Guía de Ibiza

Ibiza está en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1999. Su entramado urbano, su patrimonio y su entorno, justificaron sobradamente esta elección.  

En todo el mundo se conoce a Ibiza por sus playas, sus calas y sus fiestas. Pero Ibiza es una ciudad de algo más de 50.000 habitantes, y una isla poblada por 140.000 personas, rodeada por 200 kilómetros de costa, una costa en la que se alternan las magníficas playas con agudos rompientes e islotes.

Para el turista, Ibiza es todo: la ciudad y la isla, los restos púnicos o medievales, las playas y las discotecas. Para muchos es una palabra de referencia mundial que equivale a costa, aguas limpias y sobre todo fiesta, especialmente en el verano,  cuando se llena de turistas que quieren experimentar su vertiginosa forma de vida.

En esta guía nos referiremos a ese todo: a la ciudad y a ese hermoso entorno que seduce a una infinidad de turistas de todo el mundo.

La isla de Ibiza se encuentra situada al este de la Península Ibérica, en el mar Mediterráneo, dentro de la Comunidad  Autónoma de las islas Baleares.

Con 572 kilómetros cuadrados de extensión, la isla se integra por cinco municipios: Ibiza –o Eivissa en Catalán-  que es la capital, Santa Eulària des Riu, Sant Antoni de Portmany, Sant Josep de sa Talaia y Sant Joan de Labritja. 

Una guía de Ibiza realizada por Ana Álvarez e ilustrada con fotografías de Manuel Fernández Miranda.

Información general de Ibiza

Para el turista, Ibiza es una palabra de referencia mundial que equivale a playas limpias y sobre todo fiesta, especialmente en el verano, cuando la isla se llena de turistas.

La isla de Ibiza

Cuando la UNESCO eligió a Ibiza como uno de sus sitios de la lista de Patrimonio Mundial lo hizo refiriéndose a sus valores relativos a la cultura y la biodiversidad.

La isla de Ibiza se encuentra al este de la Península Ibérica, en el mar Mediterráneo. Foto de Manuel Fernández Miranda. Guiarte Copyright.

Esta isla -sostiene la UNESCO- ofrece un excelente ejemplo de la interacciףn entre los ecosistemas marinos y costeros. Sus tupidas praderas de posidonias (planta de los fondos marinos endיmica de la cuenca mediterrבnea); ofrecen refugio y alimentaciףn a muy diversas especies marinas. Ademבs, Ibiza conserva vestigios considerables de su larga historia.

Los sitios arqueolףgicos del asentamiento humano de Sa Caleta y de la necrףpolis del Puig des Molins dan fe del papel desempeסado por Ibiza en la economםa del Mediterrבneo desde la Protohistoria, y concretamente en el periodo fenicio-cartaginיs.

Pero ademבs, la Alta Vila se presenta ante el viajero como una notable muestra de la arquitectura militar renacentista, y ejerciף una gran influencia en la concepciףn de las fortificaciones de los asentamientos espaסoles en el Nuevo Mundo.

Ibiza ofrece 210 kilómetros de playas y calas que se pueden disfrutar en cualquier época del año. Foto de Manuel Fernández Miranda. Guiarte Copyright.

Las Pitiusas
Ibiza conforma, junto a la isla de Formentera, el conjunto de las Islas Pitiusas (denominada islas de pinos por los griegos). Las Islas Pitiusas eran tenidas como un archipליlago con nombre geogrבfico propio por los romanos, quienes ubicaban a las islas de Mallorca y Menorca en otro conjunto, las Gimnesias.

La isla de Ibiza tiene un nתmero de residentes muy variable, por el turismo. La poblaciףn local supera los 130.000 habitantes, aunque el nתmero de residentes aumenta mucho en los meses de verano, יpoca en la que no sףlo llegan turistas, sino tambiיn empresarios y trabajadores que realizan durante esos meses actividades asociadas con el turismo.

Sus playas y calas se pueden disfrutar en cualquier יpoca, gracias a sus cבlidas temperaturas.

Hay playas para todos los gustos: mבs familiares, como Platja d`en Bossa o Es Figueral, o en entornos naturales protegidos, como Ses Salinas y Es Cavallet.

Fiesta en la discoteca Pachá de Ibiza. © PACHA

Pero Ibiza no sףlo goza de fama mundial por la belleza de sus calas y playas. Su vida nocturna y sus discotecas son otro plus aסadido, y un motivo por el cual en verano suele llenarse el lugar de jףvenes deseosos de fiesta.

Ademבs, el clima y la luz permiten la prבctica de numerosas actividades al aire libre. Bucear para descubrir los fondos submarinos, recorrer las בreas naturales a caballo, disfrutar de paseos por la playa bajo la luz de la luna llena, observar los acantilados desde el mar a bordo de un kayac o un velero, participar en rutas de  bicicleta de montaסa o hallar las calas mבs recףnditas y solitarias practicando senderismo, son algunas de las alternativas de las que podrב disfrutar el visitante.

Historia

Púnicos, fenicios, romanos y árabes han llevado sus culturas a Ibiza, territorio que les resultó atrayente por su luz brillante, la transparencia de sus aguas y su ubicación estratégica. 

Hipogéo púnico, el elemento más abundante y característico de la necrópolis de Puig des Molins. Foto Turismo de Ibiza.

Gracias a esa situación y a la riqueza de sus recursos, Ibiza fue un importante enclave comercial del Mar Mediterráneo. Este hecho ha dado lugar a un importante patrimonio histórico y cultural, que se encuentra diseminado a lo largo de la isla.

En el año 654 a.C. los púnicos descubrieron la isla y fundaron la ciudad de Ibiza bajo el nombre de Ibossim. Un testimonio del paso de esta civilización es el conjunto de Pinturas Rupestres de Ses Fontanelles, descubiertas por el abad H. Breuil en 1917.

Otro interesante ejemplo lo constituye la necrópolis de Puig des Molins, que llegó a alcanzar una extensión de casi 10.000 metros cuadrados. Esta necrópolis fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999.

Durante las Guerras Púnicas, Ibiza fue asediada por los romanos, y tomó la decisión de rendirse, para tratar de conservar así sus sistemas sociales y su cultura.

La época de riqueza de la isla da paso a la decadencia, tras el cambio del tráfico marítimo con la elección de Tarraco como capital de provincia de la Tarraconesis.

Pieza de cerámica realizada en torno. Procedente de la necrópolis del Puig des Molins. Foto Turismo de Ibiza.

Tras la caída de Roma, fue cuando otras gentes, como los vándalos y bizantinos, pasan por la isla (siglos VI - VIII). 

Los árabes toman posesión del territorio en el año 902, y lo ocupan durante casi 500 años. Sobre la colina que domina Ibiza se construye una gran mezquita, y se fortifican las murallas de la ciudad. Bajo el dominio del Islam, Yebisah experimentaría un período de crecimiento económico. 

Jaime I de Aragón impulsa la reconquista de las islas Pitiusas, e Ibiza es reconquistada por los cristianos en el año 1235. Ibiza se repuebla tras la reconquista con cristianos llegados desde Gerona. 

Durante los siglos siguientes se producen frecuentes ataques y saqueos por parte de hordas de piratas berberechos. En el siglo XVI, el arquitecto italiano Giovanni Batista Calvi dirige la construcción de las murallas de Ibiza. Los trabajos empezaron en 1554 y duraron más de 30 años.  Estas murallas renacentistas se tomarían después como ejemplo de construcción militar para las fortalezas de la América hispana.

El período más álgido de Ibiza retornaría ya en el siglo XX, cuando se transforma en una Meca mundial del turismo, por sus aguas, sus paisajes, sus caseríos encalados, y su famosa "movida" juvenil.

Los cinco municipios

La isla de Ibiza está integrada por cinco municipios, Eivissa, Santa Eulària des Riu, Sant Antoni de Portmany, Sant Josep de sa Talaia y Sant Joan de Labritja. 

El puerto de Ibiza goza de animación durante el día y la noche. Foto de Manuel Fernández Miranda. Guiarte Copyright.

IBIZA
En el municipio de Ibiza -o Eivissa- se ubica la capital, con su impresionante recinto amurallado, declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, en 1999.

La distinción de la UNESCO reconoce el valor histórico, cultural y arquitectónico de la fortaleza costera mejor conservada del Mediterráneo. El recinto amurallado está repleto de callejuelas y monumentos, como el Castillo (futuro Parador de Turismo) o la Catedral, sede del Museo Diocesano.

En el casco histórico se pueden encontrar las huellas de todas las civilizaciones que han pasado por Ibiza. La entrada principal al conjunto histórico monumental es el puente levadizo del Portal de Ses Taules, junto al Mercat Vell, aunque hay otros accesos igualmente bellos como el Portal Nou, junto al parque Reina Sofía. 

Dentro del recinto amurallado se pueden visitar la Iglesia de Santo Domingo, la Capilla de San Ciriaco, la sede del Ayuntamiento, cuyo claustro acoge exposiciones, conciertos y citas culturales, y el Museo Arqueológico, que posee una  impresionante colección de piezas relacionadas con las culturas que habitaron la isla, desde la Prehistoria hasta la época medieval islámica. 

En el casco histórico existen numerosas tiendas de artesanos, galerías de arte, hoteles y restaurantes. El Barrio de La Marina, la Plaza del Parque, el Paseo de Vara de Rey, la Avenida de España, la calle Bartolomé Roselló o la Avenida de Isidoro Macabich son algunos de los centros neurálgicos de la actividad comercial. 

Talamanca, Ses Figueretes o Platja d’en Bossa, son algunas de las playas que salpican su litoral y en las que pueden practicarse toda clase de deportes náuticos. 

 

Cala Salada, en Sant Antoni de Portmany. Foto Turismo de Ibiza.

SANT ANTONI DE PORTMANY 
San Antonio -Sant Antoni en la lengua local- es uno de los lugares más frecuentados por los turistas, dada la espléndida belleza de su bahía.

Es imprescindible contemplar su espectacular puesta de sol, una experiencia recomendada por todo el que la ha vivido. Está la forma económica de verla, desde la playa o las rocas y la forma cara, desde un bar de cocktails como Golden Buddha, o Kumharas.

Junto al Paseo Marítimo se encuentra el Passeig de ses Fonts, centro neurálgico de Sant Antoni. Aquí se ubican la sede del Ayuntamiento, la oficina de Turismo, y múltiples terrazas y comercios que ofrecen productos de la isla como telas bordadas a mano, trabajos en piel y cerámica.

La gastronomía del lugar incluye productos de repostería, quesos, sobrasadas, licores o vinos, entre otros. 

El municipio cuenta con numerosas playas. Cala Salada, a 5 kilómetros del centro de Sant Antoni, Cala Gració y Cala Gracioneta, unidas por un pequeño paseo de rocas y situadas a 2,5 kilómetros del centro de Sant Antoni, o Caló des Moro, a un kilómetro del centro de Sant Antoni, el lugar preferido por los turistas para ver las puestas de sol.

A dos kilómetros del centro de Sant Antoni se encuentra el Aquarium de es Cap Blanc, un acuario natural en el que contemplar la extensa variedad de la fauna marina pitiusa.

Otro punto de interés es la Capilla subterránea de Santa Agnès, a las afueras de la ciudad. La capilla fue descubierta en 1907 y en su interior se han encontrado objetos púnicos, romanos y de época musulmana.

Iglesia en el municipio ibicenco de Sant Joan de Labritja. Foto Turismo de Ibiza.

SANT JOAN DE LABRITJA
Situado al Norte de la isla, este es el municipio menos habitado de Ibiza. 

La zona posee extensos bosques vírgenes y mantiene una forma de vida rural basada en la agricultura. El municipio está compuesto por cuatro parroquias: Sant Joan, Sant Miquel, Sant Vicent y Sant Llorenç.  

El municipio tiene diversos atractivos, como Es Amunts, una zona de gran valor ecológico donde convive una fauna y una flora únicas, la torre defensiva de Balanzat, o la cueva de Es Culleram, donde fue hallada la pieza arqueológica más importante de la historia púnica pitiusa: la diosa Tanit. 

La costa está plagada de acantilados y calas encantadoras, como Benirràs, famosa por su ambiente hippie, Es Caló des Multons, Cala Xarraca, Es Caló d’en Serra o la Cala de Sant Vicent.

La iglesia de Sant Josep de sa Talaia es típicamente ibicenca, con paredes blancas. Su origen data de 1726. Foto Turismo de Ibiza.

SANT JOSEP DE SA TALAIA
Ubicado al Sur de la isla, Sant Josep de sa Talaia alberga en sus casi 80 kilómetros de costa algunas de las calas más bellas del litoral.

Además del pueblo que da nombre al municipio, Sant Josep de sa Talaia integra las parroquias de Sant Jordi, Sant Agustí y es Cubells.

Cavallet, Ses Salines, Cala Jondal, Porroig, es Xarco, sa Caleta, Cala Llentrisca, Cala Corral, Cala d`Hort, Cala Carbó, Cala Vedella, Cala Tarida o Platges de Comte, son algunas de las calas más famosas de Ibiza, gracias a su delicioso sabor de antaño y a sus bellos paisajes.

El municipio ofrece rutas por sus espacios naturales, que incluyen torres defensivas situadas en enclaves mágicos, como la del Pirata en Cala d`Hort, la d`en Rovira en Platges de Comte o la des Carregador cerca de Ses Salines.

Sant Josep cuenta también con importantes yacimientos arqueológicos, como el poblado fenicio de sa Caleta (siglo VII a. C.), Patrimonio de la Humanidad, o el asentamiento púnico-romano de Ses Païses de Cala d`Hort. 

S´Aigua Blanca, en Santa Eulária des Riu. Foto de Manuel Fernández Miranda. Guiarte Copyright.

SANTA EULÀRIA DES RIU 
Tras la ciudad de Eivissa, Santa Eulària des Riu es el segundo municipio en número de habitantes de la isla.

La localidad de Santa Eulària está coronada por es Puig de Missa, con su iglesia fortificada, el cementerio y varias casas encaladas. La población cuenta con una playa en el centro urbano, un atractivo paseo marítimo y un puerto deportivo. En el paseo marítimo se encuentra la heladería Miretti, con unos helados deliciosos y muy famosos en el lugar.

Otros tres pequeños pueblos forman parte del municipio: Santa Gertrudis, Jesús y Sant Carles. 

Para los amantes de las compras y del ambiente hippie cabe destacar que los dos mercadillos más frecuentados de la isla se hallan en este municipio, en es Canar y Sant Carles.

Santa Eulària des Riu es la mejor opción para el turismo de relax y familiar, aunque cabe señalar que el precio del alojamiento es superior en esta zona.

una alternativa al típico hotel a pie de playa en Santa Eulària es optar por hoteles rurales como Can Curreu y Atzaró, dos alojamientos especializados en agroturismo pensados para el relax y para realizar actividades al aire libre. Un concepto dirigido a un público de nivel económico alto, que quiera entrar en contacto con la naturaleza y escapar del mundanal ruido durante unos días.

Ocio y Gastronomía

La isla de Ibiza es un pequeño territorio lleno de vida en el que el turista podrá disfrutar de buena comida, tiendas y mucho ambiente.

Un local de cocktails a pie de playa. Foto Lorena Ferrero. Guiarte Copyright.

En verano, la isla se llena de fiesta y de gente que quiere disfrutar de las últimas tendencias musicales y de un ambiente cosmopolita, con playas glamourosas y famosos mercadillos.

Comer en Ibiza
La gastronomía de Ibiza destaca por sus productos frescos y naturales. En los restaurantes es común degustar platos tradicionales a base de pescado y marisco, como el arroz a la marinera o el "bullit de peix".

También hay alternativas contundentes realizadas con carne, como el “arròs de matances” (arroz de matanzas), la “frita de porc” o el “sofrit pagès”. Cabe mencionar además la deliciosa sobrasada del lugar.

La repostería ibicenca es muy notable, destacando su deliciosa tarta elaborada a base de queso de cabra y oveja y hierbabuena (“el flaó”). Otros dulces típicos son las pastas denominadas “orelletes” o la "greixonera", un sabroso pudin fresco a base de ensaimada y croisant, leche y huevo.

Para terminar, es imprescindible pedir un café caleta, un café flanveado con brandy y ron muy típico del lugar.

Comida barata de bocadillo es sinónimo de “Bar Costa”, en Santa Gertrudis (Santa Eulària des Riu). Sus bocadillos de jamón, salchichón de ciervo y otros embutidos son muy populares entre los habitantes del lugar.

Una paella en primera línea de playa te la puedes comer muy a gusto en “Sa Trenca” en Cala Martina, un restaurante familiar muy conocido entre los habitantes de Santa Eulària des Riu.

Las calles se llenan de animación al caer la noche en el municipio de Eivissa. Foto Turismo de Ibiza.

Compras en Ibiza 
Las compras son un verdadero placer en toda la isla de Ibiza.

Pasear al sol, entre puestecitos de inspiración hippie y de moda “Moda Adlib” (nombre que recibe la moda típica Ibicenca), hace las delicias de los visitantes en la isla.

Los mercadillos son tan típicos en el lugar que gozan de fama internacional. El más importante tiene lugar en Es Canar todos los miércoles durante el verano. Es el mercadillo de Punta Arabí, el de mayores dimensiones de la isla y el que goza de mayor afluencia de público. 

El área más conocida como zona de compras es la del puerto de Ibiza, allí se concentran tiendas de diferentes marcas de ropa Adlib, arte y artesanía. El lugar se llena de gente, tanto de día como de noche. Es muy normal ver pasar por allí a los gogos de las discotecas, pregonando el nombre de su fiesta para llamar la atención del público.

El Port de Sant Miquel de Balansat es otro de los núcleos turísticos más importantes, con hoteles, restaurantes, comercios y locales de ocio. 

Artesanía en un puestecito del mercadillo de las Dalias. Foto de Lorena Ferrero. Guiarte Copyright.

Fiesta en Ibiza
En cuestión de ocio, Ibiza no descansa. En la isla se dan cita los mejores clubes y discotecas del planeta.

San Antonio es, junto a platja d’en bossa, el mejor sitio para la aquellos que van en busca de animación.

Amnesia, Privilege, Pacha, Moma Ibiza, Ushuaïa, Eden o Space son algunos de los locales más conocidos.

Direcciones de interés

Datos y direcciones de interés para el viajero en Ibiza.

Una bonita postal de Ibiza. Foto de Manuel Fernández Miranda. Guiarte Copyright.

A la isla se puede acceder por vía marítima o aérea. Ibiza tiene su aeropuerto situado en la zona sur de la isla, Sant Josep en la cual operan las diferentes compañías aéreas que tienen vuelos directos desde la Península y Europa.

También tiene tres puertos importantes: el de Ibiza, el puerto de Santa Eulària y el de Sant Antoni. 

Oficinas de Turismo:
Casa de la Curia
Plaça de la Catedral
Eivissa
971 399 232

Sant Joan de Labritja
C/ del Alcalde Jaume Marí Roig Nº 4 de Sant Joan
971 333 075 / 971 333 003

Sant Josep de sa Talaia
Plaça Església S/N
971 801 627 

Sant Antoni de Portmany
Passeig de Ses Fonts, s/n
971 343 363 / 971 343 363

Santa Eulària des Riu
C/ Mariano Riquer, 4
971 330 728 / 971 330 728 

Catedral de Ibiza:
Plaça de la Catedral s/n
Eivissa
www.obispadodeibiza.es

Puig de Misa:
Santa Eulària des Riu
971 330 072
www.obispadodeibiza.es

Museo Arqueológico de Ibiza y Formentera:
Plaça de la Catedral- Dalt Vila. Eivissa
971 30 17 71
www.maef.es 

Museo de Arte Contemporáneo de Ibiza:
Ronda de Narcís Puget, s/n. Eivissa
971 302 723 / 971 302 723
www.mace.eivissa.es 

Parque Natural de ses Salines d'Eivissa i Formentera:
971 301 460

Oficina de la Reserva Natural de Es Vedrà, Es Vedranell y los islotes de Poniente:
C/ Murcia, 6 Ibiza 
971 301 460

Que ver en Ibiza

En la Guía de Ibiza te recomendamos las siguientes visitas:

La catedral de Ibiza

En el año 1234, tras la reconquista comienza la...

Fortaleza de Dalt Vila

La fortaleza de Dalt Vila, en el municipio de Eivissa...

Monasterio de Sant Cristófol

La fundación del monasterio de San Cristóbal de Ibiza se...

Yacimiento fenicio de Sa Caleta

Este poblado fenicio de finales del siglo VIII a.C. está...

Santuario Púnico de Es Culleram

La cueva de Es Culleram fue descubierta en el año 1907.

Puig de Missa

Para protegerse de los piratas que acosaban el puente de...

Playas y Calas

La isla de Ibiza ofrece más de 200 kilómetros de playas de...

Naturaleza

Ibiza cuenta con dos parques naturales de especial interés...

Discotecas y fiestas en Ibiza

DJ`s de renombre internacional se dejan caer cada verano...