Qué ver en Heidelberg

Visitas y monumentos y otras cosas que hay que ver en Heidelberg

Qué ver

El castillo, poderoso enclave que fue residencia de los Príncipes Electores del Palatinado durante medio milenio, es el punto favorito de los viajeros que acuden a Heidelberg.

Pero sería un simplismo reducir el atractivo urbano a este magnífico elemento, que sobresale nítidamente del resto de la ciudad.
Aunque Heidelberg padeció rigurosamente los efectos de las distintas guerras que han asolado el continente, y especialmente una particular, en el final del XVII, el casco viejo conserva un notable encanto. Perviven en Heidelberg diversos edificios y enclaves urbanos de interés, así como un aire romántico especialmente definible para quien contempla la ciudad desde la parte opuesta del río Neckar, desde el Philosophenweg (Camino de los Filósofos.)
Las ruinas del castillo de los Príncipes Electores. siguen mostrando las huellas de la historia. Foto guiarte. Copyright

El Castillo de Heidelberg

La principal atracción del lugar, de notable importancia en el ámbito germánico. Desde el mismo se tiene una magnífica vista sobre el valle y la urbe.

Durante cinco siglos estuvieron aquí los príncipes electores, que dieron impulso a la ciudad.

Se puede acceder de diversas formas, una de ellas mediante un teleférico. Luego el monumento nos muestra su complejidad, mitad ruina, mitad centro de arte. En el conjunto hay obra desde el XIV al XVII, impresionante, en la que destacan los destrozos de las minas francesas que en 1693 dinamitaron el enclave.

Entre las dependencias externas, la Gran Torre, de inicios del XVI, y la Puerta Isabel, de 1615. La primera una imponente ruina, la segunda una puerta monumental que Federico V mandó construir de un día para otro(se montó en una noche) para sorprender a su esposa, Isabel Stuart.

A través de la Torre del Portal se accede al patio donde existe una importante serie de pabellones palaciegos.

Imagen del grandioso monumento. Foto guiarte. Copyright

Entre las dependencias resalta, el Friedrichsbau, construido en el final del XVI, con su gran terraza desde la que se domina la ciudad.

En el interior del Castillo, sendas maquetas permiten ver el hoy y el ayer. Entre las curiosidades está el gran tonel, de 220.000 litros de capacidad. El tonel se construyó hace 200 años: Una bomba permitía extraer el líquido desde la Sala Real.

Otro punto de interés es el museo Alemán de la Farmacia, donde se reúnen elementos típicos de la farmacia de los siglos XVIII y XIX.

Los jardines que rodean el castillo invitan a tomar un descanso. Un oasis de paz.  

La universidad

La universidad de Heidelberg es la más antigua de Alemania.

Sede Universitaria. Foto guiarte. Copyright

Lleva el nombre de Ruperto-Carola en recuerdo de Ruperto I quien la fundó en el siglo XIV, y del gran duque Carlos Federico de Bade, que le dio un impulso definitivo en los inicios del XIX.

Fue en el XIX cuando tuvo su época más gloriosa, que se ha prolongado en el XX, con diversos premios Nóbel de Física, Química y Medicina.

En la ciudad hay varios edificios universitarios de ínterés, como la Biblioteca y las vieja y nueva sedes. Para contemplar los recintos universitarios, hay que acudir a la plaza de la Universidad. Allí esta la vieja Domus Wihelmina. El príncipe elector Juan Guillermo mandó construir en 1711 el edificio llamado casa Guillermina a Johann Adam Breunig, con su notable aula magna.

En la plaza de la Universidad estaba el viejo convento agustino, donde Martín Lutero expuso sus tesis protestantes.

Al lado está también la nueva universidad, construida con ayuda americana. Enfrente, la Biblioteca de la universidad, obra de inicios del XIX, de J. Durm, con una interesante colección de manuscritos.

Iglesia del Espíritu Santo en Heidelberg

En el centro del viejo casco. Fue edificada entre 1399 y 1441. En esta iglesia gótica se enterraban a los príncipes electores. El coro destaca por su luminosidad.

La estupenda estructura gótica de la Iglesia del espíritu santo está rodeada de un ambiente mercantil, desde el medievo. Foto guiarte. Copyright

En las galerías altas se guardaban los textos de la biblioteca palatina, hasta el siglo XVII.

Esta era una zona tradicional de mercado, y en torno a la iglesia se ubicaron tiendas en el siglo XV, que aún perduran.  

Otras iglesias

Sin ser notabilísimo el patrimonio de edificios religiosos de Heidelberg, en buena parte por la azarosa historia de la ciudad, cabe citar aquí algún otro templo.

Torre de la iglesia de San Pedro. Foto guiarte. Copyright

La iglesia de los Jesuitas es obra del arquitecto palatino Rabaliatti, siglo XVIII. Es un templo barroco, poderoso, de tres naves. Su museo de Arte Sacro cuenta con una excelente colección de orfebrería y otros objetos de culto, principalmente de los siglos XVII a XIX.

La iglesia de San Pedro está edificada sobre los restos de la parroquia más antigua de la ciudad, también iglesia de la universidad. Parte de su torre corresponde al siglo XII, el resto es básicamente del final del XV.  

Haus Ritter

Esta popular edificación de Heidelberg se halla junto a la iglesia del Espíritu Santo, en el casco antiguo, y fue construida en 1592 por el comerciante hugonote Charles Belier.

La bella portada de la Casa Ritter. Foto guiarte.Copyright

Deviene su nombre del hecho de tener en su fachada la figura de un caballero(en alemán Ritter), al parecer representando a San Jorge que remata la fachada renacentista, ya barroquizante.

Es la principal de las casas notables de la ciudad que resistieron la destrucción de la ciudad durante los conflictos de final del siglo XVII.  

Kornmarkt (Mercado del Trigo)

Bella y antigua plaza de Heidelberg, en ella se encuentra una estatua barroca de la Virgen, de inicios del XVIII, de Peter van der Branden.

La silueta del castillo asoma sobre la plaza del Mercado del Trigo. Foto guiarte. Copyright

También está aquí el Príncipe Carlos, viejo restaurante, luego hotel y posteriormente dependencia municipal. Es un lugar que ha contado con notables huéspedes, entre ellos el emperador Guillermo I, o Mark Twain

Desde la plaza se tiene una apacible vista de la zona del castillo de los Príncipes Electores.

Brükentor y Viejo Puente

Otro espacio urbano bello en la ciudad de Heidelberg es el del cruce del Neckar por el Viejo Puente.

Las populares cúpulas de Brükentor . Foto guiarte. Copyright

Fue mandado construir por el príncipe elector Carlos Teodoro, después que de unos témpanos de hielo que bajaban por el río destruyesen el anterior (es el quinto puente hecho en el mismo lugar).

Estatuas de dignatarios y dioses adornan el puente. En la entrada a la vieja ciudad está la Brükentor, puerta del Puente, con sus atractivas torres rematadas con sendas cúpulas de forma acampanada.

El conjunto es obra realizada entre 1786 y 1788.

Desde el extremo norte del puente (en Neuenheimer) se tiene una estupenda vista de la ciudad y el castillo.  

Philosophenweg (Camino de los Filósofos)

Para quien desea una visión inolvidable de Heidelberg, se recomienda un paseo tranquilo por el camino de los Filósofos.

La otra orilla del Neckar es bella, y desde allí se tiene una magnífica vista de la vieja ciudad. Foto guiarte. Copyright

Algunos lo bautizan como el más hermoso paseo de Europa. Se trata de un especio verdeante, a la otra orilla del Neckar, desde donde se tiene una apacible vista que engloba el río, el curioso Puente Viejo, el casco antiguo y el castillo.

Si se prolonga el apacible paseo se puede acceder hasta la atalaya, el anfiteatro y las ruinas de la iglesia medieval de San Miguel.  

Otros atractivos

Heidelberg tiene aún algunos otros elementos de interés que harán disfrutar al viajero en la ciudad.

Karlstor. Foto guiarte. Copyright

La Hauptstrasse es una magnífica calle que articula totalmente el casco urbano. Es una animada zona en la que se ubican tiendas, centros artísticos, museos, y que al final termina en la Karlstor, Puerta de Carlos, edificada en honor del príncipe Carlos Teodoro, de aire neoclásico.

La ciudad cuenta con numerosos museos. Merece especial relevancia el Kurpfälzisches Museum (Museo del Palatinado electoral) en Haupstrasse 97, dedicado a la cultura y la historia. Aquí hay que ver principalmente el retablo de Riemenschneider.  

Volver a la Guía de Heidelberg