la historia

Colmar tuvo una importancia notable en el medievo, cuando el comercio impulsó su desarrollo.
En el antiguo edificio de las aduanas, Koïfhus, se reunían los representantes de la Decápolis alsaciana. Imagen de Guiarte.com

El primer documento que cita a Colmar es del siglo IX, como centro vinculado a la abadía de Munster, pero a partir del siglo XII inicia un fuerte desarrollo, que se traduce en el surgimiento de ricas dinastías burguesas y la ubicación en la ciudad de diversas órdenes religiosas, como los franciscanos, los agustinos y dominicos.

Fue una ciudad fuertemente vinculada a la cultura germánica que se insertó en la Decápolis, asociación de ciudades imperiales del territorio de Alsacia, gozando de una Edad de Oro en los siglos XV y XVI. 
Pero al estar en el disputado valle del Rin la población ha padecido reiteradamente conflictos de todo tipo.

Durante la época de la Reforma, la Guerra de los Treinta años, la época revolucionaria, y la última Guerra Mundial pasó por duros momentos, que contrastan con su aire pacífico y provinciano.

Particularmente dañino fue el conflicto de los Treinta Años, que la vinculó a Francia y le hizo perder sus privilegios y dinamismo comercial.

En 1870 volvió a pasar al control germánico, pasando a ser de nuevo francesa en 1918. Aun volvería a ser alemana durante un tiempo en la II Guerra Mundial.

Hoy la ciudad, en el departamento del Alto Rin, es una urbe tranquila, burguesa y de excelente calidad de vida, con vocación comercial y turística.

Información general de Colmar

> > Volver a la guía de Colmar