Productos leoneses, una excelencia

Los productos leoneses están implantándose fuera del territorio provincial, gracias a la calidad de los mismos, y a la creciente promoción impulsada por la Diputación Leonesa.
París, Madrid, Barcelona o Valencia han sido lugares donde se han hecho promociones de los materiales culinarios leoneses, pero la última -muy destacada- ha tenido lugar en la capital española.

Durante todo el mes de noviembre se han realizado todo tipo de actividades: promociones en Carrefour; presentaciones en diversos centros; mesas redondas, degustaciones; jornadas gastronómicas, etc.

El acto social más relevante se celebró en el Casino de Madrid, con 300 invitados, entre los que no faltaron personalidades de la Administración, como Pedro Ferreras, titular de la SEPI; escritores, como Antonio Pereira; hombres de empresa, políticos, periodistas…

La reunión fue notablemente animada y contó con una notable gastronomía. Responsable de la misma fue el cocinero Carlos Domínguez Cidón, un restaurador leonés que mostró cómo se puede hacer alta cocina con productos sencillos como las castañas del Bierzo o los puerros de Sahagún de Campos.

El conjunto de música sefardí SIRMA, también leonés, dio al acto de presentación un contenido especial de calidad.

La promoción continúa. En una plaza céntrica de Madrid se sigue mostrando durante unos días, lo mejor de los productos de León, su gastronomía y sus paisajes.

La reineta del Bierzo; la cecina de chivo de Vegacervera, el morrón de Fresno, los vinos del Bierzo y Valdevimbre, la alubia, la excelente cecina, el Botillo, el extraordinario queso de Valdeón, las mantecadas y los pimientos asados del Bierzo han sido los nobles de este reino del buen comer.

Pero estos días también se ha hablado de otros productos de gran calidad, desde la excelente cuajada de Coladilla hasta las truchas del Órbigo o las patatas de La Cepeda.

Como valoración final hay que apuntar una doble impresión:

Lo hecho ha sido notable, pero aún hay que tratar de hacer algo más. Hacen falta más campañas de este tipo, y -por favor- preparadas con una mayor previsión de tiempo.

Otra cuestión básica: hay que preparar al empresario para afrontar unos mayores niveles cuantitativos de oferta. Una de las dificultades para el asentamiento de los productos de León es que se fabrican en cantidades y no dan abasto para una gran promoción en todo el Estado(menos aún si se piensa en hacer campañas fuera de España). El mercado de la globalidad exige disponer de stoks suficientes.

Si se da este doble salto cualitativo, el primer beneficiado será León, que tiene en su paisaje y en su producción agrícola y ganadera unos valores seguros… incluso cuando el mal de las vacas locas amenaza con ser un peligro para la cotización de las cecinas.  
Crónicas de León

> > Volver a la guía de León