Qué ver en Ibiza

En todo el mundo se conoce a Ibiza por sus fiestas. Pero Ibiza es más: los restos púnicos o medievales, la cultura, la naturaleza, las playas...

La catedral de Ibiza

En el año 1234, tras la reconquista comienza la construcción de una parroquia dedicada a Santa María, en la villa de Eivissa.

Fachada de la Catedral de Ibiza. Foto Turismo de Ibiza.

El templo se instalaría en un principio en un edificio anterior, tal vez una mezquita musulmana readaptada al culto cristiano, aunque nunca ha podido demostrarse este hecho, a pesar de varias investigaciones arqueológicas. 

La iglesia se levanta en el siglo XIV, en un estilo gótico clásico. Esta construcción maciza cuenta con un campanario de planta trapezoidal y un ábside poligonal con cinco capillas dedicadas a San Jaime y San Miguel, a Santa Tecla y San Antonio, a San Juan Bautista y San Juan Evangelista y a San Pedro y San Pablo.

Destaca el importante conjunto de campanas de los siglos XVI y XVII. 

En el siglo XVIII se realiza una gran reforma del edificio dadas las malas condiciones de su cubierta.

Es también en el siglo XVIII cuando el papa Pío VI creó la sede episcopal de Eivissa y la iglesia medieval pasó a ser Catedral.

Entre las obras de arte que conserva el lugar destacan una custodia gótica de plata dorada de 1399, dos tablas góticas de Santa Tecla y San Antonio, pintadas por Francesc Comes en el siglo XIV, y dos tablas que representan a San Jaime y San Matías, en este caso del siglo XV, del maestro Valentí Montoliu.

Fortaleza de Dalt Vila

La fortaleza de Dalt Vila, en el municipio de Eivissa (Ibiza), es un lugar fantástico para pasear y disfrutar de sus vistas. Sus murallas renacentistas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999. 

La fortaleza de Dalt Vila. Foto Turismo de Ibiza.

La fortaleza fue construida en el siglo XVI para proteger Eivissa de los ataques de piratas turcos y berberiscos. Su construcción duró entre 30 y 40 años en realizarse. Su construcción se inscribió dentro del plan de modernización de las defensas costeras del Mediterráneo, impulsado por Carlos I y Felipe II para mantener y defender los territorios de la Corona Española.

La muralla renacentista tiene forma de heptágono irregular y está constituida por siete baluartes defensivos. El de Sant Pere, también llamado Es Portal Nou, es una de las entradas al recinto, junto al parque Reina Sofía. Otra puerta de acceso es el Portal de ses Taules, donde se ubica el espectacular patio de armas y, a continuación, la Plaça de Vila, llena de restaurantes y tiendas de artesanía. 

El recorrido está muy bien señalizado, y a lo largo del trayecto el visitante puede observar restos de la antigua muralla musulmana, el antiguo polvorín del siglo XVIII (en el baularte de Santa Llúcia), o disfrutar de una vista formidable desde el baluarte de Sant Bernat, donde se preparaba la artillería para la defensa de los ataques marítimos. 

La entrada de vehículos se realiza desde el baluarte de Sant Joan, aunque sólo tienen acceso hasta allí los residentes y clientes alojados en los hoteles de la zona. 

Es recomendable para la visita utilizar calzado cómodo, ya que las calles son bastante empinadas. Una botella de agua a mano no vendrá nada mal tampoco.

La declaración de Dalt Vila como Patrimonio de la Humanidad se celebra el segundo fin de semana de mayo con una gran feria medieval, en la que se dan cita juglares, artistas, orfebres, músicos y reposteros. El evento dura tres días y congrega a más de 100.000 personas.

Monasterio de Sant Cristófol

La fundación del monasterio de San Cristóbal de Ibiza se remonta al 16 de septiembre del año 1599.

El campanario del Monasterio de San Cristófol, un ejemplo de construcción típica ibicenca. Foto de soloibiza.com

Subiendo hacia la plaza de la catedral se encuentra el monasterio de Sant Cristòfol, conocido también como el Convento de ses Monges Tancades.

A finales del siglo XVI cuatro devotas mujeres de la villa comenzaron vida comunitaria con la intención de fundar un cenobio. Muy pronto se les agregaron otras dos aspirantes. El “beaterio” fue posible gracias a al entonces Vicario General, Antonio Andreu, quien hizo donación de todos sus bienes. 

La nueva comunidad inició la enseñanza de la “Regla” de San Agustín, basada en tres principios fundamentales: el amor, la oración y la vida litúrgica como actividades centrales.

En años sucesivos se procedió a adecuar el viejo conjunto de casas (del siglo XVI) a la vida monástica, comenzando con la construcción de la iglesia y otras dependencias. El edificio del siglo XVII fue demolido en 1961, reconstruyéndose en su forma actual durante las décadas siguientes. 

Dentro de la iglesia destaca el retablo mayor de Pere Serra, realizado en 1685 en madera tallada, dorada y policromada.

Hoy en día en el monasterio reside una congregación de monjas de clausura que ofrecen a los visitantes productos típicos como la coca de pimiento, empanadas, orelletes, rubiols, coca dulce o pastas de San Agustín.

Yacimiento fenicio de Sa Caleta

Este poblado fenicio de finales del siglo VIII a.C. está situado en la costa sur de la isla de Ibiza.

Yacimiento fenicio de sa Caleta. Foto Museu arqueológic d´Eivissa.

El asentamiento fenicio de Sa Caleta se encuentra en una pequeña península entre la playa des Codolar y el monte des Jondal, en el lado de Levante, la desembocadura de un torrente define un pequeño puerto o embarcadero que todavía hoy está en uso. 

El origen de Sa Caleta fue muy probablemente el de base estacionaria para actividades en Ibiza y Formentera. En torno al 600 a.C. el asentamiento fue poco a poco siendo abandonado, siendo posible que el numeroso contingente humano se trasladara a la bahía de Ibiza y que, a partir de este momento, surgiese la ciudad.

La organización urbana de Sa Caleta obedece a un sistema basado en la yuxtaposición de estancias de carácter doméstico, entre las cuales quedaban espacios de paso, a modo de callejuelas y también espacios o placitas comunales. 

En el lugar se pueden contemplar dos hornos de planta circular, de unos 2 metros de diámetro.

El yacimiento fenicio de Sa Caleta es uno de los elementos comprendidos en el Sitio Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Santuario Púnico de Es Culleram

La cueva de Es Culleram fue descubierta en el año 1907.

La diosa Tanit fue descubierta en la cueva de Es Culleram. Actualmente se puede visitar en el Museo El museu de Puig des Molins. Foto http://www.maef.es

Aquel mismo año se organizó una gran campaña de excavaciones, que conllevó el descubrimiento de unas 600 figuras de terracota completas y otros objetos.

Actualmente el yacimiento es propiedad del Consejol Insular.

Aparte de una etapa prehistórica, cuando la cueva debió de ser vivienda de un grupo de pobladores de la edad de bronce, este fue lugar un santuario, concretamente a partir del siglo V a.C., primero dedicado a Reseph-Melkart y después a Tanit.

El templo fue abandonado en el siglo II a.C., posiblemente debido al derrumbamiento de la primera gran sala de la cueva.

El santuario se instalaba en una gran cavidad natural que la circulación de agua había subdividido en diversas salas separadas por una gran cortina de estalactitas. En una época posterior se realizarían una serie de modificaciones artificiales, de las cuales se han conservado parte de una sala artificial con el fondo tallado en la roca y, a su lado, el fondo de una típica cisterna púnica.

Parece ser que las salas más profundas eran una especie de depósito sagrado donde se acumulaban los restos de las ofrendas sacrificiales. Los ritos, que conllevaban el uso de fuego, debían tener lugar en la parte externa o zona del vestíbulo del santuario.

Puig de Missa

Para protegerse de los piratas que acosaban el puente de Santa Eulària, los habitantes construyeron un templo sobre una colina, que es conocido como Puig de Missa.

Vista panorámica de Puig de Missa. Foto Turismo de Ibiza.

La iglesia del pueblo fue construida sobre la colina, y destruida en sucesivos ataques. A mediados del siglo XVI se levantó de nuevo con las características de un recinto fortificado. El lugar histórico de Puig de Missa, que incluye tanto la iglesia con su torre de defensa como todo el conjunto del monte ha sido declarado Bien de Interés Cultural.

La iglesia actual fue inaugurada el año 1568 como vicaría dependiente de la parroquia de Santa María. Los porches y las capillas laterales son obra del siglo XVII. La torre, del siglo XVI, es una de las más antiguas de las Pitiusas. El via crucis, de lado a lado de la nave, es de azulejos de Valencia. El retablo barroco que preside el altar mayor es obra del escultor José Ferreres, hecho entre los años 1674-78 y procedente de San Millán (Segovia), de donde fue traído en el año 1967.

Un pequeño cementerio está adosado al edificio.

Al lado de la iglesia se encuentra la Casa-Museo Barrau, que alberga una magnífica colección de más de un centenar de obras que Berta Vallori, viuda del pintor, quiso donar al Obispado de Eivissa. El pintor catalán Laureà Barrau (Barcelona, 1863 - Santa Eulària des Riu, 1957) se estableció hacia el año 1930 en la isla, donde captó la luz, los paisajes, las calles, el mercado y la gente del lugar.

Playas y Calas

La isla de Ibiza ofrece más de 200 kilómetros de playas de aguas transparentes, arenas finas e impresionantes paisajes.

Cala Llonga en un día de verano. Foto de Manuel Fernández Miranda. Guiarte Copyright.

Ibiza cuenta con playas y calas para todos los gustos: Cala Gració, Cala Salada, Caló des Moro, Es Pouet, Cala Benirrás, Cala d´en Serra, Cala Sant Vicent, Cala Xarraca, Cala Xuclar, Es Pas de s´Illa des Bosc, Port de Sant Miquel, S´Illot des Renclí, Cala Bassa, Cala Carbó, Cala Codolar, Cala D´Hort, Cala Jondal, Cala Molí, Cala Tarida, Cala Vedella, Es Bol Nou, Es Cavallet, Es Cubells, Es Xarco, Platges de Comte, Platja d´en Bossa, Port des Torrent, Sa Caleta, Ses Salines, Cala Boix, Cala Llenya, Cala Llonga, Cala Martina, Cala Mastella, Cala Nova, Cala Pada, Es Figueral, Es Niu Blau, Es Pou des Lleó, Platja de Santa Eulària des Riu, Platja d´es Canar, Playa Des Riu de Santa Eulària, S´Aigua Blanca, S´Argamassa y S´Estanyol.

Por lo general todas las playas y calas de la isla son fantásticas, pero hay que señalar que dependiendo de la zona se encuentran más o menos masificadas. Para aquellos que buscan movimiento es recomendable visitar las playas de Sant Antoni de Portmany, mientras que los que prefieren disfrutar de un turismo más tranquilo, lo mejor será que opten por pequeñas calas, en las que no suelen juntarse más de 50 personas.

En Es Canar o en Platja d´en Bossa es bastante frecuente encontrar a famosos españoles e internacionales disfrutando de unos días de vacaciones.

Platja de Ses Salines. Foto de Manuel Fernández Miranda. Guiarte Copyright.

S´Aigua Blanca (Aguas Blancas) está en la parte noreste de la isla, en la zona de Santa Eulária. Es una playa de bellos paisajes en la que la gente aprovecha para darse baños de barro. Este es uno de los rincones nudistas más frecuentados de la isla.

Cala Salada y Cala Compte cuentan con calas más pequeñas, algunas de difícil acceso con senderos a través de la naturaleza. En ellas el visitante quedará deslumbrado por su tranquilidad y por la belleza del lugar. Son lugares poco frecuentados en los que podemos encontrar pequeños puestecillos improvisados de refrescos o vendedores de bocadillos ambulantes que van cantando sus especialidades.

Otra forma de vivir la playa es a golpe de cocktail. En S´Argamassa se encuentra el conocido Nikky Beach, un "chiringuito" a pie de playa con camas y hamacas ideal para disfrutar de una bebida refrescante mientras escuchas música chill out.

Aguas cristalinas en Es Figueral. Foto de Manuel Fernández Miranda. Guiarte Copyright.

Naturaleza

Ibiza cuenta con dos parques naturales de especial interés por su belleza y valores ecológicos.

Parque Natural de Ses Salines. Foto Turismo de Ibiza.

Se trata del Parque Natural de Ses Salines y la reserva natural de Es Vedrà, Es Vedranell i de los islotes de poniente.

El Parque Natural de Ses Salines se extiende desde el sur de Ibiza hasta el norte de Formentera y ocupa un territorio de 2.838  hectáreas terrestres y más de 13.000 marinas. En este pulmón verde podemos encontrar los estanques de las salinas, las playas, los cordones dunares con sabinas centenarias, los acantilados, costas rocosas y los islotes des Freus.

El medio marino representa el 75 por ciento del territorio del parque y se caracteriza por sus praderas submarinas de posidonia oceánica. Se trata de una planta marina que favorece el mantenimiento de las poblaciones de peces, organismos marinos, oxigena las aguas, protege las playas del efecto erosivo del oleaje y mantiene la dinámica natural de los sistemas dunares.

En Ses Salines existen unas 178 especies de plantas. Aparecen representados los pinares mediterráneos, los sabinares costeros, los salicorniares y la vegetación halófila que rodea las lagunas y la vegetación litoral de los acantilados.

Reserva Natural de Es Vedrà. Foto Turismo de Ibiza.

La reserva natural de Es Vedrà, Es Vedranell  e islotes de poniente se encuentra en el sudoeste de la isla de Ibiza, en el término municipal de Sant Josep de sa Talaia. El territorio protegido comprende islotes, medio marino, acantilados, torrentes, playas y campos de cultivo, bosques e importantes macizos montañosos. 

Los islotes se caracterizan por estar sometidos a la influencia constante del mar y el viento. A pesar de ello, muchas especies consiguen sobrevivir: Silene hifacensis, Limonium pseudoebusitanum, Asperula paui, Medicago cetrina, Diplotaxis ibicensis, Lamottea dianae, Chamaerops humilis o Euphorbia dendroides son algunas de las variedades de flora que pueden encontrarse en la zona.

Destacan en ambos parques poblaciones de aves acuáticas, como los flamencos, la cigüeñuela, el tarro blanco, el chorlitejo patinegro, la gaviota de Audouin, la pardela balear o los zampullines cuellinegros. Otras especies destacables en estos ecosistemas son la lagartija pitiusa, el lirón careto,etc. 

Discotecas y fiestas en Ibiza

DJ`s de renombre internacional se dejan caer cada verano durante la temporada, y animan las noches ibicencas.

Promoción de la fiesta Flower power de la discoteca Pachá de Ibiza en la playa. Foto Lorena Ferrero. Guiarte Copyright.

Para la gente joven que va a pasar unos días al lugar, es recomendable la zona de Platja d'en Bossa, ya que está muy bien situada y el alojamiento es más barato. allí hay muchos pubs y algunas de las discotecas más punteras del lugar como Bora Bora, Ushuaïa, Space… Además, hay un parque acuático perfecto para disfrutar con los amigos de un día de diversión.

Existen discotecas nocturnas como Privilege, Pacha, Space, Amnesia… son macro-discotecas que cuentan con una fiesta diferente cada día de la semana. Cada fiesta tiene su música, sus DJ y sus trabajadores que ambientan todo con una temática concreta.

Las fiestas se promocionan en playas y en la zona del puerto de Ibiza. Es un espectáculo ver a los animadores y gogós publicitar sus fiestas, disfraces, maquillaje y puesta en escena sirven de reclamo para los paseantes, que ven un pequeño anticipo de lo que les espera al anochecer si compran una entrada.

En cuanto a precios, varían mucho, lo normal es encontrar entradas por menos de 100 euros. Las copas rondan los 20 euros en casi todos estos locales.

Mención especial para la fiesta de Pachá F*** me i`m Famous, que ocupa el puesto número uno en el ranking de fiestas más populares de Ibiza. En ella se puede disfrutar de lo último del mundialmente reconocido DJ David Guetta.

Para los que prefieren salir por la tarde, el hotel de lujo Ushuaïa organiza fiestas al aire libre desde las 5 de la tarde hasta las 12. Allí se dan cita los mejores DJ del mundo, y se organizan espectáculos impresionantes de trapecistas, bailarines y demás. La entrada ronda los 60 u 80 euros, dependiendo de la fiesta que haya ese día en concreto.


Volver a la Guía de Ibiza