Qué ver en Nueva York,

Visitas y monumentos y otras cosas que hay que ver en Nueva York,

La gran conurbación

Nueva York y su área urbana ronda los 20 millones de habitantes en la actualidad, algo por debajo de los que aglutinan México o Sao Paulo(Brasil).

En la costa este de Estados Unidos, Nueva York se asienta sobre una especie de archipiélago: Manhattan, la isla más pequeña pero la más emblemática, Brooklyn, Queens, el Bronx y State Island.

En la guía vamos a referirnos básicamente a Manhattan, donde se ubican los ámbitos más peculiares de esta urbe.

Los altos edificios se reflejan en las aguas del Central Park. guiarte,com

La estatua de la Libertad

Símbolo de la ciudad de Nueva York, y símbolo de las libertades, esta estatua se asienta sobre un islote, Liberty Island.

La estatua de La Libertad, sobre el islote Liberty Island, presidiendo el tráfico de barcos. guiarte,com

La estatua de la Libertad se ha convertido en una especie de postal inseparable de Nueva York. Y sin embargo fue hecha en Francia y remitida en 214 grandes cajones, en un navío de la marina francesa.

Realizada en cobre, mide 93 metros y se alza sobre un pedestal cuadrado de hormigón. Sin duda es mucho más famosa que su autor.

En el 2005 se ha cumplido el centenario de la muerte de su creador, Auguste Bartholdi, un nombre mucho menos conocido que ésta, su obra más emblemática.

Desde Battery Park se puede acceder fácilmente a la isla de miss Liberty. Es posible subir hasta la corona, mediante un buen ejercicio de piernas: 354 escalones.

Battery Park

Empezando por Manhattan Sur, cerca de la zona de Wall Street, centro mundial de negocios, está Battery Park. En la antigüedad era un islote rocoso donde había una batería de cañones para defender Manhatan.

Entre los altos edificios y el agua, un islote de calma verde; Battery Park. guiarte.com

El espacio entre Manhattan y el islote se fue rellenando y ahora estamos ante un jardín relativamente tranquilo.

Como parque no tiene especial interés, salvo porque da al mar y tiene numerosos bancos donde sentarse para observar relajadamente la bahía y la isla con la estatua de la Libertad.

Hay allí un monumento que antes estaba situado en el World Trade Center, una esfera de bronce, rota como resultado del atentado del 11-S, y donde un fuego permanece en recuerdo a las víctimas y las personas que ayudaron ese día fatídico.

Desde aquí salen los ferrys hacia la estatua de la Libertad; también está la terminal de ferrys para trasladarse a otras zonas cercanas, incluyendo el Staten Island Ferry, del que hablaremos más adelante.

En este parque se sitúan muchos puestos típicos para venta de artículos de recuerdo; también proliferan personas que ofrecen materiales de falsificación, como relojes Rolex.

El antiguo resto del fuerte defensivo. guiarte.com.

Castle Clinton: Este pequeño fuerte, bautizado con el nombre de Clinton en recuerdo de un antiguo alcalde de la ciudad, tuvo un origen defensivo en los inicios del XIX.

Tuvo diversas funciones, entre ellas las de centro de recepción de emigrantes.

Es un edificio pequeño, de una planta y con poco que ver. Salvo la arquitectura en forma redonda donde hay varias oficinas y baños públicos. Dentro del Castle están las taquillas para comprar los billetes del ferry hacia la estatua de la Libertad.

Hasta Staten Island

Es muy recomendable alejarse de Manhattan para poder disfrutar de vistas panorámicas impactantes de la ciudad.

Desde el barco que nos lleva a Staten Island, se tienen magníficas vistas de Lower Manhattan. Guiarte.com.

El paseo por el Puente de Brooklyn es muy conocido, pero no lo es tanto el Staten Island Ferry, que es un ferry hacia otra isla de Nueva York, Staten Island.

Es un Ferry que sale desde la terminal de ferry del sur de Manhattan, al lado de Battery Park. Las salidas son muy frecuentes, habitualmente cada 20 minutos. Además, el pasaje es gratuito.

Podemos llegar tomando el subway en la línea 1. Por cierto, hay que estar en los primeros 5 vagones, de todos los que tiene el tren, para poder descender en la estación South Ferry, final de la línea 1.

El viaje hasta Staten Island es muy rápido. Como unos 25 minutos. Pero durante ese tiempo nos encontraremos muy entretenidos observando las vistas. Primero podremos ver el Battery Park, con los rascacielos de primera línea; luego podremos ver Manhattan entero. Más tarde la vista se ampliará para incluir otros barrios como Brooklyn o cercana ciudad de New Jersey.

A medio camino pasaremos muy cerca de la Estatua de la Libertad, con unas vistas muy interesantes.

El barco pasa ante la misma estatua de la Libertad. guiarte.com
No es como ir a la propia isla donde está la Estatua de la Libertad, pero tiene encanto.

Una vez en Staten Island podemos darnos una vuelta por la isla, que tiene algunas cositas con cierto interés. Podemos encontrar más información en http://www.statenislandusa.com/

Si no nos interesa nada de lo que pueda haber en Staten Island, podemos volver inmediatamente a Manhattan en el mismo ferry con el que hemos hecho el viaje de ida.

Vale la pena darse el paseo y poder observar las vistas de Manhattan y otros barrios a lo lejos. Nos llevará como poco más de una hora y es muy descansado.

Custom House

Al lado del Battery Park esta el lugar donde los holandeses construyeron su fortín en 1626; allí ahora está un interesante edificio de inicios del siglo XX.

El edificio de la Aduana tiene cierta grandeza. guiarte.com

Cerca hay otro elemento curioso: la estatua de un toro metálico que es sumamente popular entre los turistas. Ninguno pierde la ocasión de fotografiarse con el toro, en extrañas poses que evocan a los toreros; amarrándole por los cuernos o simplemente posando.

Resulta curiosa la debilidad de muchas mujeres y algún hombre por hacerse fotos con las manos puestas en los enormes testículos del animal.

Wall Street

El nombre de la calle recuerda la existencia de un muro que limitaba la ciudad en tiempos de los holandeses, quienes, por cierto, compraron el territorio a los indios por unos dólares y unas baratijas.

La Trinity Church, de mediados del XIX, estilo neogótico, aprisionada entre los edificios del centro de negocios. guiarte.com

Estaba sentenciado ya el destino comercial y financiero de la ciudad.

La zona de Wall Street se convirtió con el tiempo en el gran centro financiero de esta metrópoli, y en el siglo XX llegó a ser centro mundial del capitalismo.

El magnífico edificio neoclásico del Federal Hall National Memorial, entre los grandes edificios financieros. guiarte.com

En la zona están una serie de grandes edificios financieros, la bolsa, la reserva Federal, y la Trinity Church, de mediados del XIX, estilo neogótico, que es una iglesia episcopal. Su presencia de aire medieval impacta en medio de los rectilíneos y masivos edificios de la banca.

Interesante el antiguo cementerio situado al lado de la iglesia. Mucha gente se para en el cementerio a descansar al sol o tomar un tentempié.

El New York Stock Exchange, en la esquina con Broad Street, es el santuario del capitalismo. El edificio tiene aire neoclásico,, aunque es del inicio del siglo XX.

Varios edificios bancarios llaman la atención, entre ellos el Chase Manhattan Bank, poderoso rascacielos de mas de 240 metros de altura, cercano a una airosa escultura de Jean Dabuffet. Cerca, en el 33 de Liberty Street, está la Reserva Federal, que recuerda modelos florentinos.

World Trade Center

Esta ubicado este centro de negocios algo hacia el norte de Wall Street, en terrenos ganados al Hudson.

Triste sino el del World Trade Center que ocupó las primeras páginas de todos los medios del mundo cuando un grupo terrorista derribó los dos edificios más emblemáticos; las torres gemelas.

Con algo mas de 400 metros de altura estaban entre los edificios más imponentes del mundo, y siempre fueron centro de la mirada de todo tipo de gentes, desde escaladores hasta equilibristas. Filippe Petit, francés, atravesó un día la distancia entre ambas torres haciendo equilibrios sobre una cuerda.

Hoy es un centro de peregrinación, donde se ven escritos, flores y otros elementos de recuerdo a los fallecidos en el atentado y a los bomberos que lucharon contra el siniestro...

Algún día la zona renacerá.

En medio de los edificios, el hueco de las Torres Gemelas. guiarte.com

City Hall

En el Lower Manhattan, algo más al norte del World Trade Center está City Hall park; primero prado, luego plaza de armas y lugar para ejecutar a los reos.

El edificio municipal... con el inevitable rascacielos en el fondo. guiarte.com

En el lugar está el elegante edificio de City Hall, de 1802, notablemente renovado posteriormente.

Este ayuntamiento es centro social por el que pasan todo tipo de visitantes. Un edificio clásico.

Chinatown y Little Italy

También en el Lower Manhattan, algo al norte del City Hall esta Chinatown, donde habitan buena parte de los 200.000 chinos de la ciudad.

Aire asiático y colorista en Chinatown. guiarte.com

En esta zona superpoblada están algunas de las mejores pescaderías de la ciudad. En muchas calles huele fatal, por culpa de las pescaderías. No tiene porqué ser por el género que tenga mala calidad o esté pasado, pero es que las calles están a veces sucias y tienen mucha agua de deshecho que no está bien evacuada y que despide un fuerte olor.

Chinatown siempre es un territorio animado, aunque excesivamente oloroso. guiarte.com

Nueva York en general está limpio, pero justamente el barrio de Chinatown no es un buen ejemplo de limpieza.

Merece la pena darse una vuelta por los supermercados chinos, que tienen productos de oriente en general.

Los productos de la mayoría de las tiendas son los mismos que se pueden encontrar en las tiendas de recuerdos de toda la ciudad.

En muchas de las esquinas del barrio, sobre todo en Canal St., si te ven con pinta de turista, te ofrecen Relojes Rolex o bolsos de grandes diseñadores.

En las tiendas no los exponen directamente, pues es ilegal, pero si preguntas te pueden meter a la trastienda para mostrarte el género de falsificación.

Little Italy

Al norte de Chinatown esta Little Italy, antaño poblado por italianos, y ahora cada vez con menor rastro de ellos. La propia Chinatown está avanzando sobre Little Italy.

El Soho

El Soho de Nueva York. La calle Houston, que recorre transversalmente el Lower Manhattan divide dos barrios con cierta personalidad, agrupados cerca de Broadway.

En la parte sur, el Soho, que se dice que es un autentica ciudad construida en hierro colado. Cinco manzanas permiten ver ese tipo de construcción del final del XIX.

Entre los edificios singulares el Singer, edificado para esta famosa fábrica de maquinas de coser.

Este barrio es llamado así porque está al South de Houston Street. Se trata de una zona en principio bohemia que poco a poco se ha ido convirtiendo en un barrio bien, con bastante clase y comercios destacados sobre todo en moda.

Tiene un mercadillo los domingos por la mañana y parte de la tarde que puede ser interesante, aunque muchas veces encontramos los mismos artículos que en otras partes de Nueva York.

En Soho hay mercadillo los domingos por la mañana. guiarte.com.

Greenwich Village

Al norte de esta zona esta Greenwich Village, de aire tranquilo y bohemio, con edificaciones variadas.

Jefferson Market Courthouse, actualmente biblioteca pública, y antaño juzgado. guiarte.com

Algunas de interés, como el Jefferson Market Courthouse, actualmente biblioteca pública, y antaño juzgado, que es sin duda uno de los edificios más bellos y románticos de Nueva York

Es un barrio residencial, con casas pequeñas y zonas interesantes para comer o pasear.

Es bonita la (plaza) Washington Square. Es un barrio también universitario, porque aloja al campus principal de la Universidad de Nueva York.

Una de sus calles, Christopher St., en el barrio gay, es como el centro neurálgico donde se pueden encontrar muchas tiendas de artículos sexuales, para todos los públicos o para otras inclinaciones más minoritarias. También alberga numerosas tiendas con artículos para el fumador de cannabis. Aquí se puede aprovechar la hora feliz de algunos bares para tomar unas cervezas a un precio realmente reducido.

También está la posada Stonewall, donde se produjeron acontecimientos relacionados con la liberación gay.

Chelsea

Es un barrio mayoritariamente residencial. En Chelsea también tenemos una zona entretenida para salir de marcha, con agradable vida nocturna. También se pueden encontrar muchas galerías de arte y tiendas lujosas.

Por lo que más se la conoce es porque es una zona gay, que siempre tiene una clase especial y gentes bastante amables.

Quinta Avenida

La Fifth Avenue, Quinta Avenida, es la espina dorsal que recorre de norte a sur Manhattan, pasando al lado del central Park.

El Empire State es uno de los notables edificios que bordean la Quinta Avenida

Se desarrolló en el siglo XIX, cuando las grandes familias fueron abandonando las zonas más sureñas del Lower Manhattan, para hacer casas residenciales más al norte,.

La New York Public Library, otro de los grandes centros a la vera de la Quinta Avenida. guiarte.com

Luego, la zona fue llenándose de comercios, almacenes, grandes edificios, y las familias adineradas siguieron mudándose más al norte aún, dejando la Quinta Avenida como paradigma de la vida urbana.

Numerosos centros representativos, tiendas, centros cívicos y joyerías se agrupan en esta amplia calle. Entre estas últimas esta la famosa de Tiffany.

Ciertamente es interesante esta joyería que tiene varias plantas. La entrada es interesante también aunque sólo sea para matar la curiosidad y por conocer el lugar, que ha sido utilizado como escenario para rodar algunas películas como Desayuno con Diamantes.

Empire State

El Empire State está en el 350 de la Quinta Avenida, con sus 102 pisos que fueron antaño la admiración del universo, al ser el edificio más alto del mundo con 450 metros de altura.

El rascacielos emerge en su entorno urbano. guiarte.com

En los años setenta quedó desplazado por nuevas edificaciones de este estilo como la torre Sears de Chicago.

Todo es tremendo: 650.000 metros cuadrados de superficie útil, 6.500 ventanas, 73 ascensores, 2.500.000 visitantes año...

Inaugurado en 1931, pronto fue noticia por todo tipo de acciones: desde los suicidas que elegían este lugar como emblema hasta los productores de cine, que colocaron aquí a las estrella, King Kong, entre otras.

Es muy interesante el panorama desde lo alto, especialmente a la puesta del sol.

Desde el Empire State se gozan las mejores vistas de Nueva York. guiarte.com

Subir al Empire State Building es una de las atracciones más interesantes de la ciudad. En el hall del edificio nos encontraremos un tablón que muestra las condiciones climáticas y la visibilidad (distancia en millas que puede alcanzarse con la vista ese día), así como el tiempo de cola para acceder al punto de observación.

Si subimos de día conviene hacerlo en un día soleado y claro, para poder contemplar mejor los edificios.

Es interesante la visita por el día, puesto que Manhattan es impresionante y desde el Empire State se domina toda la isla y parte de los alrededores. Pero también es muy recomendable subir por la noche, para ver el juego de luces de la ciudad.

Algunos aconsejan subir de día al Rockefeller Center y de noche al Empire State.

Lo que es un poco pesada es la cola para el acceso al observatorio. Nos hacen pasar por un lugar donde nos hacen una foto y por otro sitio donde nos venden la típica locución para explicar los detalles de la vista. Sinceramente, parece sólo una manera más de sacarle el dinero al turista. La vista de por sí es suficientemente impactante como para que sobren las explicaciones o nos digan cuál es cada edificio.

Times Square

En la calle 42, donde se cruzan la Séptima Avenida con Broadway, está Times Square, otro de los escenarios que no debemos dejar de visitar en Nueva York.

Resulta bastante espectacular la concentración de carteles luminosos que han sido repetidas veces inmortalizados tanto en películas como en informativos de televisión. Es una de las imágenes típicas de la ciudad.

Hay que pasarse por la zona tanto de día como de noche y en ambos casos resulta un hervidero de viandantes, muchos de ellos turistas con las cámaras para captar el ambiente. Sobre todo es recomendable la visita por la noche, cuando las pantallas y carteles luminosos ganan todo su esplendor.

Por la noche en la zona hay muchísimos comercios abiertos, ya que los turistas es cuando más visitan la plaza.

Colorido publicitario en Times Square. guiarte.com

Desde este punto, saliendo por cualquier calle que cruza la plaza, podemos encontrarnos con decorados realmente impactantes, llenos de carteles luminosos. En Broadway los de los teatros y musicales, en la calle 42 los de numerosos comercios y lugares de restauración, así como la séptima avenida, que también llaman la Fashion Av.

Cualquier almacén o tienda que esté situado en Times Square tiene una iluminación especial y un ambiente dentro de la tienda a lo grande y muy americano. Por ejemplo hay un Toys r´us que dentro tiene incluso una noria y una decoración muy a lo grande.

Si nos pasamos de noche por Times Square, sobretodo en fin de semana, podemos luego pasear por la Octava Avenida, donde hay numerosos lugares para comer o tomar una copa y cuyas calles están atestadas de turistas.

Rockefeller Center

En un principio no resulta muy espectacular la visita. No deja de ser un complejo de rascacielos, de los que estaremos acostumbrados a ver en la ciudad de Nueva York.

Rockeferrer Center. guiarte.com

Sin embargo, se puede acceder a los sótanos para hacer una visita a las numerosas galerías que hay por debajo de todo el complejo.

El popular Radio City. guiarte.com

Hay muchos sitios con comida rápida para llevar o comer allí. A precios razonables, comparables a los que se encuentran en toda la ciudad.

Es interesante la historia de este grupo de edificios, porque surgieron en los días de la gran depresión, los años treinta, por el impulso de John Rockefeller.

La obra exigió tantos esfuerzos que hubo quien vaticinó que era el ultimo gasto del imperio financiero familiar.

El despliegue fue tal que se intentó contratar a Matisse y Picasso para la decoración. Se contrató finalmente a Diego Rivera y Sert para tal propósito, lo que no está nada mal, aunque al final hubo desavenencias con Rivera, que trabajó un tema “social”, obra que acabó destruida por la piqueta.

El Radio City Music Hall es uno de los elementos interesantes de este área, con su aforo de mas de 6.000 plazas. Es un monstruoso teatro art deco.

La catedral de San Patricio

Frente a los edificios cuadrangulares del Rockefeller Center está el contrapunto neogótico de la catedral de San Patricio.

La portada de St. Patrick. guiarte.com

Iniciado en torno a 1850 y terminado en 1888, el edificio neogótico imita modelos franceses. Tiene unos 100 metros de largo y la nave alcanza los 33 metros de altura. Los chapiteles se elevan gasta 100 metros.

Sería un edificio airoso si no fuera por el entorno. A destacar el rosetón, el órgano y las puertas de bronce.

El MOMA de Nueva York

Al norte del Rockefeller Center, junto a la Quinta avenida hay otro centro museístico para la visita: Museum of Modern Art, el MOMA.

El Museo de Arte Moderno de Nueva York es muy interesante su colección de pinturas, de artistas consagrados. Entre lo mejor, las señoritas de Aviñón, de Picasso y unos nenúfares de Monet.

También resulta interesante y divertida la zona de arquitectura y diseño. En Diseño nos muestran herramientas y objetos bastante dispares y prácticos, como utensilios del hogar y de cocina, ordenadores, sillas o lámparas, hasta cosas tan simples como un rodamiento o complejas como una moto Vespa, un coche Smart o un helicóptero.

Hay que saber que los viernes por la tarde la visita es gratuita, por si queremos ahorrarnos el importe de la entrada. El viernes tendremos más dificultades para verlo todo tranquilamente, pero no será problema para poder disfrutar del museo. La cola para entrar se puede hacer bastante larga, fuera en la calle hasta llegar a un parking donde continúa en un recorrido de serpiente. Pero no hay que desanimarse si vemos una cola similar, pues se mueve rápida.

La tienda del MOMA es de lo más curioso. Tienen a la venta numerosos objetos ingeniosos y simpáticos, como muñecos con movimiento a cuerda, discos voladores con luz, artículos para el hogar con diseños inspirados en obras de artistas reconocidos, etc.

No falta un helicópetero entre las muestras de diseño del MOMA. guiarte.com

Central Park

Inmenso rectángulo en el centro de Manhattan, el Central Park es el pulmón urbano. Tiene 20 millones de visitantes por año, lo que da una idea de su interés.

El parque tiene zonas llenas de belleza. guiarte.com

Es de finales del siglo XIX. Tiene cuatro kilómetros de largo por casi uno de ancho, y alberga lagos, praderas, zonas boscosas, pistas de patinaje, embarcaderos... hasta un castillete de aire medieval, en torno al cual suele haber algún ornitólogo estudiando especies urbanas de aves.

El Central Park es el auténtico pulmón urbano de Nueva York. guiarte.com

Igual que podemos pasar una semana en Nueva York y aun nos quedarán cosas que visitar, ocurre con Central Park. Tiene un recorrido de paseos, parques e infraestructuras tan numerosas que es difícil verlas todas aunque visitemos el parque cuatro o cinco veces.

Hay puestos de información que te pueden dar un mapa.

Merece la pena darse una vuelta en fin de semana y ver la animación, sobre todo en primavera o verano y con buen tiempo. Los habitantes de Nueva York hacen allí picnic y es muy curioso el ambiente.

Aparte de los propios empleados para cuidar el parque, se pueden ver voluntarios que también colaboran con su mantenimiento.

No recomendable para paseo nocturno. Algunas partes (en el norte) tampoco son propicias para el paseo solitario, incluso de día.

Metropolitan

La tarifa para entrar a los museos Metropolitan y Natural History está sobre los 14 dólares por visitante adulto.

Portada del magnífico museo neoyorquino. guiarte.com

Sin embargo, conviene saber que esta es una tarifa sugerida y aunque nos pidan en la taquilla ese dinero, podemos entregar el que nos venga en gana.

Es normal dar un par de dólares por cada visitante adulto. Nadie nos mirará mal por ello. En la lista de precios se puede comprobar que la tarifa es “sugested” y no obligada.

En el entorno del CentralPark/Quinta Avenida esté este Metropolitan Museum of Art, creado en 1870 y con una de las mejores colecciones mundiales de arte desde la prehistoria a la actualidad.

Templo egipcio, en el Metropolitan. guiarte.com.

Como ocurre con la mayoría de los grandes museos del mundo, es imposible hacerse un recorrido completo en un solo día. Conviene seleccionar los lugares que se desean visitar y dirigirnos a ellos específicamente, en lugar de visitar todo el museo sala a sala.

Para mí, entre lo más interesante, la parte de Egipto.

El material que tienen es impresionante y en cantidad sin igual. A veces cabe preguntarse qué es lo que podrá quedar en el propio Egipto. Se exhiben cantidad de obras, jeroglíficos, reconstrucciones, momias, utensilios, etc. en innumerables salas y pasillos por lo que te acabas perdiendo. Impresiona particularmente el templo egipcio (Dendur) que tienen dentro del museo, traído piedra a piedra del lejano país.

También me pareció interesante la parte de arte moderno, incluso después de haber visto el MOMA.

Este museo tiene de todo y no cabe duda que es una de las visitas imprescindibles. Pero, en mi modesta opinión, las colecciones que tienen de pintores clásicos españoles, italianos y europeos en general, no son tan brillantes como las de otros museos de Madrid, Florencia o París. Tampoco la escultura.

El Guggenheim

El Solomon Guggenheim Museum esta a la orilla de la Quinta Avenida, cerca del central Park, a la altura de la calle 88.

Es una obra maestra de Frank Lloyd Wright, y es una funcional concha de caracola en la que se exhibe una magnífica colección de arte

Picasso, Modigliani, Chagall, Matisse, Kandinsky... una colección extraordinaria para el que ama la pintura de las vanguardias del siglo XX.

Museo de Historia Natural

Casi a la misma altura que el Metropolitan, pero en la otra orilla, junto a la calle Central Park West esta otro museo atractivo, creado en 1877, para mostrar la vida y la mineralogía de la tierra.

Los grandes cetáceos, en el museo de Historia Natural. guiarte.com

Tiene mucho interés, sobre todo para los más pequeños. Con colecciones muy interesantes sobre animales de todo el mundo, en muchos casos son disecados y otras veces son simples reproducciones en cartón-piedra. (A veces da pena ver tanto animal disecado, pues no sabemos cómo les llegó su muerte, pero casi es mejor que estuvieran vivos y aún malviviendo como en los zoológicos). En cada sala donde se muestran los animales hay ambientaciones muy logradas sobre su hábitat natural, con buenas explicaciones en lo que respecta a la fauna como a la flora. Una pena si no tenemos un vocabulario muy amplio en la lengua inglesa.

También hay lugar para los animales más espectaculares del pasado. guiarte.com

La visita está dividida por continentes. No sólo se pueden ver animales, sino también, en otras salas, los hombres que habitaban esas tierras en el pasado.

Aparte de los continentes, también hay una espectacular sala con la flora y fauna marina.

También habría que recomendar un vistazo a la sala de la biodiversidad, que es bastante pequeña, pero espectacular por su decorado y ambientación.

Es de mucho también interés la sala del espacio, pero menos visual, por lo que habrá que prestar atención a las explicaciones. Pero lo más interesante, en mi opinión, es la colección de dinosaurios, que está dividida por familias antecesoras de distintos tipos de mamíferos y aves en los que evolucionaron. Tienen un vídeo en una de las salas que se puede ver para entender un poco mejor cómo están clasificados los distintos dinosaurios y porque se ha hecho así.

El museo plantea también otras opciones para visitar, que no están incluidas en la entrada básica, como el planetario o la sala de Darwing. Existen también exposiciones temporales que se pueden visitar pagando también un extra. Así como la entrada del museo es “sugerida” y no hay que pagarla íntegra si no se desea, la entrada a los extras sí que debe abonar por completo.

Durante los días de la semana acuden muchas expediciones de escolares, por lo que la visita puede resultar un poco incómoda y ruidosa. Tal vez no sea mala idea entrar en el museo en fin de semana para tener un poco más de tranquilidad.

Naciones Unidas

Al finalizar la II guerra mundial se creó la ONU con el objetivo de ser punto de encuentro de los distintos estados que facilite el diálogo y evite la confrontación bélica.

Nueva York tambien es capital política. Edificio de la ONU. guiarte.com

Wallace Harrison fue el arquitecto que puso en marcha el complejo de la Organización de Naciones Unidas, sobre terrenos regalados por John Rockefeller hijo.

Es éste un territorio internacional sobre suelo norteamericano. Las banderas de los estados ondean ante un edificio de líneas modernas, en el que destaca la secretaría, una estructura cuadrangular, a modo de caja de cerillas vertical.

Se halla a la vera del East River, a la altura del Rockefeller Center, aproximadamente. Diversas esculturas modernas están en torno al complejo, alguna de mucha belleza, como la figura reclinada de Henry Moore.

Y más

El conjunto de esta guía abarca decenas de folios, pero Nueva York es inagotable y punto para la permanente sorpresa, y tambien para la búsqueda.

Nueva York es una soprresa permanente. Imagen de iglesia neogótica en la Quinta Avenida

Sorprenden a veces las gentes, a veces los edificios que no vienen en ninguna guía, pero que tienen destellos de genialidad.

Por todo eso terminamos con un epígrafe –y más- para que sea el propio lector el que busque nuevas imágenes, desde los muelles, desde los puentes, desde el aire...

Bella imagen del Lower Manhattan. guiarte.com

Volver a la Guía de Nueva York