Qué ver en Mérida

Visitas y monumentos y otras cosas que hay que ver en Mérida

Los puentes

Grandes puentes se conservan hoy en día en la antigua ciudad romana de Emerita Augusta, Mérida.

El puente sobre el Guadiana en un principio era de dos tramos. Existía una isla en el centro del cauce, hasta 1603, cuando una gran avenida dejó seriamente dañada la parte central y se decidió construir cinco arcos adicionales, con lo que quedó transformado todo en un solo puente.

En la actualidad tiene 60 ojos y una longitud cercana a los 800 metros, con lo que se cataloga como uno de los mayores del periodo romano.

La Loba Capitolina, en un extremo del gran puente sobre el Guadiana. Foto guiarte

Puente sobre el Albarregas De la época imperial. Por él pasaba la ruta de la Plata. Tiene 125 metros de longitud

El acueducto de los Milagros se recorta sobre la silueta del puente romano sobre el Albarregas. Foto guiarte
 

Las redes hidráulicas

romanos planificaron una excelente red de aprovisionamiento de aguas a la ciudad, que en parte es aún visible en nuestros días.

El acueducto de Los Milagros sigue impresinando por su solidez. Foto guiarte

Una conducción venia de Cornalvo, embalse a 16 kilómetros NE de la población. Su dique, de 220 metros de largo y 18 de altura está en buen estado. Llegaba a la ciudad, tras 25 kilómetros de canalización, por su límite oriental.

Otra conducción provenía del norte de la ciudad, recorría unos 5 kilómetros y entraba en la ciudad por el acueducto de San Lázaro, del que apenas restan tres pilares. Las sucesivas obras de un cuartel, carretera y ferrocarril han arruinado el monumento en los últimos tiempos.

Restos del acueducto de San Lázaro. Foto guiarte

Finalmente está la tercera conducción. Surge del embalse de Proserpina, obra romana que cuenta con un dique de 500 metros de largo, y que proveía de agua a la Mérida, tras superar un recorrido de 9 kilómetros, del que formaba parte el hermoso acueducto de los Milagros, de arcadas de tres pisos, que supera el valle del río o arroyo Albarregas. Se llama de Los Milagros porque a los emeritenses les parecía milagroso que tiempos y guerras nunca hubieran acabado con este trecho de casi cincuenta pilares, aún enhiestos para asombro de los siglos.  

Teatro, anfiteatro y circo

En el extremo oriental del recinto amurallado de Mérida se hallaban el teatro y el anfiteatro.

El teatro de Mérida es un lugar de belleza impresionante. Foto guiarte

El teatro fue construido ya en el 16-15 a.C., remodelado varias veces, especialmente en los siglos I y IV. Poseía una magnífica escena, de mármol, dotada de una serie de elementos ornamentales y esculturas de alto valor, tal como se puede comprobar en el Museo Romano.

La capacidad del magnífico graderío era de 5.500 asientos, sillares de granito. Detrás de la escena existía un pórtico, con jardines, y una capilla de culto imperial.

El anfiteatro, inaugurado el 8 a.C., también sufrió modificaciones en siglos posteriores. En él tenían cabida 15.000 personas. La balaustrada que rodeaba la arena tenía una decoración pictórica relativa a los juegos.

La forma del edificio era elíptica. La parte central de la arena debía estar cubierta con un tablado. Debajo del mismo se hallarían las jaulas de las fieras.

Restos del anfiteatro de Mérida. Foto guiarte

El circo
estaba próximo a los dos edificios de espectáculos aludidos anteriormente, aunque se ubicaba ya fuera del recinto amurallado, junto a la calzada que se dirigía hacia Toledo. Es de 400 metros de longitud por 100 de ancho y en el mismo había capacidad para 30.000 espectadores.

De los tres edificios quedan importantes restos, pero sobre todo cabe destacar la grandiosidad del teatro y el anfiteatro. Su ubicación cercana al Museo Romano constituye un excelente atractivo, integrando uno de los tríos artísticos más importantes de España.  

Museo Nacional de Arte Romano

El Museo Nacional de Arte Romano de Mérida es una magnífica edificación del arquitecto Moneo.

El magnífico museo destaca por su continente y su contenido. Foto guiarte

En este museo se alberga desde 1986 una excelente colección de materiales artísticos de la época romana: elementos constructivos, esculturas, pinturas, mosaicos, vajillas, ajuar doméstico, etc.

Se trata de uno de los mejores museos de Europa en su género. El mismo edificio es una construcción excepcional.

Austero por fuera y grandioso y pleno de luz por dentro, el edificio se asienta sobre restos romanos que se pueden contemplar in situ, y desde el mismo, por un subterráneo se accede al teatro y al anfiteatro.

Representación alegórica de la ciudad. Museo de Arte Romano. Foto guiarte
 

Templo de Diana

El templo de Diana está situado en el centro del casco urbano actual de la ciudad de Mérida.

El airoso templo de Diana, en el centro de la ciudad. Foto guiarte

Se trata de un templo ubicado en el foro romano y dedicado al culto imperial. Es períptero y hexástilo, con planta de 41 por 22 metros, construido en piedra de granito.

La columnata se apoya en un basamento de 3,2 metros de altura. Las treinta columnas llevaban capiteles corintios.

Los restos conservados son de notable grandiosidad, y sorprenden al visitante, que compara la monumentalidad romana con la pobre urbanización del entorno.  

Arco de Trajano

En medio del entramado urbano de Mérida, el viajero se sorprende ante un gran arco que cubre una calle.

El Arco de Trajano es una construcción grande, monumental, pero sencilla.

Antaño estuvo cubierta de mármol, tal como se conserva en la base, actualmente no visible. Pudo ser puerta de acceso a un templo de culto imperial.
Arco de Trajano. Foto guiarte

Santa Eulalia

La ciudad de Mérida posee aún más elementos vinculados a su legado romano.

Hornito, con resto del templo de Marte. Foto guiarte
Como los restos del templo de Marte, reutilizados sin arte ni orden alguno en el pequeño Hornito de Santa Eulalia, capilla del siglo XVII.

También es de interés la basílica de Santa Eulalia, aparentemente poco atractiva desde el exterior, pero que esconde bajo su piso actual una zona visitable, en la que se hallan elementos constructivos romanos y visigóticos.
Puerta de la basílica de Santa Eulalia. Foto guiarte.
 

Otros lugares de interés

en Mérida es también importante visitar la casa del Mitreo y su Mosaico Cósmico y la fortaleza de Abderramán II, la Alcazaba.

Murallas de la Alcazaba. Foto guiarte
Entre las viviendas romanas destaca la casa del Mitreo. Las casas romanas emeritenses revelan una categoría artística absolutamente excepcional, como queda de manifiesto en esculturas, pinturas y mosaicos. Cabe destacar la Casa del Mitreo, donde se halla el Mosaico Cósmico una pieza excepcional en el patrimonio musivario de Europa Occidental, obra de un artista de formación oriental, gran conocedor de la naturaleza y la mitología. Es, previsiblemente, del final del siglo II

Otro puntos de gran interés es la Alcazaba, fortaleza de la época de Abderramán II, donde se halla un aljibe con magníficos elementos arquitectónicos visigóticos.
 

Volver a la Guía de Mérida