Castrojeríz

En lo alto del cerro de Castrojeriz perviven los restos de un castillo que tuvo ante sus muros a las huestes romanas, visigóticas, árabes y cristianas, pero que –sobre todo- ha visto pasar a millones de peregrinos que, desde toda Europa, caminaban hacia Santiago de Compostela.

Desde aquella cima, el pueblo ha ido acercándose al valle, sin perder esa imagen de lugar definido por las guerras, la religión y el peregrinaje.

Una guía realizada con textos de Tomás Alvarez y fotografías de Guiarte.com

Información general de Una villa de Camino a Compostela

Información de interés acerca de Una villa de Camino a Compostela

Una población ligada a un cerro de Castilla

Restos del castillo de Castrojeríz

Castrojeríz se halla en la provincia de Burgos, al oeste de esta capital castellana. Apenas tiene en la actualidad unos cientos de habitantes, la mayoría de avanzada edad, pero en sus calles se denota el ajetreado paso de la historia ...y el de los peregrinos.

En lo alto del cerro perviven los restos de un castillo que tuvo ante sus muros a las huestes romanas, visigóticas, árabes y cristianas. Castrojeríz creció a la vera de su vieja fortaleza y fue bajando de la misma por efecto de la gravedad. Se estudia en los tratados de geografía como paradigma de pueblo lineal, alargado, abrazado a una vía de comunicación.

Hace 3.500 años, mucho antes de la llegada de las tropas del imperio romano, ya debía existir en la cima del cerro un poblado fortificado(castro) que creció en época romana. Aún perviven por el entorno algunos restos de las calzadas que confluían en la urbe hace 2.000 años.

El nombre de Castrojeríz suena con fuerza en todo el medioevo. Fue una plaza largamente peleada por las tropas musulmanas y cristianas. Hacia el siglo IX era una población de notable importancia, sede de condado castellano.

Monasterios e iglesias nos hablan de aquella pujante época medieval, en la que la ciudad tuvo -hace mil años- sus fueros(carta de privilegios ciudadanos) concedidos por el soberano de Castilla. También contó con una judería en la que –como en otros puntos de la Península Ibérica- hubo tiempos de paz y tribulaciones. Entre éstas una matanza que afecto a sesenta personas.

 

Pujanza, caída y resurrección

Convento de San Antón, en las afueras de la villa de Castrojeriz. De la grandeza gótica… a la ruina. Imagen de Guiarte.com
En el final del siglo XV conoció Castrojeríz un notable desarrollo económico. Sus burgueses comerciaban con Flandes e Italia, especialmente en materia de lanas. Luego vinieron tiempos de decadencia.

Declive, guerras, el terremoto de Lisboa(siglo XVIII) y la ley desamortizadora de Mendizábal dañaron irremediablemente la riqueza patrimonial de la ciudad. Se atestigua esto al contemplar los restos de su castillo, de sus inmensas murallas, de los conventos de San Antón y de los Franciscanos, de la iglesia de San Esteban...

Y el declive continuó durante siglos.

Como lugar de paso de los peregrinos en camino hacia Santiago de Compostela, Castrojeríz llegó a contar con siete hospitales (casas de acogida), pero aquel tráfico también decayó a partid del siglo XVI hasta prácticamente desaparecer.

El renacimiento de la vocación peregrina en el siglo XX ha dado vida al pueblo. Ahora hay allí dos albergues y tres hoteles... y las gentes empiezan a estimar sus monumentos y sus casas donde aún se palpa el sabor de la historia y la tradición.  

Ocio y Gastronomía

Información relativa a las ofertas de ocio en Una villa de Camino a Compostela y la gastronomía de Una villa de Camino a Compostela

Santiago Matamoros, en la colegiata de Nuestra Señora del Manzano, en las afueras de la villa de Castrojeríz. Imagen de Guiarte.com
LA VIDA DEL PEREGRINO

(Este artículo fue escrito en 2003, cuando la peregrinación tenía menor intensidad. En la actualidad ha crecido el flujo peregrino y también el número de establecimientos de albergue. Sin embargo, mantenemos el texto en recuerdo a Resti, un hospitalero de fama en todo el Camino, que marcó historia en Castrojeriz, en tiempos en los que la peregrinación era menos "turística")

El crecimiento del paso peregrino ha propiciado una recuperación urbana en esta población con sabor a tiempo y decadencia. Hace más de una docena de años se abrió su primer hospital de peregrinos, retornando a una vocación hospitalaria de raíz medieval. En él descansan anualmente muchos cientos de viajeros. El hospitalero es Resti, un personaje con aspecto de patriarca sumamente conocido en los ámbitos santiagueños. Resti agoge a los viajeros hasta las diez de la noche –si hay plazas- luego apaga la luz. A las seis y media de la mañana pone música en la megafonía para que los viajeros se levanten e inicien la marcha. Les da, como desayuno, leche caliente y galletas. No se cobra nada; únicamente hay un bote para recibir propinas... todo es caridad.

Los peregrinos van siendo cada vez más. Ahora hay un segundo hospital abierto, sobre las ruinas de otra vieja iglesia, San Esteban. En el estío, incluso, se adaptan para la hospitalidad unas instalaciones en San Antón.

Los albergues son para los viajeros que van en bici o andando; son espartanos. Quien quiera comodidades deberá acudir a pensiones u hoteles, que también los hay. Castrojeriz se ha animado en lo que respecta a la hostelería. Hay tres hotelitos, y diversos bares y restaurantes, en los que es posible gozar con el magnífico pan de los trigos castellanos, así como con las carnes de cabritos y corderos.

Por efectos de la globalización, las producciones del campo son menores; los campesinos se han mecanizado y cada vez quedan menos agricultores, Hoy la vida del lugar ya no depende del agro. El turismo es el mayor recurso, casi el único, junto con las subvenciones y las pensiones de los retirados. Ya se ha avanzado algo, pero falta mucho trecho.

En el lugar debiera haber un museo que albergase las colecciones de arte, una buena oficina de turismo con guías que planificasen recorridos locales... pero no hay nada de esto. No hay una buena ruta señalizada hacia el alto del castillo, magnífico mirador de la Meseta; las iglesias permanecen habitualmente cerradas, y el peregrino y el turista se queda con ganas de ver algo que viene en las guías. Así es una localidad del Camino de Santiago, con luces y sombras, con melancolía y esperanzas.

 

Direcciones de interés

Direcciones de interés de Una villa de Camino a Compostela

Los peregrinos pasaron siempre bajo estas arcadas góticas del convento de San Antón, cuyas ruinas conservan encanto y melancolía. Guiarte.com

El lugar cuenta con una decena de bares y restaurantes, y varios hoteles de pequeño tamaño, además de un camping.

Página web del Ayuntamiento local:

http://www.castrojeriz.es/

Albergues (listado de la página web municipal):

Albergue San Esteban. Plaza Mayor s/n

Albergue San Juan. C/ del Cordón s/n

Camping Camino de Santiago. C/ Virgen del Manzano, s\n

Ultreia. C/ Real de Oriente, 77

Albergue Rosalía. C/ Cordón, 2.

Antiguo Convento de San Antón. Refugio. San Antón, a 4 Km. de Castrojeriz

Casa Nostra. Calle Real de Oriente