Qué ver en Cuenca

Visitas y monumentos y otras cosas que hay que ver en Cuenca

El patrimonio

El patrimonio de Cuenca es importante, aunque no grandioso.

En la parte alta de la ciudad perduran los restos del castillo. Foto guiarte. Copyright

En sus museos se pueden hallar desde interesantes piezas romanas hasta excelentes obras de los artistas españoles del siglo XX. En sus viejas calles aparecen diseminadas iglesias y conventos en los que abundan diversos estilos.

Cuenca posee algo de románico, gótico y un sorprendente barroco.

Pero Cuenca encierra además el encanto de una ciudad llena de bellos rincones, donde se aúna la construcción popular sencilla con los nobles edificios civiles o religiosos, para formar una mezcla atractiva.

Cuenca –ciudad paisaje- no brilla por edificios notorios, sino por el conjunto urbano.  

La catedral

Es el edificio más notable de Cuenca, iniciado en el final del período románico, siglo XII, y aún sin acabar.

Portada de la catedral de Cuenca. Foto guiarte. Copyright

Hay obra del XIV, del XV, del XVI, del XVIII (el Transparente situado tras el altar Mayor) y hasta del siglo XX, al que corresponde la fachada actual, que suplantó a una anterior del siglo XVIII. Esta fachada es del arquitecto Vicente Lampérez.

Lo más valioso es el altar mayor, la sala capitular y la excelente rejería.

En dependencias anejas, el palacio Episcopal, está el museo Diocesano, con obras de interés, especialmente del Greco, y algunas tablas atribuidas a Juan de Borgoña.  

Casas Colgadas

La hoz del Huécar es atractiva en general. Sobre ella se muestran tres de las múltiples casas colgadas que hubo antaño.

Las populares Casas Colgadas de Cuenca. Foto guiarte. Copyright

Todas cayeron bajo la piqueta destructora en el siglo XIX, salvo estas tres que compró el ayuntamiento para evitar el destrozo absoluto

Están sumamente restauradas, aunque tienen origen medieval. En el interior se alberga un interesante museo de arte moderno, con obra de Tapies, Chillida, etc. El motor del museo fue Fernando Zóbel.

La portada interior es renacentista y corresponde a un palacio de Villarejo de Peñuela, ubicado allí para más gloria de estas casas, en las que alguna vez se hospedaron familias reales, en la Edad Media.  

El ayuntamiento

Este curioso edificio de Cuenca se abre en tres arcadas barroquizantes sobre la bella plaza Mayor.

Imagen del ayuntamiento conquense. Foto guiarte. Copyright

Fue proyectado por el arquitecto Jaime Bort, en los inicios del XVIII.

Excelente fachada de piedra, con un medallón que alude a Carlos III. Sobre los soportales que dan acceso a la plaza está el mismo Salón de Sesiones Municipales.  

Convento de San Pablo

Es un notable edificio levantado en los inicios del siglo XVI como convento de los dominicos, realzado por su ubicación en una mole rocosa.

La poderosa imagen del Convento de San Pablo, sobre un roquedo. Foto guiarte.Copyright

Un magnífico puente de piedra, del siglo XVI, superaba la hoz del Huécar para unir San Pablo a la ciudad; destruido por la incuria en el final del siglo XIX y reemplazado por un vulgar puente de hierro que afea el entorno y quita monumentalidad de piedra a Cuenca.

Tiene el convento una iglesia del gótico final, con portada barroquizante, de 1757.

El edificio alberga a un buen parador de Turismo.  

San Pedro

Una original construcción situada en la parte alta de Cuenca, junto al edificio de Carmelitas, la Inquisición y el Castillo, en la pequeña plazoleta del Trabuco.

Exterior de la iglesia de San Pedro. Foto guiarte. Copyright

Es de origen románico y resulta atractivo desde el exterior por su poderosa forma octogonal. Junta elementos de diversas épocas: portada barroca, artesonados mudéjares, etc.

El exterior aparenta originalidad y sencillez. El interior es sugerente, un espacio circular cupulado.  

Carmelitas

Edificio del siglo XVII, sede de una comunidad de carmelitas descalzos; casona de sabor antiguo, ubicada en un rincón magnífico.

El sencillo aspecto exterior de la portada conventual. Foto guiarte. Copyright

Tiene sencilla portada y un claustro recoleto

Está en un enclave atractivo. El conjunto lo componen también las ruinas del viejo castillo, la casa del Santo Oficio y la iglesia de San Pedro.

El castillo es de origen árabe y ocupaba toda esta zona. La sede de la Inquisición es un edificio más grande que grandioso, de una concepción escurialense. Actualmente es sede del Archivo Histórico Provincial.  

Las Angustias de Cuenca

Se trata de una pequeña iglesia con encanto, arracimada al barranco del Júcar, a la que se accede por un hermoso y empinado paseo.

La recoleta imagen de la ermita de la Virgen de las Angustias. Foto guiarte. Copyright

Se dedica a la Virgen de las Angustias, patrona de la diócesis, y cuenta con notable arraigo popular. El edificio es del siglo XVII. Tiene belleza su portada, con una humilde espadaña que recuerda modelos gallegos. Obra diseñada en 1756 por Martín de Aldehuela.  

San Miguel

Sobre los cantiles que caen hacia el Júcar se asoma otra de las iglesias de la ciudad de Cuenca.

San Miguel. Foto guiarte. Copyright

Es bella desde la zona del cauce del río y también desde una posición más elevada, a la que se accede desde la Plaza Mayor

El edificio es de origen románico, siglo XIII, época de la que conserva un ábside. La mayor parte del templo data del XVIII. Tiene artesonado mudéjar.

Es una sala de conciertos y un lugar bello para contemplar desde lo alto la hoz del Júcar, y las moles de La Merced y el Seminario.  

Torre Mangana

Un auténtico símbolo de la ciudad. Destaca sobre una zona elevada, en la que se alzaba un alcázar en el periodo árabe, cuyos muros aún son visibles en el entorno.

Sobre ruinas de diversas épocas se alza la popular Torre Mangana. Foto guiarte. Copyright

Pudiera ser su origen un viejo minarete una y otra vez restaurado, hasta adquirir el aspecto actual un tanto de torre toscana. La última restauración es de 1968.

Ocupa un espacio desangelado y desaprovechado, junto con un maltratado monumento a la Constitución, de Gustavo Torner. Todo en esta zona necesita inversión y cultura.  

Plaza de La Merced

Es uno de los puntos más evocadores de Cuenca. Diminuto enclave donde se ubican varios edificios tradicionales junto al dinámico Museo de la Ciencia.

Las fachadas de La Merced son todas bellas. Foto guiarte. Copyright

En la placita se dan cita excelentes obras barrocas: la iglesia y el convento de la Merced y el seminario Mayor de San Julián, magnífico edificio aunque necesitado de restauración.

El convento de la Merced se edificó en el XVIII sobre el antiguo palacio de los Hurtado de Mendoza. En la misma época se hizo el seminario, siguiendo el trazado del arquitecto valenciano fray Vicente Sevilla. Interesante la portada de la placita y también la que recae en la calle lateral.  

Hoces

La ciudad vieja se enmarca por las hoces del Júcar y el Huécar, que forman unos bellos paisajes de altivas paredes que rodean a ambas corrientes.

Sobre los cantiles de la hoz del Júcar asoma la iglesia de San Miguel. Foto guiarte. Copyright

Además de las vistas magníficas de la ciudad, existen en torno a ambas hoces zonas de playa fluvial y algunas recoletas edificaciones.

Sendas rondas, del Huécar y del Júcar, constituyen arterias excelentes para gozar de un paseo lleno de encanto.

Un excelente lugar para contemplar ambas hoces, desde lo alto, es la zona del barrio del Castillo, en la parte cimera de la ciudad vieja.  

Otros elementos de interés

Además cabe recomendar la visita a el Museo de Cuenca, el Museo de las Ciencias, San Antón, la iglesia de la Virgen de la Cruz y la Casa de las Recogidas.

Templo de la Virgen de la Luz. Foto guiarte. Copyright

Además de los museos citados ya cabe recomendar el Museo de Cuenca, cercano a la catedral, calle Obispo Valero. Alberga una excelente colección de materiales romanos, en especial de Segóbriga y Valeria

El museo de las Ciencias de Castilla-la Mancha, en la recoleta Plaza de la Merced. Es un bello lugar para aventurarse por asuntos de la ciencia y en el conocimiento de la Comunidad Autónoma.

En la parte baja de la ciudad hay un enclave de valor artístico, en el que se acumula el Puente de San Antón, de origen medieval, aunque reconstruido, y que fue el habitual paso del Júcar para los conquenses. A su lado esta la magnífica iglesia de la Virgen de la Luz, del XVIII. Al otro lado se halla la fachada de la Casa de las Recogidas, neoclásica.  

Volver a la Guía de Cuenca