Museo, con rica orfebrería, ornamentos, marfiles y pinturas

Otros templos del Centro de Oviedo

En el entorno de la Catedral nos podemos encontrar con diversas iglesias de distintas épocas.

La magnífica fachada barroca del monasterio de San Pelayo. Imagen de guiarte.com

Ante la misma puerta catedralicia, a la izquierda, está la iglesia de San Tirso, originaria prerrománica, pero que conserva escasos materiales de la primitiva fundación.

Santa María la Real de la Corte. Imagen de guiarte.com

Detrás de la catedral, cerca del ábside, se halla el monasterio de San Pelayo, vulgarmente de las monjas pelayas (benedictinas) edificio del que destaca la magnífica fachada barroca, de 1704.

Al lado, se halla Santa María la Real de la Corte, de austera fachada. Fue parte de un monasterio jerónimo, donde estudió el padre Feijoo.

Otra iglesia notable de la zona es la de San Isidoro, cercana al ayuntamiento ovetense. Es obra del antiguo colegio jesuítico, llevada a cambo en el entorno del XVII.

Museo de Bellas Artes

La primera pinacoteca de Oviedo, el Museo de Bellas Artes, se halla muy cerca de la catedral, en instalaciones que antaño tuvieron carácter señorial.

San Pablo, de El Greco, en el Museo de Bellas Artes de Oviedo.

Tiene una interesante colección de maestros españoles: Berruguete, Zurbarán, Morales, el Greco, Ribera, Carreño...

También cuenta con una variada muestra de pintura moderna, con obras de Sorolla, Picasso, Dalí, Anglada-Camarasa, Regoyos, Mir...

Pero es muy interesante para conocer un poco más a la pintura moderna asturiana, especialmente los conjunto de Piñole y Valle.

Palacios ovetenses

Un interesante ramillete de palacios se ubica en el entorno del casco viejo de la ciudad asturiana de Oviedo.

Palacio del Conde de Toreno, en la Plaza Porlier. Imagen de guiarte.com

Muy cerca de la catedral, al lado de la iglesia de San Tirso está el Palacio Velarde, donde se halla el Museo de Bellas Artes. Es un notable edificio barroco.

También junto a la catedral, en la plaza que se abre ante la torre (plaza Alfonso II) está el palacio de Valdecarzana, originario del XVI.

A su lado, con fachada también hacia la plaza Porlier está el notable palacio de Camposagrado, de poderosa fachada, amplios aleros y frontón curvo. Es del siglo XVIII.

En la plaza Porlier también está el palacio del Conde de Toreno, de aire más renacentista, aunque es obra del XVII.

La universidad de Oviedo

Ya en 1608 empezó a funcionar la universidad ovetense, que tiene su sede en la calle de San Francisco.

Imagen desde el patio de la Universidad de Oviedo, con la estatua de Valdés, impulsor de la misma, en primer término. Imagen de guiarte.com

Es un centro impulsado por la donación del el asturiano Fernando Valdés, obispo de Sevilla e Inquisidor General, en el tramo final del siglo XVI.

Parece ser que en la construcción del edificio, organizado en torno a un amplio patio central de bellas columnas y arcadas de medio punto, participó Rodrigo Gil de Hontañón.

Un incendio destruyó en 1934 buena parte del edificio, que fue reconstruido guardando su primitiva estructura.

Parque de San Francisco

La ciudad de Oviedo tiene en el Parque de San Francisco un pequeño pulmón, que sirve para articular en su entorno la trama urbana.

El Parque de San Francisco es el corazón urbano de la ciudad. Imagen de guiarte.com

Tiene de superficie unos 90.000 metros cuadrados, ajardinados, con diversos paseos y fuentes, su quiosco de música y una buena colección de elementos vegetales.

Recibe este nombre porque antaño era la huerta del convento franciscano, sobre cuyo solar se edificio el Parlamento Asturiano.

Por el lado menor y más bajo pasa la calle Uría, clásica avenida comercial de la ciudad, y en sus inmediaciones están diversos puntos de interés: la sede parlamentaria, el Teatro Campoamor y el Real Hospicio (ahora Hotel Reconquista), amen de una amplia teoría de esculturas modernas.

Parlamento de Asturias

El Parlamento asturiano o Junta General se ubica en un edificio que fue antaño sede de la Diputación provincial.

El arquitecto García Rivero fue autor de los planos de este edificio palaciego que se terminó en 1910.

La construcción tiene un aire palaciego afrancesado con toques modernistas. Es vistosa la escalinata central de mármol blanco, que se inicia en sendas columnas coronadas por leones. Una vidriera cubre el patio.

Entre sus salones destacaremos el Europa, donde se celebran los actos protocolarios y la sala de la Constitución, que fue salón de plenos hasta 1998, de minuciosa decoración.

El salón de plenos actual está en la planta baja del edificio.

El Parlamento asturiano o Junta General. Imagen de guiarte.com
Sala Europa, del Parlamento asturiano. Imagen de guiarte.com

Teatro Campoamor

En 1890 se inauguró el teatro Campoamor, que lleva el nombre de un famoso escritor de esta región.

Teatro Campoamor. Imagen de guiarte.com

Es un edificio relativamente pequeño, pero agradable, en el que hay habitualmente exposiciones y espectáculos.

Es también el escenario tradicional de la entrega de los premios Príncipe de Asturias.

Real Hospicio de Oviedo

También cerca del Parque de San Francisco, en la calle Gil de Jaz, está otra obra iniciada en la primera mitad del XVIII.

Patio de la Reina, con la estructura de la Capilla diseñada por Ventura Rodríguez, al fondo. Imagen de guiarte.com

Es el monumental edificio del Real Hospicio y Hospital, levantado sobre planos de Pedro Antonio Menéndez de Ambás, obra en la que participaron diversos arquitectos españoles.

El centro cuenta con magníficos patios, destacando el de La Reina, al fondo del cual se abre la hermosa capilla octogonal proyectada en 1768 por Ventura Rodríguez, que consta de sendos pisos superpuertos organizados mediante arcadas rebajadas.

El edificio fue concluido en 1777 y en la actualidad es un cuidado hotel.

Santa María del Naranco

Este palacio residencia de descanso se encuentra a las afueras de Oviedo. Fue mandada construir por el rey Ramiro, hacia mediados del siglo IX.

Tiene dos plantas y forma alargada, unos 20 metros de largo por 6 de ancho. Arriba, un gran salón cubierto de bóveda y con sendas arquerías en los extremos, de notable gracia y belleza.

El palacio de Santa María del Naranco. Imagen de guiarte.com

También hay una cripta de planta baja, que pudo ser originalmente capilla de la residencia regia, y que está cubierta con bóveda de cañón.

Hay muchos elementos interesantes desde el punto de vista artístico y constructivo. Entre lo más loable, el uso de las bóvedas de cañón en el edificio, anticipo de lo que luego sería ya común en siglos posteriores.

Desde el punto de vista artístico, destaca la armonía y belleza de los miradores, con sus airosos arcos peraltados y delicados elementos decorativos.

El edificio es una joya que tuvo influencia posterior tanto en el arte asturiano como en el románico.

San Miguel de Lillo

A pocos metros de Santa María del Naranco se halla San Miguel de Lillo, del entorno de 848, fundación de Ramiro I como capilla del conjunto palaciego, dedicada en principio a Santa María.

San Miguel de Lillo. Imagen de guiarte.com

La iglesia fue destruida en parte, tal vez por las avenidas del arroyo que corre a sus pies. Se conserva la zona del pórtico y el arranque de sus naves.

Ventanal de San Miguel de Lillo. Imagen de guiarte.com


Aunque la mayor parte de la construcción ya no existe, resulta sumamente interesante el monumento por su decoración, que recuerda elementos visigóticos.

Este monumento, con la cercana Santa María del Naranco, son Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1985.

Otro edificio prerrománico de alto interés es el de San Julián de los Prados, en el casco urbano, Plaza de Santullano, que conserva pinturas medievales.

San Julián de los Prados

Otra de las joyas prerrománicas asturianas es San Julián de los Prados, muy cerca del casco viejo de Oviedo.

San Julián de los Prados. Imagen de guiarte.com. Copyright

Se trata de un templo de inicios del siglo IX, que se integra en el conjunto de monumentos Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO

Parece ser que la iglesia fue encargada por Alfonso II el Casto, y dedicada a los santos Julián y Basilisa; con planta basilical de tres naves, separadas por pilares cuadrados con arcos de medio punto.

Podría haber formado parte de un conjunto monacal o palatino que integraba otros edificios, tal vez destinados a ser utilizados por el monarca.

Lo más notable de su interior es su espaciosidad así como los decorados, de aire romanizante y estructurados arquitectónicamente, notables tanto por su extensión como por su antigüedad.


Volver a la Guía de Oviedo