Qué ver en Girona

Visitas y monumentos y otras cosas que hay que ver en Girona

Un patrimonio de dos milenios.

Calificada de ciudad gris y negra en los años setenta, Girona es hoy una ciudad de color vivo.

Imagen de Girona. Foto guiarte. Copyright

En torno al Onyar se ubica una magnífica y colorista serie de casas, ahora cuidadas. Hacia el sur del río, ocupando un promontorio, se halla la ciudad vieja, notablemente restaurada, con numerosas edificaciones nobles dedicadas a usos civiles o museísticos.

Entre el casco viejo emerge la poderosa torre de la catedral, que –como la ciudad- es una curiosa mezcolanza de sabores. Este barrio aún conserva lienzos de murallas y una antigua judería, donde perduró una activa comunidad hasta el siglo XV.

Al otro lado del Onyar se extiende la ciudad moderna, en la que hay algún edificio modernista de interés.

La catedral de Girona

Es el edificio más notable de la vieja ciudad, templo consagrado en 1038 y mezcla de estilos, desde el siglo XI al XVIII.

Puerta sur de la catedral de Girona. Foto guiarte. Copyright

Se pueden ver elementos románicos, góticos, renacentistas y barrocos, aunque tal vez lo más espectacular del exterior es la gran portada barroca que está precedida de una escalinata monumental.

El claustro es de los siglos XI y XII, una belleza románica, pese al deterioro de algunos elementos.

La nave gótica, dícese que es la más ancha del mundo con 23 metros. En principio, en el XIV, se iniciaron los trabajos para hacer una catedral de tres naves, pero luego se remodeló el proyecto inicial, dejándolo en una gran nave. Es obra de Guillem Bofill

Es destacable la composición del entorno, con un edificio poderoso coronando la ciudad. La escalinata de la catedral, del siglo XVII, tiene gran monumentalidad. Cuenta con tres secciones de treinta escalones cada una y tres rellanos.  

Otros templos de la ciudad

Otras iglesias de Girona son San Feliu, San Nicolau y San Pere de Galligans.

Portada de Sant Feliu, uno de los templos más valiosos. Foto guiarte. Copyright

San Feliu

Sobre las tumbas de San Félix y San Narciso, patronos del lugar, –según la tradición- en el siglo XIII se levantó, al lado del primitivo recinto amurallado, la iglesia de San Feliu

En San Feliu se mezclan trabajos de diversas épocas. La cabecera se rehizo en el XIV. En el interior se ve cómo sobre estructura románica, se construyó una nave gótica. La fachada occidental sólo tiene una de las dos torres proyectadas y ya es barroca.

En el recinto hay sepulcros paleocristianos y otros de diversas épocas.

San Nicolau

Es un templo del siglo XII, de románico lombardo y nave única con cabecera en forma de trébol. E el subsuelo hay restos funerarios paleocristianos, del siglo IV.

San Pere de Galligans

Originalmente era un monasterio benedictino, de época románica, siglos XI y XII, en el exterior del primitivo recinto urbano. Es ahora sede del museo Arqueológico.

La iglesia es amplia y monumental, con tres naves, separadas de gruesos pilares. Es interesante también el pequeño claustro, con bellos motivos escultóricos. Es del XII.

Barrio judio

En el entorno de la calle de la Força está el viejo barrio judío de Girona es una zona bella y antigua, de tortuoso urbanismo. Se puede acceder a alguna de las edificaciones.

El entorno del barrio judío tiene espacios muy sugestivos. Foto guiarte. Copyright

Esta fue una de las juderías más destacadas de Cataluña, junto con la de Besalú. La zona se denomina Call. En las temporadas más activas de turismo hay una visita comentada de dos horas, en la que se explican detalles de una de las juderías más notables de la vieja Sefarad.

El recinto defensivo de Girona

Un recinto amurallado protegía esta plaza fuerte asentada desde la antigüedad romana a la vera de la Vía Augusta.

La parte posterior de los recintos episciopales se asienta sopbre las estructuras defensivas de origen romano. Foto guiarte. Copyright

Las murallas actuales son restos –aún importantes- de diversas épocas. Un trecho amplio es accesible. Constituye un agradable paseo que nos sumerge en el pasado de esta ciudad, y nos permite gozar de agradables vistas.

La torre Gironella es el punto más alto de la muralla romana; sucesivamente reconstruida hasta el siglo XIX.  

Edificios nobles e históricos

Los principales edificios nobles e históricos de Girona son El palacio episcopal, Pía Almoina, el Palacio de los Agullana y los Baños Árabes.

Pía Almoina, al lado de la escalinata de la catedral. Foto guiarte. Copyright

El palacio episcopal

Es una construcción de varias épocas, en la que está ahora el museo de Arte, que presenta diversa obra desde tiempos visigóticos a la actualidad, con algunos retablos góticos.

Una de sus curiosidades es una mesa de trabajo de vidrieras medievales, donde se puede ver el sistema con el que antiguamente trabajaban los maestros vidrieros.

El palau dels Agullana, junto a las escaleras. Foto guiarte. Copyright

Pía Almoina

Está al lado de la catedral. Es del siglo XIV, gótico. Se trata de la sede de una vieja institución benéfica. Actualmente es sede del Colegio de Arquitectos

Palacio de los Agullana

Está en un enclave curioso. Es originario del XIV y destaca a la orilla de la amplia escalinata y la fachada de Sant Martí Sacosta. Su arco es tema de pintores y postales ciudadanas.

Los Baños Árabes

Edificio románico, con unos baños públicos. Destaca la gran sala fría, con una piscina octogonal y columnas románicas que sostienen la claraboya superior. No son en realidad baños árabes, pues datan de una fecha varios siglos posterior a la ocupación musulmana.

En todo el viejo casco, en plazas o calles, como Ciutadans, etc, se hallan numerosos edificios de casas palaciegas y conventos,desde el medievo a la época moderna.

La Rambla y el Onyar

El Pont de Pedra es un excelente punto para contemplar el Onyar e iniciar el paseo por la Rambla de la Llibertat de Girona.

La Rambla

La Rambla nace cerca del pont de Pedra y corre paralela al curso del Onyar. Es un umbroso y agradable paseo, de aire provinciano, activo centro comercial y gastronómico.

En el medievo era ya un espacio dedicado a mercado, hoy sigue teniendo ese aspecto, con sus tiendas de flores o ropas, cafeterías y porches. Todo con un aire tranquilo y gozoso.

Entorno del Onyar

La serie de casas asomadas a la orilla del río y los sencillos puentes que lo atraviesan integra una de las imágenes más populares de Girona.

Las casas del río fueron construidas al final del medievo adosadas a las murallas que cerraban este lado del casco urbano. Hasta hace añor tenían bastante deterioro, pero en la actualidad están cuidadas. Es un magnífico paisaje urbano, con la torre de la catedral al fondo.

foto guiarte. Copyright

Museos

Algunos museos de interés en Girona son El museo de la Catedral, El Museo de Arte o El Museo de Historia de la Ciudad entre otros.

El palacio episcopal alberga un buen museo. Foto guiarte. Copyright

El museo de la Catedral, tiene una obra única: el tapiz de la creación, pieza del siglo XI, y otras joyas de interés: Biblias y códices con grabados, entre ellos el Beatus de Girona, del siglo X

El Museo de Arte, instalado en el antiguo Palacio Episcopal, junto a la catedral tiene diversas obras artísticas de la región, desde el periodo visigótico al siglo XX.

El Museo de Historia de la Ciudad ofrece obra histórica y artística de la ciudad, así como otros elementos etnográficos.

El Arqueológico, en San Pere de Galligans, alberga muestras arqueológicas gerundenses. Interesante colección de lápidas mortuorias hebreas.

Al otro lado del Onyar está el museo del Cine, con un interesante fondo sobre este arte.  


Volver a la Guía de Girona