Museo de Unterlinden

Este museo es sin duda el primer atractivo artístico de la ciudad francesa de Colmar.
El Museo de Unterlinden. Imagen de Guiarte.com

Se halla instalado en un antiguo convento de Dominicas fundado en el siglo XIII, que cuenta con un claustro gótico considerado como el mejor de la región.

El Museo, que está en un proceso de reforma y ampliación (2015) está gerenciado por la Société Schongauer y ocupa un edificio gótico erigido a partir de 1262, una de cuyas dependencias más bellas es la capilla, de una sola nave y bello ábside, donde se halla el famosísimo retablo de Issenheim, pintado en los inicios del siglo XVI por Mathias Grünewald para decorar una capilla conventual de Issenheim (20 kilómetros al sur de Colmar).


Los diez cuadros de Grünewald son magistrales. El pintor dejó una crucifixión impresionante, donde asombran los gestos de dolor, las tonalidades lumínicas y numerosos detalles, entre los cuales está el dolorido aspecto de la carne de Cristo.

El retablo de Issenheim, pintado por Mathias Grünewald, gran joya del Unterlinden.

Esta crucifixión de Mathias Grünewald ha colocado al pintor como uno de los más destacados del arte religioso europeo y mundial de todos los tiempos.

Pero junto a este famoso icono del arte, hay que precisar que el Unterlinden atesora otras excelentes piezas de los siglos XV y XVI, una época de inusitado desarrollo económico y cultural en el valle del Rin.

Unos 300.000 visitantes acuden cada año a este centro, que expone excelentes muestras artísticas de la Edad Media y el Renacimiento, además de elementos arqueológicos y etnográficos, en dos plantas y un sótano.

> > Volver a la guía de Colmar