Qué ver en Mellid

Qué ver en la villa gallega de Mellid (Melide).

El Crucero de Mellid

La pieza más conocida del lugar es sin duda el crucero que se halla ante la iglesia de San Roque, del que dicen que es el más antiguo de Galicia.

Detalle del crucero de Mellid. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com) para guiarte.com.

El crucero, del siglo XIV, se ubica sobre un soporte moderno y presenta en su frontal un cristo sedente que nos recordará a un pantocrátor románico, si bien en este caso tiene las dos manos levantadas. En la cara opuesta presenta el Calvario, con Cristo crucificado.

La obra, de factura relativamente rústica, se alza sobre un basamento y un entorno (pavimento y banco de granito pulido) que desmerece respecto al aire primitivo del crucero.

El famoso crucero de Mellid, junto a la iglesia de San Roque. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com) para guiarte.com.

La capilla de San Roque en Mellid

Al lado del Crucero está la capilla de San Roque, construida con los restos de otras dos iglesias de Melide.

La magnífica puerta románica de la capilla de San Roque, en Mellid. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com) para guiarte.com.

Una de las iglesias utilizadas para la constucción de la capilla fue la parroquia de San Pedro, de ella procede la magnífica puerta románica.

La pequeña iglesia, ubicada al lado de la carretera que conduce a Santiago de Compostela, es obra de mediados del siglo XX.

La portada del templo es magnífica, decorada con motivos geométricos, enmarcada por sendos contrafuertes y con tres arquivoltas que surgen de columnas con capiteles corintios.

Convento de Sancti Spiritus

La actual iglesia parroquial de San Pedro de Mellid es la del antiguo convento franciscano del Sancti Spiritus, de origen medieval.

La iglesia parroquial de San Pedro de Mellid es la del antiguo convento franciscano del Sancti Spiritus. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com) para guiarte.com.

Un conde de Monterrey ordenó la construcción del templo actual en el final del siglo XV en memoria de su madre, Inés de Castro, y la obra se realizó con la piedra del castillo de Mellid, dañado en la revuelta de los irmandiños.

El edifico fue ampliamente remodelado en los siglos XVII y XVIII y en el mismo destaca su elevada torre campanario cuadrada rematada con un cúpula que descansa sobre un tambor ochavado. La portada principal y la torre pertenecen al XVIII.

En el interior destaca un gran ábside cuadrangular cubierto de bóveda de crucería, con un bello retablo barroco. También destacan dos sepulcros de final del gótico. El retablo de la Virgen de los Dolores es de finales del XVIII, de la misma época que el órgano.

Interior de la iglesia parroquial de San Pedro de Mellid. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com) para guiarte.com.

La capilla del Carmen

En un alto donde hubo un castro prerromano y durante la Edad Media un castillo, se halla la capilla del Carmen de Mellid, del siglo XVIII.

La capilla del Carmen, en el otero del Castillo, de Mellid. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com) para guiarte.com.

La iglesia, de una sola nave, tiene una pequeña espadaña granítica. Bajo la cual se halla la portada, con un frontón triangular en el que está una hornacina, que aloja una estatua de la Virgen del Carmen con el Niño Jesús.

En el interior se halla un retablo, tambien del XVIII, con una bella estatua de la Virgen, del taller del escultor compostelano Gambino Ferreiro.

Iglesia de Santa María

El templo más encantador de Mellid es el dedicado a Santa María, una obra del siglo XII, ubicada a la salida de la población, cerca del camino hacia Compostela.

Iglesia románica de Santa María, en Mellid. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com) para guiarte.com.

La iglesita, de una sola nave, se halla en un enclave de aire tradicional, ennoblecido por los elevados cipreses y en su interior hay pinturas murales del entorno del XIV y posteriores.

El espacio del presbiterio está dividido por un arco de medio punto apoyado en semicolumnas y con capiteles decorados, entre ellos una ingenua imagen de Daniel en el foso de los leones.

En el bellísimo presbiterio destacan las pinturas y la pieza del altar, decorada con pinturas y arquerías ciegas.

Iglesia románica de Santa María, en Mellid. La mesa del altar, románica. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com) para guiarte.com.

En el sobrio interior también se conserva una rejería románica, se cree que la única existente en Galicia de aquella lejana época.

En el exterior se aprecia el bello ábside semicircular y sendas puertas de excelente factura. Todo ello rezuma historia en medio de un espacio campesino en el que no falta incluso la presencia de un hermoso hórreo y de un elegante crucero del siglo XVII.

Iglesia románica de Santa María, en Mellid. Una de las entradas al templo. Detalle. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com) para guiarte.com.

Otros edificios de interés en Mellid

Dentro de la población, el espacio urbano más noble es el de la plaza del convento, al que se asoma la iglesia de San Pedro, y ante la cual hay varios edificios con escudos.

Capilla de la Obra Pía de San Antón, en Mellid. Imagen de Guiarte.com.

Esta era la zona por la que pasaba el Camino de Oviedo, y por ello el primer edificio que conviene citar es el de la sede del Museo de la Tierra de Mellid.

Este museo y centro de atención turística ocupa un hospital de peregrinos del siglo XV, otrora atendido por el convento del Sancti Spiritus, que está justo al otro lado de la calle. Parece que la noble fachada es de inicios del siglo XVI.

En el museo se pueden conocer temas relativos a la historia de Mellid, así como a la etnografía del territorio.

Contiguo al Museo está el palacio del Concello, de recia estructura, con noble entrada coronada por un frontón triangular, sobre el cual figuran sendos escudos nobiliarios.

La noble Casa do Concello de Mellid. Imagen de Guiarte.com

A su lado está una capilla, de la Obra Pía de San Antón. Esta obra, del XVII, y el palacio de Concello tienen un origen conjunto. Se deben a la iniciativa del obispo Mateo Segade Bugueiro, nacido en la localidad, quien fue canónigo en Astorga, obispo de León, Cartagena y Cádiz y arzobispo de México.

El prócer religioso abrió en este lugar una escuela, por lo que al conjunto se le conoció como “la colegiata”. La capilla, la diseñó el arquitecto gallego Domingo de Andrade, autor de la Torre del reloj de la catedral compostelana. La planta del templo es cuadrangular, y en ella destacan las dos estatuas de orantes, debidas a Mateo de Prado.


Volver a la Guía de Mellid