Qué ver en Chartres

Visitas y monumentos y otras cosas que hay que ver en Chartres
En "Qué ver"

El patrimonio de Chartres

En torno al río Eure está la ciudad baja. Desde la ribera hasta la zona de la catedral se desarrolla una teoría de callejas donde aún se hallan antiguas edificaciones, alguna originaria del siglo XII.

Partada sur de la catedral de Chartres. guiarte.

En la parte baja aún el nombre de las calles recuerda las antiguas actividades artesanales. Se han reconstruido viejos molinos y lavaderos. Desde la orilla del Eure se tienen hermosas vistas de la ciudad.

La zona inferior se une a la parte superior por calles inclinadas, rampas y escaleras, les tertres,

Aparte de la catedral, Chartres conserva otras iglesias de valor, en especial la de Saint-Pierre. Un recorrido recomendable será el de bajar desde la acrópolis donde se halla la catedral hasta la iglesia de Saint-André, un poco más al norte y a la vera del río, para descender hasta el sur y hallar la magnífica iglesia abacial de Saint-Pierre, retornando por las viejas calles hacia el entorno catedralicio.

La catedral de Chartres

Cuando el viajero se acerca por la explanada hacia la grandiosa fachada sur, se halla ante un conjunto extraño en el que se mezclan vigorosamente formas góticas y románicas.

Portada de la catedral de Chartres. guiarte.

Es el resultado de una permanente lucha del hombre por mantener un grandioso conjunto dedicado especialmente a la Virgen María.

El edificio románico, construido a partir de 1134 ya tenía una notable belleza. Pero tuvo problemas la cimentación. Originariamente estaban las torres más avanzadas que la triple portada, pero los problema aludidos obligaron a desmontar ésta, piedra a piedra, y reedificarla unos metros más adelante, a la altura de las torres. Por ello toda esa fachada tiene cierta imagen plana.

Poco después de terminada la obra, el edificio ardió. Era el año 1194, y el obispo inmediatamente removió las fuerzas de aquella vigorosa cristiandad para reedificar el templo en treinta años.

De esta manera, se pueden distinguir partes de distintas épocas. En la cripta aún hay un muro galoromano; la generalidad de la cripta es románica, y en la fachada sur hay gran parte románica y el resto gótico.

En la fachada se distingue perfectamente esta transición. La Portada Real, con sus magníficas esculturas, es románica, igual que la torre más sureña, de 103 metros de altura; el rosetón es ya del siglo XIII y en la torre de la izquierda hay obra de distinta época, aunque el remate final –de gótico florido- corresponde al siglo XVI. Esta torre alcanza 112 metros.

El fragmento de Notre Dame de la Belle Verrière, destaca por su luminosidad. guiarte.
El maestro que organizó la Portada Real había trabajado en Saint-Denís para el poderosos abad Suger. La estatuaria del maestro está en la puerta central.

Sobresalen sus magníficas estatuas de reyes y reinas y el vigoroso Cristo.

El interior es bellísimo, especialmente cuando el día es luminoso. Al avanzar por la nave central el viajero queda sumido en un inmenso goce de belleza, y a medida que se acerca al crucero siente como van evolucionando las medidas del templo y los juegos de perspectivas.

Esa imagen de ascensión en el goce estético y espiritual viene realzada por el propio desnivel del suelo, creciente en altitud hasta la cabecera.

En el siglo IX, Carlos el Calvo regaló a Chartres una reliquia especial: la túnica que llevaba la Virgen María el día de la Anunciación. En 1194, cuando los pasmados hombres de la ciudad removían los escombros después del incendio, hallaron la túnica intacta, en la cripta. Aquel hallazgo les dio vigor para emprender una nueva construcción. Si hasta entonces, las iglesias se dedicaban a los santos, Chartres dedicó totalmente su gran templo a la Virgen. 175 representaciones de la Virgen se hallan en el lugar.

El interior, de tres naves, con magnifico y amplísimo crucero, tiene unas notabilísimas vidrieras, gran parte de ellas de los siglos XII y XIII. Destaca la gama de los azules.

Entre las vidrieras destaca la de Notre-Dame-de-la-belle-Verrière, ubicada junto a la portada Sur, en el primer conjunto en dirección hacia la girola.

Tiene el templo 130 metros de largo, la nave principal tiene 16,4 metros de ancha y su altura es de 37,5 metros. El conjunto presentó importantes innovaciones en el gótico, especialmente en materia de bóvedas y arbotantes. En Chartres nació el gótico lanceolado.

Otros monumentos y museos

Existen además otros edificios de interés para el visitante de Chartres.

Otras iglesias

Sobresale la iglesia de San Pedro, antigua abadía, del siglo XIII con excelente estructura y buenas vidrieras del siglo XIV. También es interesante San Andrés, del XII y transformada en un centro de exposiciones.

Arquitectura tradicional

La ciudad vieja cuenta con alguna bellas casas antiguas, una de ellas la Maison du Saumon, cercana a la catedral, con interesante estructura de madera esculpida, del siglo XVI. También se hallan algunas casas interesantes en las calles Chantault y Ecuyers

Museos

Al lado de la catedral, en el palacio episcopal, está el museo de Bellas Artes, con obras de arte antiguas y modernas, entre ellas de Zurbarán y Vlaminck.

También cercano a la catedral, en un edificio del siglo XIII, se halla en Centro Internacional de la Vidriera, donde se presentan exposiciones y conferencias sobre esta temática.

Otros puntos de visita son el museo de la Agricultura, la curiosa casa Picassiette(arte naïf) y el museo local de Arqueología.

Volver a la Guía de Chartres