Qué Ver en Lleida

Lugares de interés para el viajero en la ciudad de Lleida (lérida), Cataluña.

Catedral Vieja

La contemplación de Lleida desde la lejanía permite vislumbrar un otero que emerge en la vega del Segre, coronado por unos edificios, entre los que despega la flecha vertical de la torre catedralicia.

Sobre los baluartes militares aparece la catedral Vieja. Delante, la torre y el claustro, detrás el propio templo. Guiarte Copyright

Este es realmente el símbolo de Lleida; un símbolo que nos habla directamente de la historia que ha padecido-vivido la ciudad.

El cerro –el “turó” de Lleida- sorprende al viajero con el románico de la catedral, que tiene una magnífica expresión en sus armoniosas portadas y capiteles.

Puerta de los Apóstoles, en la catedral Vieja de Lleida. Guiarte Copyright

Pero también sorprende el gótico, en especial el excelente claustro, de forma trapezoidal, con una serie de ventanales de hermosas tracerías y su mirador sobre el valle del Segre. El claustro es ya enteramente gótico, lo mismo que la portada del mediodía, ubicada ante él, la puerta de los Apóstoles. La torre campanario, octogonal, es asimismo gótica, del siglo XV.

La catedral se inició en 1203 por Pere de Coma, quien hizo un excelente templo de tres naves, con un gran ábside y un monumental crucero. Pere de Pennafreita continuó la obra y en el tramo final del XIII, construyó el cimborrio y cubrió las naves con bóvedas de crucería.

Claustro de la catedral Vieja. Guiarte Copyright

Ya en periodos posteriores se avanzó hacia el sur, ubicando el claustro a los pies de la catedral, y realizando la puerta de los Apóstoles, la que da al claustro, y la torre. Las obras no terminaron hasta el siglo XVI.

En el siglo XVIII, después de la Guerra de Sucesión de la corona de España, el recinto se transfirió a usos militares, y el templo acabó perdiendo su uso catedralicio.

El plano total del conjunto recuerda más al de una mezquita que a una catedral cristiana, con el recinto del templo al fondo, precedido por el patio, o claustro y la elevada torre.

Puerta de la Anunciata; brazo sur del crucero. Guiarte Copyright

La Catedral Nueva

Tras la Guerra de Sucesión se constituyó una nueva catedral en la parte baja de la ciudad de Lleida.

Portada de la catedral Nueva de Lleida. Guiarte Copyright

El edificio se realizó entre los años 1761 y 1781, sobre un proyecto de Pedro Martín Zermeño, con el mecenazgo de Carlos III.

Este templo es de un estilo a caballo del barroco y el clasicismo, cuyo imafronte se realza por una escalinata. En él aparecen tres puertas sencillas, de arco de medio punto; y está flanqueado por sendas torres de escasa altura.

El interior, de tres naves, es pesado y sombrío. Entre sus piezas, destaca la llamada Virgen del Blau, del escultor Jordi Safont.

La iglesia de San Lorenzo

Se trata de un templo de transición del románico al gótico, de tres naves y otros tantos ábsides.

Templo de San Lorenzo, en Lleida. Guiarte Copyright

La nave central es más antigua, al igual que el ábside central. Es obra del siglo XII y presenta las características románicas. El resto ya es gótico.

Parece que en la construcción participaron operarios que también estuvieron en los equipos de Pere de Coma, autor de la catedral.

En el interior se puede contemplar un conjunto de retablos góticos, dedicados a San Lorenzo, Santa Úrsula, San Pedro y Santa Lucía.

En el templo hay algunas imágenes que proceden de la Catedral Vieja.

La más destacada de las portadas es la que da a la plaza de San José, que está al lado del airoso campanario hexagonal.

Otros templos de Lleida

En Lleida existen otros edificios religiosos de interés, como la capilla del Peu del Romeu, la iglesia de San Pere o la de San Juan.

Imagen de Santiago en la capilla Peu del Romeu. Guiarte Copyright

Una capilla especialmente interesante es la del Peu del Romeu, construida en el siglo XIV, dedicada a Santiago Apóstol.

Portada barroca de Sant Pere. Guiarte Copyright

Un relieve santiagueño, en la portada, nos recuerda que éste es un punto del Camino de Santiago que cruzaba Cataluña para dirigirse al oeste, en dirección a Compostela.

Casi al lado, en la misma calle Mayor, está la iglesia de San Pere, con bella portada barroca. Al lado de la misma, un rótulo recuerda que allí están los restos de Gaspar de Portolá Rovira, gobernador de California, explorador y fundador de San Diego y Monterrey.

No lejos de los templos citados está la iglesia de San Juan, que llama la atención por su recia construcción neogótica. Es de finales del XIX.

Hospital de Santa María

El antiguo hospital de Santa María, en Lleida, se halla frente a la portada de la catedral Nueva.

Es una obra cuadrangular, de los siglos XV y XVI, buena muestra de la arquitectura civil del gótico final. En la actualidad se dedica a fines culturales, como sede del Instituto de Estudios Ilerdenses.

El exterior es austero, destacando la magnifica portada de arco de medio punto, sobre la que aparecen tres escudos. En el patio interior hay una bella galería gótica elevada.

Palacio de la Paeria

El edificio civil más importante de la calle Mayor de Lleida es el palacio de la Paeria, sede del gobierno municipal.

Palau de la Paeria. Guiarte Copyright

Se trata de una construcción de la época gótica, que se levanta sobre un espacio que ha sido estudiado por los arqueólogos de la Universidad de Lleida, y en el que se pueden ver desde restos de la época romana a otras construcciones posteriores, anteriores a la actual. Este espacio arqueológico es visitable, pero está deficientemente explicado.

Aunque ha sufrido diversas reconstrucciones, el edificio en su conjunto es excelente. La portada es bella. En el primer nivel, la elegante puerta de arco de medio punto, y sobre ella un conjunto de airosos ventanales.

En la ciudad, el "paer en cap" era el máximo representante del poder municipal desde el medioevo. De ahí el nombre de Paeria

Castillos y baluartes

Lleida tuvo siempre interés militar. De ello dan fe los recintos defensivos del “turó” de Lleida, donde se alza la antigua Seo, y el “turó” de Gardeny.

Restos del Castell de la Zuda. Guiarte Copyright

En el primero está el Castillo de la Zuda. Se alza junto a la catedral Vieja y data de la época de dominio musulmán, cuando la urbe se denominaba Madina Larida. Su emplazamiento era estratégico, porque por su altura permitía un gran control del territorio. Entre sus moradores, el último califa de Córdoba, Hishan III.

Ramón Berenguer IV o Jaime I fueron otros de los que habitaron en algún momento en este enclave de planta rectangular, del que sólo pervive parte.

Toda esta colina se remodeló militarmente a partir de la Guerra de Sucesión, y en la propia Zuda se instaló un polvorín, volado en la Guerra de la Independencia. La ruina se completó en la Guerra Civil española. En consecuencia, apenas queda un fragmento de lo que antaño fue soberbio palacio.

En otro “turó” existente más al sur se alzan los restos del castell de Gardeny, que fue importante sede templaria tras la conquista de la ciudad (siglo XII).

El enclave fue entregado a esta orden militar por los méritos desarrollados en la conquista cristiana de Lleida.

Tras la supresión del Temple, el bien se transfirió a la orden de los Hospitalarios. Finalmente en el XVIII se destinó al uso de cuartel del ejército, siendo remodelado para adaptarlo a las nuevas necesidades defensivas y para los nuevos armamentos.

El lugar ha sido rehabilitado y funciona como un centro de explicación sobre el Temple.


Volver a la Guía de Lleida