Guía de Óbidos

Óbidos, “Villa de las reinas”


Una de las localidades más bellas de Portugal es Óbidos, a unos 80 kilómetros al norte de Lisboa y en el distrito de Leiría.

La ciudad es pequeña, rodeada de murallas y con casas apiñadas en el recinto urbano; un espacio animado por los miles de turistas que cada día llegan desde Lisboa para conocer esta pequeña “villa de las reinas de Portugal”

Un acercamiento a Óbidos realizado por Tomás Álvarez para guiarte.com

Información general de Óbidos

Información general de Obidos

Información general de la ciudad de Óbidos, en Leiría, Portugal

La ciudad

Óbidos es un lugar de referencia del turismo portugués, porque aúna historia, tradición y belleza paisajística.

Óbidos, Portugal. Porta da Vila; azulejos. Imagen de Guiarte.com

Es este, sin duda, uno de los lugares lusos más cautivadores.

El encanto de Óbidos radica en la sencillez, la armonía constructiva, el pálpito del pasado y la capacidad para aunar belleza y pequeño tamaño.

En total, el municipio tiene 10.000 habitantes, de los cuales unos 4.000 corresponden a la vieja población amurallada, de calles estrechas y casas tradicionales de una o dos plantas, entre las cuales aparecen viejos edificios medievales de ventanas ojivales, arcadas o templos de más sabor histórico que artístico, pero siempre conservados con pulcritud.

Una muralla de plano alargado rodea el caserío. Está bien conservada. La rua Direita cruza longitudinalmente este conglomerados de casas de escasa altura, en el que reina la armonía de colores puros: blancos, ocres o azules de las fachadas, rojos de los tejados y verdes de las enredaderas que alegran los paramentos.

En la Edad Media, Óbidos estaba al lado del mar. En realidad la llamada Laguna de Óbidos, ubicada al oeste, a unos 15 kilómetros, es el resto de un entrante marítimo que ha ido aterrándose por fenómenos naturales.

Interior del casco urbano de Óbidos. Imagen de Guiarte.com

Una multitud de turistas visita la villa de forma constante. Su ubicación a menos de una hora por carretera de Lisboa hace que los servicios turísticos oferten un programa de un día para conocer la pequeña y coqueta urbe. Hay servicio regular de bus, desde Lisboa, con salidas casi cada hora en los días laborables.

En pleno verano, la afluencia de visitantes puede ser atosigante, por lo que son más recomendables los días de primavera o del inicio de otoño para visitar esta población, en la que abundan también los establecimientos hosteleros y las tiendas de recuerdos.

Para visitar la urbe, quienes lleguen en automóvil deben dejarlo en las afueras de la ciudad, cerca de la Porta da Vila, en las proximidades del tramo final del acueducto que trae el agua a la población.

La historia

El nombre de Óbidos proviene de Ópidum, ciudadela en latín; y esto hace pensar en un origen como fortín vinculado a una antigua urbe romana.

Óbidos, entrada de Porta da Vila. Imagen de Guiarte.com

Se trataría de Eburobricio, ciudad desaparecida, ubicada en el mismo municipio.

Fue Óbidos una pequeña población medieval que ya tuvo muros en la época árabe y que pasó a poder cristiano en 1148.

Una característica que procede del siglo XIII es que la población formó parte de la dote a las reinas portuguesas. De este modo, Óbidos siempre ha estado muy ligada a la monarquía lusa.

Óbidos, el castillo medieval. Imagen de Guiarte.com

La ciudad conserva una notable vocación cultural, festiva y gastronómica. Fue inscrita en la red de Ciudades Creativas de la UNESCO por su cualidad de Villa Literaria; mantiene un importante programa de conciertos, celebra una feria del Chocolate y otra medieval, en un afán por contribuir a la animación de la actividad turística, que le proporciona gran rentabilidad económica.

Ocio y gastronomía

En el casco urbano de Óbidos hay un montón de establecimientos dedicados a la hostelería, en especial en la rua Direita.

Cerámica expuesta en Óbidos, en la calle de Josefa de Óbidos. Imagen de Guiarte.com

En esta zona de Portugal hay buen producto de la tierra y del mar. En la mesa se detectan las ricas materias regionales de carnes –ovino y porcino- pescados y las frutas (son famosas las manzanas de Alcobaça).

La región es también productora de vinos, aunque lo más famoso en la materia es el aguardiente de guindas.

En materia de productos de mar hay que destacar que la comarca tiene bastante actividad pesquera. Peniche, a una veintena de kilómetros, es uno de los principales puertos pequeros de Portugal. Allì hubo pesquerías desde la época romana. En la laguna de Óbidos se siguen capturando almejas, anguilas y otros pescados diversos.

De los vinos, se hacen tanto tintos como blancos afrutados, así como aguardientes. Hay una ruta del vino de la zona de Óbidos. Entre los más destacados los de la freguesia de Gaeiras. Y entre las bebidas típicas, la guinja de Óbidos, un licor de aguardiente y guindas que se ofrece en bares y establecimientos de recuerdos.

Hay numerosos restaurantes, tanto en el casco urbano como en el entorno del santuario do Senhor da Pedra, entre estos últimos el Cafe Snack Bar, recomendado por la relación calidad precio. También es una alternativa avanzar hacia la playa del Bom Sucesso, en la salida al mar de la laguna de Óbidos. El paisaje es bello y siempre resulta atractivo comer al lado del mar.

Sin dejar el campo de la gastronomía. Hay que recordar que en Óbidos hay una famosa Feria Internacional del Chocolate, en primavera, que transforma a este pueblo medieval en un escaparate de pasteles y bombones.

Cucuruchos de frutas en una tiendecita del casco de Óbidos. Imagen de Guiarte.com

Recorrer Óbidos es fácil. Se trata de un lugar con sumo encanto pero pequeño. Por ello, las calles nos recuerdan a un centro comercial. Los bajos de las casas, de sabor tradicional, están ocupados por pequeños establecimientos de hostelería o comercio. Los productos son los típicos que busca el viajero: el famoso aguardiente local, el chocolate y la artesanía… Hay bella cerámica y loza.

La mayoría de los turistas que pasan por el lugar sólo se detienen unas horas. Por eso, el atardecer, cuando ha marchado ya la “invasión”, el lugar recobra la tranquilidad. Siempre tienen encanto las noches en estos lugares de peregrinación diurna que se transforman luego en un oasis de paz, sin prisas, ni aglomeraciones ni problemas para sentarse en el restaurante que uno prefiera… ¡Ah, el gozo hallar juntas tranquilidad y belleza!

Direcciones de Ínterés

Más sobre la villa de Óbidos, Portugal:

La belleza de Óbidos radica en su sencillez, en la nitidez de sus colores, en su tamaño.... Imagen de Guiarte.com

Puesto de Turismo. Junto a la Porta da Vila, al lado de los estacionamientos. Telefono: 262 959 231. Fax: 262 955 524 E-mail: posto.turismo@cm-obidos.pt

Cámara Municipal de Óbidos: http://www.cm-obidos.pt/

Portal de Turismo de Óbidos: http://www.obidos.pt/

Ciudades Creativas de la UNESCO: https://en.unesco.org/creative-cities/%C3%B3bidos

Festival FOLIO de Óbidos: http://foliofestival.com/

Festival del Chocolate de Óbidos: http://festivalchocolate.cm-obidos.pt/

Que ver en Obidos

En la Guía de Óbidos te recomendamos las siguientes visitas:

El Acueducto

El acueducto es uno de los primeros elementos que ven los...

Porta da Vila

La porta da Vila sorprende al visitante que pasa bajo su...

Largo de San Pedro

Una vez pasada la Porta da Vila, el viajero ve ante él un...

Largo de Santa María

Siguiendo calle adelante, en medio de unas construcciones...

El Castillo y su entorno

El interés por la cultura se nota de un extremo al otro de...

Entorno de Óbidos

La zona de Óbidos permite al viajero otros descubrimientos...