El Misterio de Elche

Pilar Estopiñán es una joven periodista, excelente conocedora del los territorios mediterráneos, que se adentra en el Misteri de Elche, el único autosacramental del medievo que sigue representándose en un templo.

Originaria de Murcia, ha trabajado durante su corta vida periodística en Alicante, Valencia y Madrid, en medios como Diario 16, la Cadena SER y Canal 9 TV. Actualmente desarrolla tareas periodísticas en una productora de TV.

"El Misteri" ha recibido el título de Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad, en el 2001, según un dictamen de la UNESCO

Cuentaviajes El Misterio de Elche

Relato de viaje a El Misterio de Elche

Un autosacramental del medievo en una ciudad moderna

Desde hace siglos, cada mes de agosto, la Mare de Deu, la Virgen de la Asunción, va a morir a Elche (Alicante).

Desde allí asciende al cielo arropada por los cánticos y el fervor de todo un pueblo. Un año tras otro, hasta nuestros días, en la basílica de Santa María de Elche, se representa la muerte y ascensión al cielo de la Virgen.

Este auto sacramental, declarado Monumento Nacional Artístico por la República y, más recientemente, Fiesta de Interés Turístico Internacional, tiene entre sus peculiaridades haber sobrevivido a guerras, dificultades económicas y al Concilio de Trento, que prohibió las representaciones en el interior de los templos. Una bula papal (de Urbano VIII) permitió al Misteri convertirse desde entonces en el único auto sacramental que se representa en el interior de un templo.

Elche, un oasis lleno de palmeras.

La supervivencia a través de los siglos se debe en parte a que, pese a su origen y contenido eminentemente religioso, la adscripción de La Festa es municipal y no eclesiástica. Desde 1609, el Concejo de Elche aceptó la cesión de la propiedad de La Festa por parte de la Cofradía. Hasta entonces, la representación del Misterio se mantenía con los escasos medios de la Cofradía. Las dificultades económicas que sufrieron durante unos años hicieron peligrar la pervivencia de la representación del auto sacramental.

A partir de la cesión al Concejo, el Misterio, sin perder su sentido religioso, pasa a ser la fiesta cívica popular por excelencia en Elche, llegando incluso a desplazar en cuanto a participación a la tradicional procesión del Corpus, que acaba desapareciendo.

Momento en que el ángel anuncia a la Virgen su muerte y le entrega la palma

En cuanto al texto del auto que se representa en Elche, lo cierto es que ni en los Evangelios ni en otros escritos del Nuevo Testamento, se describe la muerte de la Virgen. Hasta ahora, todos los investigadores de La Festa, aceptan como inspiración directa la Leyenda Sanctorum o Leyenda Áurea, redactada por Jacobo de Voragine antes de 1270, y traducida al catalán, que es un resumen de los principales textos apócrifos de carácter asuncionista.

Respecto al origen del drama ilicitano, después de siglos de representación, aún no hay acuerdo. Hay quien remonta las primeras puestas en escena del Misteri al siglo XIII, coincidiendo con la conquista de Elche por Jaime I (1265), en la misma fecha en que se celebraba la festividad de la Asunción, por lo que, según quienes apuestan por esta teoría, los conquistadores triunfantes decidieron entonces celebrar un homenaje a la patrona de la ciudad.

En la actualidad, casi todos coinciden en señalar el siglo XV como fecha más probable de las primeras representaciones del Misterio.
    

Una fiesta profundamente popular

Se trata de una fiesta eminentemente popular. Este es otro aspecto destacable de esta celebración centenaria.

Pese a su innegable origen y sentido religioso, el Misteri adquiere con el paso del tiempo un extraordinario auge como celebración festiva cívica patronal.

En torno al Misteri se celebran las Fiestas de Elche. Si la representación tiene lugar los días 14 y 15 de Agosto, los días 11, 12 y 13 se hacen ensayos generales en los que se representan los dos actos de La Festa.

El autosacramental se desarrolla lleno de belleza, realizado por gentes de la ciudad.

Cuando este ensayo general acaba, el día 13 por la noche, los ilicitanos a modo de ofrenda a su Patrona celebran la espectacular Nit de l’Albá. La ciudad se sube a las azoteas y desde allí se lanzan miles de fuegos artificiales en un improvisado y gigantesco castillo de fuegos en el que por bloques de edificios o por barrios se compite por lanzar la cohetá más hermosa.

Toda la ciudad se ilumina en la noche que se convierte en día, la Nit de l´Albá. A las 12 en punto de la noche cesan los cohetes, se deja sin luz toda la ciudad y todos contienen la respiración mirando desde las azoteas hacia la cúpula de la iglesia de Santa María. Desde allí se dispara una monumental palmera de fuegos artificiales, todo de luces blancas.

Tras la Palmera, en la cúpula de Santa María se enciende una imagen de la Virgen de la Asunción que puede divisarse desde cualquier punto de Elche. Es el preludio de La Festa.      

Ciudadanos, actores y cantantes

Los actores que representan y cantan el Misteri no son profesionales, ni cantantes conocidos, aunque nadie lo diría después de ver la representación. Son personas del pueblo, hombres, jóvenes y niños anónimos, si no fuera porque en Elche hacer cualquier papel en La Festa, por pequeño que sea, es un orgullo difícil de ocultar.
*

Durante todo el año, la Capilla del Misteri ensaya los cantos y, tras todo ese esfuerzo, en la prova de veus, la prueba de voces, que se realiza el seis de agosto en el Ayuntamiento, se decide quién de todos los que aspiran a participar obtiene un papel en el Misteri.

Esto hace que el auto sacramental pierda solemnidad y gane calor popular.

Las voces del Misteri varían según los personajes: los papeles de la Virgen, las dos Marías y el Ángel que desciende del cielo para anunciar la muerte de la Virgen, son representados por niños. Los apóstoles tienen voces de tenor (San Juan), barítono (Santo Tomás), y bajo (San Pedro y la Trinidad). Otro preludio a la celebración es la prova del ángel. Se celebra el día 10 en la basílica de Santa María, con una numerosísima asistencia de espectadores infantiles. En este acto se escoge, entre los niños del coro del Misteri, aquellos que son capaces de cantar mientras desciende en el Araceli desde la cúpula de Santa María. Voz y resistencia al vértigo. Algún caso se ha dado a lo largo de la historia del la Festa en que esta prueba ha acabado con mareos y algún que otro vómito desde las alturas.

Uno de los valores más destacados de este auto sacro-lírico es su arraigo en la ciudadanía de Elche. No es necesario ser creyente para ser Festero. Hay otra constante a lo largo de los siglos: todos los papeles, incluido el de la Virgen y las Marías, están interpretados por hombres y niños.

Arranca esta tradición del origen litúrgico de esta representación, que impedía la participación de mujeres en las celebraciones religiosas. Esa antigua tradición se ha mantenido hasta nuestros días, junto con la obligatoriedad de que participen tres sacerdotes en la representación: uno hace el papel de San Pedro y preside el cortejo funerario de la Virgen, otro desciende con el Araceli (uno de los aparatos aéreos de La Festa, que baja desde la cúpula central de Santa María) para llevarse el alma de la Virgen al cielo, y un tercer sacerdote hace la voz del Padre Eterno en la parte de la Trinidad.     

Guia para entender el Misteri

En la representación del Misteri el escenario es la nave central de la basílica ilicitana.

Allí, el día 14 por la tarde, en el primer acto, La Vespra, entra la Virgen María (representada por un niño) acompañada por Ángeles, Marías y Electos. Con emotivos cantos, recuerda los últimos momentos de Jesús: la visita al Huerto de Getsemaní, el Calvario y el Santo Sepulcro.

Allí expresa su deseo de morir para unirse con su Hijo. En ese momento, se abren las puertas del cielo, en lo alto de la cúpula y desciende la Mangrana, que se abre y muestra en su interior a un ángel que anuncia a María su muerte y le entrega una palma que deberá ser llevada en su entierro.

La mangrana desciende con el angel desde la cúpula del templo.

La Virgen pide antes de morir volver a ver a los apóstoles, gracia que le es concedida. La Mangrana vuelve a elevarse y en ese momento entran los apóstoles que conocen la noticia de la muerte de la Virgen y quedan postrados junto a su lecho. Entonces vuelve a abrirse en cielo y desciende el segundo aparato aéreo de La Festa, el Araceli.

Un bellísimo coro de ángeles con arpas y guitarras desciende para recoger el alma de la Virgen (representada en una pequeña imagen) y la sube al cielo. Así acaba el primer acto del Misteri.
Los apóstoles acompañan el cuerpo de la Virgen

El día 15 por la tarde comienza el segundo acto, La Festa. Se representa el entierro de la Virgen, que es interrumpido por la irrupción en el templo de los judíos que entablan batalla con los apóstoles para impedirles el acto.

La intervención divina favorece la victoria de los apóstoles y la conversión de los judíos que unidos dan sepultura a la Virgen. El acto finaliza con el descenso del Araceli del cielo, que recoge el alma de la Virgen, coronada como Reina de los Cielos, entre vivas de los asistentes y lluvia de oropel dorado.

LA LEYENDA

En Elche, hace cuatrocientos años, convivían moros (en el arrabal), judíos (en otro barrio separado), y cristianos (dentro de las murallas). La costa ilicitana era vigilada noche y día para evitar la llegada por sorpresa de piratas.

Dice la leyenda que en 1370, en la noche del 28 al 29 de diciembre, vigilaba la playa del Tamarit el soldado Francesc Cantó. Avistó un bulto extraño en el mar que resultó ser un arca con un letrero que decía Soc per a Elig (Soy para Elche). En el arca había una imagen de la Virgen de tamaño natural y las instrucciones para la celebración de La Festa, la denominada Consueta, libro en el que está la letra y parte de la música del Misteri.

OTRAS VERSIONES MENOS MÍSTICAS

Según hipótesis más atrevidas, el Misteri d’Elx lo organizó el Obispo de Barcelona Arnau de Gurb, que acompañaba a Jaime I en la conquista de Elche. Arnau de Gurb residió durante un largo periodo en Elche tras su conquista.

En su afán por cristianizar a los judíos, transformó la mezquita mora en templo cristiano y organizó todas las manifestaciones culturales. Esto, según quienes defienden esta teoría, explicaría muchas cosas, entre otras, que el Misteri sea una obra anónima y de varios autores, ya que al ser instituida por la propia iglesia, lo que menos preocupaba era firmar el texto y menos aún su calidad literaria ya que su fin primordial era adoctrinar al pueblo.

Para quienes defienden esta historia alternativa, no es casual y desde luego, es poco milagroso, que un arca con una imagen de la Virgen y las instrucciones para su culto anual, llegara a las playas ilicitanas, justo cuando a la Iglesia más le interesaba intensificar la vida religiosa de la ciudad     

Calendario de la Fiesta

6 de agosto. En el Ayuntamiento se realiza la prova de veus, prueba de voces de los nuevos participantes en la representación de cada año.

10 de agosto. En la basílica mayor e realiza la prova del angel, en la que se comprueba la resistencia al vértigo de los infantes que han de subir y bajar - al tiempo que entonan sus cánticos- en el Araceli, desde la cúpula de la iglesia.

11, 12 y 13 de Agosto. Se realizan los ensayos genereales de La Festa, que vienen a ser como representaciones extraordinarias del Misteri.

*


13 de agosto por la noche. A partir de las 23.00 horas, Nit de l’Alba (noche de la alborada). Es una ofrenda que el pueblo de Elche hace a su patrona. Una hora de fuegos artificiales sin interrupción en la que participa toda la ciudad y que culmina a las 12 de la noche con una palmera monumental (de fuegos artificiales) lanzada desde la plaza de la Iglesia.

14 de agosto. Se realiza la primera parte de la representación del Misteri, La Vespra que relata la muerte de la Virgen. Ese día por la noche se celebra la Roa. Durante toda la noche, a modo de velatorio, se celebra una procesión no organizada de gentes que recorren con velas el itinerario de saliendo de la iglesia llevaría por las antiguas murallas de la villa de Elche y vuelve a la iglesia.

15 de agosto. Por la mañana una procesión solemne lleva la imagen yacente de la Virgen hasta la basílica de Santa María. Es la procesión del soterrar(entierro) de María. Por la tarde se realiza el segundo y último acto del Misteri, La Festa, que relata la coronación y ascensión al cielo de la Virgen.