Guía de Einsiedeln

En un paisaje montañoso, en las estribaciones alpinas, y cerca de Zurich y Lucerna, Einsiedeln es la patria del mítico médico y alquimista Parecelso, pero también una ciudad de gran atractivo, asociada a los mundos del deporte y, sobre todo, de las peregrinaciones.


Una guía de Einsiedeln realizada para Guiarte.com por Tomás Alvarez, con imágenes de Guiarte.com

Información general

Información general de Einsiedeln, con datos de relevancia para el turista que visita la ciudad.

La ciudad de la peregrinación

Einsiedeln, al sur del lago de Zúrich, ocupa un lugar lleno de belleza, a unos 900 metros de altitud, en medio de un valle prealpino, rodeado por espacios singulares como el lago del Sihl y las montañas de la Suiza central.

El inmenso monasterio de Einsiedeln es un centro religioso clave de Suiza. foto: Einsiedeln-Ybrig-Zürichsee AG

Con unos 15.000 habitantes, Einsiedeln es una de las principales ciudades del cantón de Schwyz y está dominada por la inmensa abadía originaria del siglo X, que ha hecho del lugar un famoso centro de peregrinación, el más importante de Suiza.

Ante la fachada barroca del monasterio se extiende la ciudad, en un plano alargado hacia el norte y el sur, con calles en pendiente, por la propia orografía del enclave, y con edificaciones de calidad.

A la vera de la pequeña urbe se halla el lago de Sihl con unos ocho kilómetros de largo y algo más de dos de anchura máxima. Su origen es artificial y recoge las aguas del rio que lleva el mismo nombre.

La imagen de la Virgen Negra de Einsiedeln, que atrae a millones de peregrinos. Imagen de Guiarte.com

El clima es húmedo y frio pero relativamente soleado; luminosidad que contribuye a realzar la belleza del paisaje, en el que reinan las montañas cubiertas de coníferas…o de nieve. Hay buena carretera entre el lugar y Zúrich, en gran parte con doble carril. Son unos 40 kilómetros de distancia que exigen algo más de media hora de camino en automóvil. También existe línea de tren entre Zúrich y Einsiedeln.

Einsiedeln: una historia vinculada a la religión

El origen del nacimiento de la ciudad de Einsiedeln arranca de las actividades de un famoso monje medieval, san Meinrad.

La plaza ante el monasterio de Einsiedeln, en invierno. Imagen de Guiarte.com

Meinrad (Meinrado o Meginrado) era originario de Rottemburg, cerca del lago Constanza, y se formó en la abadía de Reichenau. Hacia el año 835 se retiró como ermitaño al bosque cercano a la montaña de Etzel, al sur del lago de Zúrich.

Buscando aún un espacio más retirado del mundo, el monje acabó en la profundidad de un ámbito boscoso aún más solitario, donde ahora está Einsiedeln. Allí murió en el año 861 asesinado por dos bandidos.

Numerosos ermitaños se ubicaron en el bosque en que se produjo el crimen, pero en el año 934 un clérigo de Estrasburgo, Eberhard, los agrupó en un monasterio bajo la regla benedictina, centro que puso bajo el patronazgo de la Virgen María de los Ermitaños.

Numerosos dignatarios apoyaron al centro y sus abades fueron príncipes del Sacro Imperio.

Entre los hechos notables de la historia del lugar figura también el del nacimiento de Paracelso, el famoso médico y alquimista, en un rincón apartado de Einsiedeln, una casa a la vera del Puente del Diablo, en el año 1493.

Una sencilla placa recuerda, en una casa a la entrada del Puente del Diablo (Tüfelsbrugg), que en ese enclave nació Paracelso. Imagen de Guiarte.com

En el siglo XVI, con la Reforma Protestante, hubo cierta inestabilidad. Zuinglio, impulsor de la Reforma en Suiza, predicó en Einsiedeln y criticó a las peregrinaciones, en un tiempo en el que la abadía era ya un centro de peregrinación de Centroeuropa.

A lo largo de los siglos, el monasterio ha sufrido daños por guerras y –sobre todo- incendios, alguno de los cuales devastó también a al resto de la población. Entre estos, cabe destacar los de 1029, 1226, 1465, 1500, 1577 y 1680. En el final del XVIII, con la invasión francesa, se produjo la ocupación del centro religioso y su saqueo por las tropas revolucionarias.

Entre los eventos modernos, cabe citar la visita de Juan Pablo II, en 1984

Ocio y gastronomía

Recomendaciones de ocio y gastronomía en Einsiedeln.

Mercado de Navidad en Einsiedeln, ante el Monasterio. foto: Einsiedeln-Ybrig-Zürichsee AG

Como en muchos lugares de Europa, en torno al monasterio surgió una población en la que se ubicaban los artesanos, servidores y fondas para los peregrinos…

Pero en Einsiedeln el proceso se reforzó por varias razones. Una de ellas por ser a la vez ciudad destino de peregrinación (La Virgen Negra) y ciudad de arranque de una vía peregrina (A Santiago de Compostela); a ello se añade su enclave, en medio de un paisaje propicio para el turismo de todas las estaciones del año, y en gran medida el invernal. De este modo, las fondas y tabernas de antaño son ahora excelentes establecimientos hoteleros y magníficos restaurantes, y el paisaje está surcado por numerosos itinerarios paseables, por montañas y a la vera del lago del Sihl, en tanto que la zona tiene gran atractivo para la práctica del esquí.

Esquí, para todos

El viajero que llega en invierno encuentra en las inmediaciones, al lado mismo del monasterio, puntos en los que puede practicar y aprender a esquiar, pero en las cercanías también tiene estaciones para esta práctica: Hoch Ybrig y Mythen. A ello se añade la posibilidad de uso de los trampolines de Einsiedeln

La cercanía de Zúrich, que facilita los accesos por carretera, aeropuerto y ferrocarril, así como la potencialidad económica y demográfica de esta parte del país contribuye a elevar el nivel de vida y actividad de la zona

Si el viajero busca recorridos para practicar el ciclismo o caminar, los hallará en abundancia, tanto en el entorno inmediato como accediendo a las orillas del lago Sihl, o a las montañas que circundan la zona. En la oficina de turismo de Einsiedeln se facilita un folleto detallado, con rutas.

Y museos

También se puede completar la visita religiosa con otras ofertas, la más interesante el Panorama de la Crucifixión, que es una enorme pintura de 10 metros de alto y 100 de largo, mostrada en cuadro de 100 metros de largo, presentado en torno a una superficie circular. El inmenso trabajo es de finales del siglo XIX, realizada en Múnich por varios artistas. Por desgracia, el “panorama” ardió en 1960, en el curso de unos trabajos de renovación, pero se hizo uno nuevo, por Hans Wulz y Josef Fastl. Cinco millones de peregrinos y turistas lo han visitado durante los últimos cien años.

Para los amantes de la mineralogía, el Museo de Minerales de Einsiedeln presenta más de 1200 minerales y fósiles, tanto de Suiza como del exterior, en una colección creada por Adelrich Eberlea lo largo de cuatro décadas.

En el ámbito de la cultura hay otra joyita: la biblioteca Werner Oechslin, con más de 50000 volúmenes dedicados a la arquitectura, en un edificio creado por el arquitecto Mario Botta. Edificio, entorno y contenido hacen que la visita sea recordada.

Si lo que se desea es disfrutar con los temas gastronómicos, tal vez en Suiza no puede faltar una experiencia en torno a la leche, y en este caso es interesante la experiencias del Milchmanufaktur Einsiedeln. El proyecto surge en 2009, de la mano de una asociación de familias de agricultores, apoyada por la Asociación de Desarrollo Regional de Einsiedeln, que puso en marcha una iniciativa que complementa la producción lechera local con la fabricación de quesos y la restauración. Hay visitas guiadas que permiten conocer la fabricación quesera, la degustación e incluso la fabricación quesera por los propios visitantes.

También hay un museo dedicado a la producción de panes y tortas, el Goldapfel, que está vinculado a la historia de esta panadería que lleva unos 160 años fabricando diversas especialidades,

En general, hablar de cocina suiza es hablar que quesos, quesos que se disfrutan en “fondue” o en “raclette” o en el popular “Älplermagronen” que era la comida típica pastoril, en la que se enriquecen los macarrones, patatas cebollas con queso fundido. Quesos y natas, son elementos que dan un toque especial a las mesas suizas.

La ganadería local no solo está en el origen de la leche y los quesos, sino también acaba en las mesas en forma de preparados deliciosos como el Zürigschnätzlets, una carne de ternera con una salsa que se puede acompañar del popular rosti una especie de tortilla (sin huevo, en la que la patata se fríe en mantequilla

No faltan, como en todo este ámbito cercano al sur de Alemania, las salchichas, las cervezas y los Bretzel, el típico pan trenzado. Un sencillo puesto callejero nos permite disfrutar de un dedelicioso Bratwurst.

Direcciones de interés

Algunas direcciones para el turista en Einsiedeln

No faltan peregrinos que eternizan su nombre en las piedras del suelo del entorno del monasterio de Einsiedeln. Guiarte,com

Ayuntamiento de Einsiedeln. Hauptstrasse 78. http://www.einsiedeln.ch/bezirk/wo-ist-was/rathaus

Oficina de turismo de Einsiedeln en Hauptstrasse 85:

Web de turismo de la comarca: https://www.eyz.swiss/de/

Panorama Crucifixión de Einsiedeln. Benzigerstrasse 36. http://panorama-einsiedeln.ch/

Diorama Belén. Benzigerstrasse 23.

Museo de Minerales. Benzigerstrasse 23

Manufactura lechera Einsiedeln. Alpstrasse 6. www.milchmanufaktur.ch

Goldapfel. Kronenstrasse 1. https://www.goldapfel.ch/

Biblioteca Werner Oechslim: Luegetenstrasse 11, 8840 Einsiedeln. https://www.bibliothek-oechslin.org/

Que ver en Einsiedeln

En la Guía de Einsiedeln te recomendamos las siguientes visitas:

La gran abadia

La gran abadía es el gran elemento de atracción de...

La Virgen Negra

La Virgen Negra es uno de los elementos grandes atractivos...

El paso del Etzel

Otro punto de visita recomendable es el entorno del Paso del...

Otros atractivos de Einsiedeln

La ciudad de Einsiedeln es pequeña, pero ofrece al viajero...