Guía de Denia

Denia: Un don del Mediterráneo

Con algo más de 40.000 habitantes, a la vera del Mediterráneo y en un enclave de enorme belleza, se asienta Denia, una ciudad de notable historia que antaño fue incluso cabeza de un pequeño reino medieval.

Denia es una de las ciudades costeras del Mediterráneo español con encanto. A su espectacular belleza paisajística une un clima dulce y una gastronomía envidiable. La ciudad se integra en la red mundial de ciudades creativas de la UNESCO, precisamente por la calidad y creatividad de su gastronomía.

Una guía de Denia escrita para Guiarte.com por Tomás Álvarez. Fotografías de Guiarte.com

Información general

Información general y datos de relevancia interesantes para los turistas que se acercan a la ciudad de Denia.

La ciudad

Los dioses fueron generosos con este rincón de la Península Ibérica, pues a una tierra fértil, de clima agradable, unieron una geografía que une el vigor de las montañas y el azul del mar.

Puerta de la Vila, en el castillo de Denia, desde el interior de la fortaleza. Imagen de Guiarte.com

Se ubica Denia en la comarca de la Marina Alta, al norte del Cabo de San Antonio. Pertenece a la provincia de Alicante y está a unos 90 kilómetros de la capital alicantina y a un centenar de la de Valencia.

La urbe se halla en una zona especialmente fértil, al norte del Montgó, un soberbio macizo al lado del mar, que alcanza una altitud de 750 metros. Al norte de la misma está el Pla de Denia (Llano de Denia), surcado por el rio Girona. Este espacio es propicio para la agricultura por su abundancia de agua y fertilidad. La confluencia del Pla con el mar es suave, sucediéndose las playas de arena dorada.

Monumento de Denia a la climatología benigna de la ciudad, representada por una joven mujer, en medio de una vegetación tropical. Guiarte.com

La climatología local es benigna, con unos 20 grados Celsius de media anual. En la propia urbe, al lado de la explanada de Cervantes se ha elevado un monumento a esta climatología tan atractiva, representado por una joven mujer, en medio de una vegetación tropical.

Denia es un núcleo de gran actividad turística, en un territorio relativamente verdeante, pues no en vano se halla en unos de los lugares de mayor pluviometría de la Comunidad Valenciana.

El puerto, y el Montgó. Dos atractivos de Denia. Imagn de Guiarte.com

El centro neurálgico es el castillo, derruido por el paso de los conflictos bélicos y del tiempo, y donde se hallan vestigios de las ciudades romana, musulmana y cristiana. En torno a él se desarrolla el casco antiguo, ante el cual se abre un moderno puerto.

Entre el casco histórico y la zona portuaria se extiende un excelente paseo de palmeras que lleva el nombre de Cervantes. Es un recuerdo al gran escritor, quien desembarcó aquí a su regreso del cautiverio de Argel. Era el año 1580, cuando Denia estaba en una de sus épocas de esplendor.

La popular explanada de Cervantes, recuerda el paso del novelista por la ciudad, al regreso del cautiverio de Argel. Imagen de Guiarte.com

Al norte de la población se suceden las urbanizaciones turísticas, alineadas ante sucesivas playas. Hacia el sur, la costa es más abrupta, culminando en el emblemático Cabo de San Antonio, donde los acantilados alcanzan hasta los 150 metros de altura. Este punto tiene gran interés natural y turístico: es un extraordinario mirador, desde el que se puede llegar a ver, en días claros, la costa ibicenca.

La historia

Denia es una ciudad de rica historia, en un enclave y estratégico dentro de la Península Ibérica, a la vera del mar.

La ciudad –que recibe el nombre de Diana, divinidad romana- fue base naval del imperio romano; gozó entonces de un importante desarrollo que continuó en tiempos visigóticos, cuando fue sede episcopal.

Armas medievales en la torre del Consell del castillo de Denia. Imagen de Guiarte.com

La cima de su poderío llegaría en la época musulmana. En el siglo XI fue capital de un reino que no solo dominaba las tierras de su entorno peninsular sino las Islas Baleares. En su momento más álgido organizó una gran expedición marítima para controlar Cerdeña, Tras un primer éxito, el papado movilizó a las flotas de Pisa y Génova que lograron detener a los denienses.

El reino de Denia acabaría derrotado por el de Zaragoza. Esta derrota y la conquista cristiana supusieron dos golpes que hicieron retroceder la demografía y el poder de la ciudad. A partir del tramo final de la Edad Media recobraría brillo cuando fue cabeza de un marquesado, estrechamente vinculado a la monarquía de los Reyes Católicos y de otros sucesivos monarcas hispanos.

Un nuevo golpe económico afectó a la ciudad cuando se produjo la expulsión de los moriscos, en 1609, hecho que no sólo debilitó la demografía, sino el rendimiento económico de los territorios del antiguo reino de Valencia. Se calcula que por el puerto de Denia salieron entonces hacia el norte de África más de 20.000 expulsados.

Torre Roja, siglo XV, en el castillo de Denia. Imagen de Guiarte.com

El pintor Vicente Mestre dejó constancia del hecho en una pintura (hecha en 1613) en la que aparece la fortaleza imponente de Denia, de la que era titular el propio Duque de Lerma impulsor de la medida contra los moriscos. Curiosamente, en la pintura aparecen escenas de bailes y competiciones deportivas, como si de una fiesta se tratara, cuando se conoce por los escritores de la época el carácter doloroso de la expatriación.

La expulsión de los moriscos por el puerto de Denia, según un cuadro de la época. Cuadro de Vicente Mestre,

Las guerras de Sucesión y de la Independencia fueron nuevos reveses que dañaron la ciudad y su patrimonio. En el siglo XIX comenzaría una época de recuperación al amparo de las actividades comerciales. En pleno resurgimiento apareció otro peligro: la plaga de la Filoxera, insecto que destruyó los viñedos. Llegó en torno a 1870, procedente de las explotaciones vinícolas francesas y destrozó un gran negocio: la exportación de pasas de Denia, conocidas en todo el mundo y muy populares especialmente en el ámbito británico. Los nuevos cultivo de viñedos nunca restauraron el prestigio de aquella producción emblemática local.

El desarrollo habría de proseguir en la segunda mitad del siglo XX por el auge del turismo hacia estas costas. Los negocios prosperaron y millares de personas de todo el mundo acabaran eligiendo la ciudad como su nuevo hogar. En torno a un 30 por ciento de los habitantes de Denia son actualmente originarios de otros países.

Direcciones de interés

Direcciones y datos importantes para el turista en Denia

La pintoresca calle de San Francisco, punto de acceso a la Porta de la Vila, del castillo de Denia. Imagen de Guiarte.com

Ayuntamiento de Denia:

Plaza de la Constitución, 1

http://www.denia.es

Oficinas de Turismo:

Oficina Pl. Oculista Buigues 9. Email: denia@touristinfo.net

Oficina Pl. Consell. Email: deniaconsell@touristinfo.net

Centro de interpretación del Parque Natural del Montgó:

C/. San Joan, nº1, Finca "Bosc de Diana", 03700 Denia, Alicante

http://www.parquesnaturales.gva.es/web/pn-el-montgo

Denia ciudad creativa gastronómica:

https://deniacreative.city/

Museo del Juguete:

Calle Calderón 2.

Museo Arqueológico:

Interior del Castillo. Casa del Gobernador

Museo Etnológico:

C/Cavallers, nº 1.

Conexiones ruta marítima entre Denia y Baleares:

https://www.balearia.com/es/rutas-y-horarios

Ocio y gastronomía

Tradicionalmente, Denia ha tenido prestigio por su gastronomía, en la que se unen los productos del Mediterráneo y de su fértil entorno agrario. Ese prestigio continúa en la actualidad..

Atardecer en el Portet, con los puestos de los hippies. Imagen de Guiarte.com

En el lugar afirman que hay más de tres centenares de establecimientos de restauración, y algunos de ellos, como el de Quique Dacosta, aparece en prestigiosas guías internacionales. La población ha sido incluida por la UNESCO en la red de ciudades creativas precisamente por la gastronomía.

Arroz y mar. Este es el binomio que sostiene la fama gastronómica de Denia; un arroz que se cocina de maravilla en todo el frente mediterráneo de la Comunidad Valenciana, y un mar que aporta esenciales elementos a las cocinas locales. Una visita al Mercado Municipal de Denia o a su Lonja de Pescado, frente al muelle pesquero, nos lo recuerdan.

El producto estrella es la gamba roja, conocida así por su tono rojizo y su excelente sabor. Es un producto caro y mítico que reina en la gastronomía del lugar. Junto a ella es proverbial el manejo de los arroces, en especial el arroz a banda.

La popular calle Loreto, y Marqués de Campo, son puntos de gran interés.para las compras. Imagen de Guiarte.com

También son excelentes los suquets de peix, una venturosa alianza de distintos pescados de la zona.

Restaurantes, los hay para todos los gustos. Abundan en el frente marítimo de la ciudad pero también en el entorno de las calles de Marques de Campo y Loreto y también en las cercanías de las playas, incluida la zona de Les Rotes.

Cocina local, internacional, de países exóticos… y para todos los precios, desde los de alta gama, como los más sencillos. Los nombres son innumerables: Quique Dacosta, BonAmb, el Faralló, Bruno Ruiz, Pekado Mortal… Hay experiencias gastronómicas para contar, algunas a precios bajos, como el almuerzo en Els Paeller´s, en los caminos de marjalería hacia Verger, donde solo ponen paella hecha a leña, junto con un plato de tomate de la zona y un esgarrat (pimiento y bacalao), en un ambiente divertido y regional, con el Montgó de fondo, en medio de las huertas y bajo un árbol venerable. Una experiencia.

Es posible encontrar lugares como este,Els Paellers, donde preparan los arroces a leña, y ante el espectador. Imagen de Guiarte.com

¿Qué recuerdo nos podemos llevar de Denia? Los lugareños dicen que el sabor de las gambas rojas.

Para comprar, hay multitud de tiendas de ropa. La avenida del Marques de Campo es un gran centro comercial articulado en torno a las umbrosas aceras. Esa arteria comercial se complementa con la Calle Diana y las trasversales que nos conducen hasta la plaza Constitución, y hacia Loreto.

Si se mira en los puestos de los Hippies, en la zona del puerto, tal vez encontremos también objetos artesanales con gracia.

Las calles del centro histórico están llenas de tierndas con productos sugerentes. Imagen de Guiarte.com

La zona del puerto es otro punto excelente para la restauración, el ocio y el turismo. El ámbito portuario se ha desarrollado en las últimas décadas. Cuenta con excelentes instalaciones tanto para el amarre como para el transporte de viajeros hacia destinos costeros cercanos, así como hacia las islas Baleares.

En el muelle de Ribera, delante de la explanada de Cervantes, el turista puede hallar embarcaciones que le llevan hacia los entornos inmediatos y rodean el Cabo San Antonio. También hay ofertas para conocer la reserva marina y los cabos y cuevas costeras. En el Portet, se acumula la oferta de ocio.

La estación marítima de Denia, gestionada por Balearia, es el punto de salida y llegada de los barcos con destino a las Baleares. La naviera ofrece la posibilidad de viajar a Mallorca, Ibiza y Formentera.

Puerta de la Vila, en el castillo de Denia, desde el interior de la fortaleza. Imagen de Guiarte.com

Y el senderismo.

Con el Montgó como icono y gran atractivo, el senderismo es una opción excelente para quienes quieran unir le estancia en la costa con el esfuerzo físico. Las rutas son duras por lo que se recomienda llevar calzado apropiado y abundante agua, puesto que no hay fuentes en la montaña. Ir con protección solar porque en muchos tramos apenas hay sombra.

En la oficina de Turismo informan de las distintas alternativas. Elegir una adecuada a las condiciones físicas personales, pues la montaña ofrece opciones duras. Más información:

http://www.parquesnaturales.gva.es/es/web/pn-el-montgo/planea-tu-visita

http://www.denia.net/parque-natural-montgo

Respecto a festividades, destacan las celebraciones en honor de la “Santísima Sangre”, en la primera quincena de julio, que aparte de lo religioso presenta un programa lúdico importante en el que no faltan los “Bous a la mar”, Toros al mar.

Monumento a la fiesta de Bous a la mar, en Denia. Imagen de Guiarte.com
Se trata de un encierro de vaquillas que arranca en la parte alta del pueblo para concluir frente al puerto, donde está instalada la “plaza de toros”. La “particularidad” del evento consiste en que la plaza está abierta hacia la parte marítima y en las carreras es habitual que tanto los mozos y mozas como de los astados acaben disfrutando de un chapuzón festivo y refrescante en el mar. Los Bous a la mar son Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Carnavales, fallas, desfiles de moros y cristianos… el calendario festivo de Denia es intenso, divertido y colorista.

Que ver en Denia

En la Guía de Denia te recomendamos las siguientes visitas:

El castillo

El elemento clave de la estructura urbana y de su propia...

El patrimonio religioso

Pese a que Denia fue obispado en la antigüedad, no es muy...

Las playas de Denia

La mayoría de los visitantes de Denia son atraídos por las...

Cabo de San Antonio

Al sur de Denia se halla el Cabo de San Antonio, un enclave...

Otros atractivos

Denia ofrece numerosos atractivos más al viajero.