Qué ver

Qué ver en Denia. Recomendaciones de visitas turísticas a la ciudad y paseos interesantes en la ciudad de Denia.

El castillo

El elemento clave de la estructura urbana y de su propia historia es el castillo que ahora, derruido en gran parte por el efecto del tiempo y las guerras, sigue dominando la orografía urbana.

El Castillo destaca sobre la zona portuaria y el casco urbano de Denia. Imagen de Guiarte.com
Es un recinto que se edificó en época musulmana, sobre un cerro ya habitado en tiempos de la dominación romana, robustecido en épocas posteriores y donde perviven elementos de diferentes períodos históricos, desde el siglo XI al XVII, cuando fue reforzado por el duque de Lerma, marques de Denia.
Área, al aire libre, con restos de viviendas medievales en la llamada Vila Vella, en el interior del castillo de Denia. Imagen de Guiarte.com

La Guerra de Sucesión le resultó especialmente nefasta, pero el abandono continuó en épocas sucesivas hasta convertirse –como muchos otros edificios hispanos- en cantera de extracción de piedra para su aprovechamiento de nuevas construcciones.

Porta de la Vila, en el castillo de Denia. Siglo XII. Imagen de Guiarte.com

Felizmente, el edificio es ahora propiedad municipal y en él se van realizando labores de recuperación y mantenimiento.

Portal islámico del Baluard, en el Castillo de Denia. Imagen de Guiarte.com

En el mismo hay elementos de interés, como el Portal de la Vila, con bóveda de cañón y arcos apuntados de aire almohade; la Torre Roja; la del Consell; el Portal del Baluard, y la casa del Gobernador, que alberga ahora el Museo Arqueológico. En este, hay salas dedicadas a los hallazgos de los periodos ibérico, romano, musulmán y cristiano, testimonios de la densa historia de la zona.

Una de las torres del Castillo, en la parte inferior, ante la Ronda de las Murallas. Imagen de Guiarte.com

El patrimonio religioso

Pese a que Denia fue obispado en la antigüedad, no es muy grande la riqueza del patrimonio religioso, pero en él destacan los templos de Nuestra Sra. de la Asunción y el de San Antonio.

Torre de la Asunción, en el casco histórico de la ciudad de Denia. Imagen de Guiarte.com

La iglesia de la Asunción, en la plaza de la Constitución, es del siglo XVIII, pero el edificio quedó muy dañado en la Guerra de la Independencia y tuvo que ser reconstruido. Otro momento duro para este monumento fue la Guerra Civil de 1936, cuando perdió prácticamente todo su patrimonio mueble.

Lo más antiguo que pervive en el interior son los frescos de las pechinas de la cúpula, del siglo XVIII.

La fachada principal es austera; en la misma aparecen dos accesos, el principal con una entrada barroca. La iglesia tiene planta de cruz latina con nave de cuatro tramos, y bóveda de cañón. Las capillas laterales están rematadas con cúpulas. En su estructura destaca la gran cúpula del crucero.

Interior del templo de la Asunción, en Denia. Imagen de Guiarte.com

Otro templo del lugar es el de San Antonio de Padua, en una recoleta plaza bellamente urbanizada; edificio de una estructura similar a la del de la Asunción, si bien la portada resulta más airosa.

Es una edificación originaria del silo XVI, cuando se instalaron en la ciudad los Recoletos de San Francisco. Sobre la puerta de entrada, en una hornacina aparece el santo titular del convento.

Portada de la iglesia de San Antonio, en una plaza de Denia tranquila y con encanto. Imagen de Guiarte.com

En pleno casco histórico, en la calle de Loreto, está el convento de las Agustinas. Es de clausura, no visitable salvo la iglesia, abierta por la mañana en horario de misas. Se trata de un edificio sumamente austero. En el interior de la iglesia, de cruz latina, está el retablo de la Santísima Sangre.

La “Santísima Sangre” es la patrona de Denia. La devoción tomó gran predicamento en los inicios del siglo XVII, cuando la ciudad sufrió una epidemia del cólera. Se celebró entonces una gran procesión del Cristo de la Sangre por la ciudad, ceremonia que corto “milagrosamente” aquel azote.

En honor de la Santísima Sangre se celebran las fiestas mayores de la ciudad.

Las playas de Denia

La mayoría de los visitantes de Denia son atraídos por las playas. Las hay excelentes no solo en la ciudad, sino también en los alrededores.

El entorno playero de Denia está claramente diferenciado por la zona portuaria.

La zona de playas de Denia se divide en dos por el Puerto. Imagen del Portet, desde lo alto del Castillo. Imagen de Guiarte.com

Al norte del puerto se extienden buenas playas de arena dorada a lo largo de una decena de kilómetros. Hay cinco playas que están calificadas con bandera azul(2018): els Molins, les Bovetes, les Marines y Punta Raset.

Al sur de la última citada se abre la zona portuaria, bastante activa y donde se halla oferta de ocio, restauración, alquiler de barcos, pequeños viajes, escuelas y deportes náuticos, etc. Hacia el sur la costa se torna rocosa y abrupta a medida que nos acercamos al cabo de San Antonio. Es el ámbito de Les Rotes.

Las playas de mejor arena están al norte del puerto de Denia. Playa de Les Marines. Imagen de Guiarte.com

La primera de las playas de esta zona, al lado del puerto, es la de Marineta Casiana, aún con arena, pero luego aparecen las calas rocosas de El Trampolí, la Punta Negra y Arenetes, bellas y con aguas limpias. Buena zona para los que aman el submarinismo.

En el entorno de les Rotes hay senderos para el excursionismo, uno de los más conocidos es la de la Cova Tallada, gruta al nivel del mar de la que se extraía piedra para la construcción desde la época musulmana. La ruta es bella, pero hay que avanzar con cuidado porque está al borde de los acantilados.

Cabo de San Antonio

Al sur de Denia se halla el Cabo de San Antonio, un enclave de gran belleza y riqueza natural.

En torno al Faro de San Antonio hay varios miradores sobre la costa y el Mediterráneo. Imagen de Guiarte.com

El Cabo se halla incluido en el Parque Natural del Macizo del Montgó, y su entorno marino se integra en una reserva natural marina.

En el extremo oriental del cabo se alza un faro, junto a un excelente mirador que permite contemplar la bahía de Jávea hacia el sur y el Golfo de Valencia hacia el norte, así como el imponente macizo del Montgó, que supera los 750 metros de altura.

La bahia de Jávea y -entre las nubes- la cima del Montgó. Imagen de Guiarte-com

Desde el mar, la vista es de gran belleza, dado que el faro se alza en la cima de unos farallones verticales que se elevan a 150 metros de altura.

Es un territorio de abundante flora, tanto en el ámbito del parque terrestre como en el marítimo. También hay una interesante avifauna: cormoranes, halcones, águilas y gaviotas…

El territorio del Cabo y del Montgó posee una enorme variedad de especies de fauna y flora. Imagen de Guiarte.com

En el pasado, había en las laderas una activa explotación agraria -higueras, olivares, viñedos y almendros- pero esa actividad primaria está en franco declive. Aún se pueden ver en el entorno los molinos de viento, originarios del XIV los más antiguos, donde los campesinos de Jávea molturaban el cereal. Hoy son sólo elementos etnográficos que dan personalidad y atractivo al paseo por la zona.

Otros atractivos

Denia ofrece numerosos atractivos más al viajero.

En el ámbito de los Museos, Denia ofrece en primer lugar el Arqueológico, en el recinto del Castillo, muy útil para conocer la historia del lugar desde tiempos prerromanos.

Ánfora de vino, del siglo I, en el Museo Arqueológico de Denia. Imagen de Guiarte.com

El Museo del Juguete (Calle Calderón, 2) está vinculado a la industria juguetera local. Presenta una gran colección de Juguetes de metal y de madera, básicamente del siglo XX.

El Museo Etnológico (Calle Cavallers 1) refleja la sociedad de Denia en el XIX y nos descubre en especial el comercio internacional de la pasa, que fue una actividad que impulsó la riqueza de la zona hasta que la filoxera arruinó aquella economía local.

El Túnel del Castillo es una obra de los tiempos de la Guerra Civil española, realizado como refugio ante las bombas de la aviación franquista.

El Túnel de Denia es a la par un elemento de comunicación y un recinto que conecta con la historia y la personalidad de la urbe. Imagen de Guiarte.com
Comunica el norte y sur de la colina rocosa sobre la que se asienta la gran fortaleza. Está rehabilitado y es en la actualidad un curioso elemento que da personalidad al casco antiguo.


Volver a la Guía de Denia