Qué ver

Que ver en la ciudad de Elvas, Portugal.

Las fortificaciones

Elvas, ciudad-fortaleza desde época islámica, conserva una estructura fortificada valorada entre las más destacadas del orbe.

El Castillo de Elvas, en el extremo nordeste de la ciudad. © Municipalidad de Elvas Raul Ladeira y Domingos Bucho/ UNESCO

Ese poderoso conjunto de edificaciones castrenses es en gran medida resultado del empeño de la monarquía portuguesa por defender su territorio tras la separación de la Corona hispana, en 1640.

El Castillo

En la zona más alta de la ciudad se halla el castillo de estructura cuadrangular y con robustas torres cuadradas. La del Homenaje es la más alta. La construcción conserva poco más que los muros exteriores. Es de origen árabe y con obra posterior, de los siglos XIV al XVI.

Desde el Castillo hay una gran panorámica, sobre la ciudad y sus alrededores. Aparecen los pueblos blancos, los olivares, el cercano fuerte de la Graça y hasta los edificios de Badajoz.

El entorno del Castillo es agradable, con sus callejitas de edificaciones humildes y blancas, frecuentemente ornadas con flores.

Murallas y fuertes de Elvas

Pero lo más valioso de la estructura castrense de Elvas no es el castillo sino la fortificación murada de Elvas, diseñada por el jesuita holandés Cosmander quien realizó un sistema defensivo considerado una obra maestra de la época.

La Puerta de la Esquina o de la llamada también Puerta de la Concepción, desde el interior de las murallas de Elvas, en el Alentejo. Imagen de Guiarte.com

Cosmander, cuyo nombre real era Joannes Cieremans, trabajó a las órdenes de la monarquía portuguesa adecuando las murallas medievales de la frontera del Alentejo tras la separación de Portugal de la corona de España.

A la obra de Cosmander se añadieron posteriormente los grandes fuertes externos construidos en las colinas cercanas. En la lista de la UNESCO se incluye como patrimonio Mundial tanto a los elementos castrenses urbanos como a los fuertes exteriores de Santa Luzia, de Graça, San Mamede, San Pedro y Santo Domingo.

A esa gran estructura defensiva se añadió el espectacular acueducto, esencial para mantener un largo asedio en el interior de esta ciudad que, además, contiene un gran número de cuarteles y otros edificios para funciones militares.

Detalle del interior del Fuerte de la Graça. Imagen de Guiarte.com

Aparte de conocer las murallas de la ciudad es muy recomendable acceder a fuerte de la Graça, impresionante ciudadela construida, al igual que otros fuertes para responder al desarrollo de la artillería de largo alcance.

El Fuerte de la Graça, recibe el nombre de la ermita preexistente, dedicada a Nuestra Señora de la Gracia, donde los españoles habían construido una instalación militar durante un ataque a Elvas en 1658. La zona está en una colina a algo más de 1000 metros de la ciudad. Y en el siglo XVIII los cañones ya superaban esa distancia, por lo que hubo de fortificarse con instalaciones adicionales de espectacular diseño.

PDF sobre el fuerte: http://fortegraca.aiaradc.org/wp-content/uploads/pdfs/percursos_visita_151123.pdf

El Acueducto

El acueducto de Amoreira fue construido a partir del siglo XVI para suministrar agua a la ciudad de Elvas.

El acueducto de Elvas. En él se aprecia el escudo de la ciudad, con un caballero medieval. Imagen de Guiarte.com

Se trata de una obra calificada como Monumento Nacional de Portugal y forma parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Esta extraordinaria obra une a Elvas con Amoreira, puntos separados por casi 8 kilómetros de distancia. Cuenta con unas espectaculares arquerías que alcanzan en ocasiones hasta cuatro niveles de arcadas superpuestas, para elevar el agua más de 30 metros.

El monarca portugués Juan III ordenó al arquitecto Francisco de Arruda, el inicio de los trabajos en 1537 y en 1542 llegaron las aguas al convento de San Francisco. Pero los trabajos continuaron –con altibajos- durante casi un siglo más, para ampliar el caudal y elevar el agua aún más, a fin de que alcanzase la zona del largo da Misericordia.

El acueducto a su llegada al entorno de la ciudad de Elvas. Imagen de Guiarte.com

Este acueducto ubicado en el sudoeste de la ciudad es una de las más importantes obras de arquitectura hidráulica de Portugal, con su gran estructura que abarca zona subterránea, canal al nivel del terreno y enorme construcción de robustas arcadas en las cercanías de la ciudad.

La catedral

La llamada antigua catedral de Nuestra Señora de la Asunción se halla en casco viejo de la ciudad y es un templo debido a Francisco de Arruda.

La torre de la catedral de Elvas se alza sobre la puerta principal. Guiarte.com

Arruda fue un famoso arquitecto portugués, del siglo XVI, conocido especialmente por ser autor de la Torre de Belém, en Lisboa. En Elvas participó en las construcciones defensivas y sobre todo en el espectacular acueducto.

Esta catedral, de un aire marcadamente castrense (iglesia fortaleza) se inició en 1517, abriéndose al culto dos décadas más tarde. Tiene tres naves y es de estructura gótica con detalles manuelinos. En el interior coexisten lo manuelino y lo barroco. Posee azulejerías y un gran órgano barroco. La capilla mayor, de mármol colorista es un trabajo del arquitecto barroco, José Francisco de Abreu

Capilla mayor de la catedral de Elvas. Guiarte.com

La torre del templo se alza sobre un pórtico en el que se abre la puerta principal. A destacar, como elemento bello, un pórtico manuelino lateral.

Al lado de la catedral está la casa del cabildo.

Puerta manuelina lateral en la catedral de Elvas. Guiarte.com

La catedral dejó de ser sede episcopal en 1881, cuando pasó a depender del obispado de Évora.

El largo de Santa Clara.

Detrás de la catedral hay una pequeña plaza triangular rodeada de casas de aire señorial, con varios elementos de valor.

La picota de Elvas es del siglo XVI. Guiarte.com

Es la placita más típica del lugar porque -pese a su corto tamaño- reúne elementos de diversas épocas: la picota, parte de la primera muralla árabe y una sorprendente iglesia de origen medieval.

En la zona más elevada perviven dos torres de la primitiva cerca árabe, que flanquean una de las entradas de la antigua ciudad.

En el centro está la picota, del siglo XVI, hecha de mármol. En principio, la picota se hallaba en la plaza de la República, hasta que fue desmontada en 1872. Luego, en el siglo XX, se han recuperado los restos de la columna original reconstruyéndose el resto y reponiéndose este elemento histórico en la recoleta plaza.

Azulejos de la iglesia de nuestra señora de la Consolación, antiguo convento de Dominicas. Imagen de Guiarte.com

Nuestra Señora de la Consolación

A la plaza da también la iglesia de Nuestra Señora de la Consolación, que integró parte del convento femenino de la Orden Dominicana, fundado en 1528 y demolido casi totalmente en 1888.

La iglesia sustituyó a otra medieval dedicada a la Magdalena. Es interesante. Tiene planta octogonal y un bello interior, cubierto de azulejos. Su cúpula central está apoyada en finas columnas decoradas con motivos vegetales.

La obra fue diseñada por Diogo de Torralva, otro de los activos arquitectos del Renacimiento portugués, con obra en grandes monumentos del país, desde los Jerónimos a Batalha.

Toda la capilla de las Dominicas de Elvas está recubierta de azulejos. La iglesia es una de las más especiales de la ciudad. Imagen de Guiarte.com

Otros atractivos de Elvas

Elvas es una ciudad sumamente tranquila que invita al viajero a pasear y descubrir nuevos rincones y edificios.

Elvas, un caserío blanco enmarcado por sus recias defensas militares © Municipality of Elvas Auteur : Raul Ladeira & Domingos Bucho

Es placentero acceder hasta las atalayas de sus muros y gozar con la contemplación del conjunto urbano de casas encaladas y el amplio paisaje del Alentejo, con sus olivares, viñedos y cultivos extendidos sobre la orografía ondulada.

Aparte de los puntos citados anteriormente, el turista curioso hallará una geografía de calles tortuosas y en cuesta, en la que aparecen construcciones militares, iglesias y conventos.

Entre los templos cabe destacar también el de Jesús de la Piedad, excelente iglesia barroca en las afueras de la urbe, o el de la orden tercera de los Franciscanos, con su espectacular recubrimiento interior barroco, que pone de manifiesto la opulencia del Portugal colonial.

También hallará el paseante excelentes edificios civiles como el de la Casa de la Cultura, en la plaza de la Republica, que conserva una hermosa galería del siglo XVI. Fue antigua sede municipal de la urbe. Otro edificio notable es la Cisterna del siglo XVII, a la que el viajero romántico George Borrow clasificó como la mayor del mundo.

Fuente de San Lorenzo, en Elvas, del siglo XVII. Imagen de Guiarte.com

En el paseo se hallarán también diversas fuentes. Tras la llegada del acueducto de Amoreira, en la urbe proliferaron estas, como un estallido de fiesta, pregonando el punto final a siglos de escasez.

Por último, para los amantes de los museos castrenses es conveniente visitar detenidamente los fuertes de Santa Luzia y Graça, así como el Museo Militar de Elvas (Avenida de Sao Domingos) creado en la sede del antiguo Regimiento de Infantería nº 8, que cerró como cuartel en el año 2008. Los interesados en el arte tienen (Rua Cadeia) el Museo de Arte Moderno, en un noble edificio, donde se alberga una colección de obra contemporánea portuguesa.


Volver a la Guía de Elvas