Guía de Carcasona

Al lado de la autopista que une el Atlántico con el Mediterráneo, y a sólo unos 60 kilómetros de éste último se halla Carcasona, una de las ciudades de interés del sur de Francia, especialmente atractiva por su vieja villa fortificada, la Cité, que está en la Lista del Patrimonio Universal de la UNESCO, desde 1997.

Una guia elaborada por Miguel Angel Alvarez.

Localizador Carcasona

Información general de Carcasona

Información general de Carcasona

Información de interés acerca de Carcasona

Las dos Carcasonas

Tiene Carcasona algo más de 40.000 habitantes y consta de dos identidades definidas.

La catedral, en la Bastida. guiarte.com. Copyright

Al oeste de la corriente del río Aude se levante la Cité, la vieja ciudad romana y medieval, ceñida por unas murallas tan bellas como espectaculares.

Al otro lado del río se halla la ciudad más nueva, de origen medieval y traza rectilínea, que guarda algunos puntos de interés, aunque la edificación acusa un aire decadente y se detecta la falta de inversión.

La Cité, la urbe medieval cercada de murallas, es un recinto de gran valor, que fue restaurado en el siglo XIX por Viollet le Duc.

Es patrimonio Mundial según la lista de la UNESCO.

Entrada a la Ciudadela, por la Puerta de Narbona. guiarte.com. copyright

Una historia densa

Carcasona tiene su origen en los días anteriores al dominio romano, pero tomó mayor importancia en la Edad Media.

interior de la iglesia de San Nazario. guiarte.com. Copyright

Asolada en las luchas contra los albigenses, la ciudad amurallada de Carcasona, la Cité, fue reedificada luego por los reyes franceses.

Un paseo de la ciudad baja. guiarte.com Copyright

Fue algo así como una ciudadela inexpugnable, preparada para defender el reino francés del peligro español.

En 1659, mediante la Paz de los Pirineos, España perdió las tierras ubicadas al norte de la cordillera pirenaica, y Carcasona dejó de ser un baluarte estratégico. Poco a poco, los altivos muros edificados desde época romana hasta el siglo XIV fueron derruyéndose.

La vieja ciudadela fue quedando sola, y las elevadas torres se trocaron en atalayas de vigilancia para las águilas y solana de lagartijas.

Y un renacimiento

Mientras se hundía la vieja Cité, progresaba, a la otra orilla del río Aude, la Carcasona moderna, la bastida creada en el siglo XIII tras las guerras albigenses.

El interior de la Cité tiene antiguas casas llenas de encanto. guiarte.com. Copyright

Pero en plena época romántica, apareció un salvador para aquella enorme fortaleza medieval desprovista de expectativas de futuro: Viollet le Duc (1814-1879), un arquitecto clave en la conservación del patrimonio. En el inicio de los años 30 del siglo XIX, había surgido en Francia un movimiento conservador y restaurador de edificios antiguos.

En una Francia cansada de los desmanes de la época revolucionaria, con una monarquía absoluta ansiosa por entroncarse con un pasado glorioso, la arquitectura sirvió a la par para imitar la imagen imperial romana y la brillantez de las construcciones medievales, tan caras a los románticos.

Viollet le Duc, arquitecto de la Comisión Nacional de Monumentos Históricos, desplegó una gran actividad en lugares como París (Sainte Chapelle y Notre Dame), Vezelay, Puy en Velay, Tolouse, Carcassone, etc. Fue él quien hizo que la Cité de Carcasona reviviese en todo su esplendor y adquiriese ese aspecto formidable que sorprende hoy al viajero cuando éste contempla la que es –sin duda- la mayor fortaleza de Europa.

La magnífica ciudala medieval. guiarte.com. Copyright

Ocio y Gastronomía

Información relativa a las ofertas de ocio en Carcasona y la gastronomía de Carcasona

El turismo se centra básicamente en la Cité medieval; pero hay zonas de cierta vida en la ciudad baja, en los bulevares o en la céntrica plaza Carnot, donde algunos días hay mercados de flores y frutos.

Carcasona es mezcla de culturas. No sorprenderá al viajero un aire hispano en el bullicio de algunos establecimientos, decorados incluso con escenas taurinas...

Pero en la gastronomía es síntesis del sur francés, donde se aúnan especialidades gasconas y mediterráneas.

La céntrica plaza Carnot. guiarte.com. Copyright

Son habituales los confits y patés de oca y pato, los estofados y caracoladas y el cassoulet, la fabada nacional con alubias blancas y materiales de cerdo, salchicha y confit de pato.

El Cassoulet tiene fama de ser uno de los platos más suculentos y exquisitos de la cocina de Languedoc. El ingrediente básico son las judías de lingot, que se trabajan con confit de pato, ajo, chorizo, tocino entreverado y a veces caza o cordero: se prepara a fuego lento en una cacerola (cassole) de barro. Es el plato nacional del territorio de Aude, aunque el de más fama es el de la vecina localidad de Castelnaudary.

No faltan los vinos. Griegos y romanos plantaron aquí los primeros viñedos galos, y aquí está la denominación de origen de Corbieres, con tintos que van bien para la caza y rosados y blancos afrutados, excelentes para el marisco.

Tienda de muñecas en la ciudadela medieval. guiarte.com.Copyright

Direcciones de interés

Direcciones de interés de Carcasona

Oficina de Turismo. 28, rue de Verdun. Teléfono 0468102430

Ayuntamiento. 32 rue Aimé Ramond. Teléfono 0468777111

Museo de Bellas Artes. 1 rue de Verdun. Teléfono 04 68 77 73 71

Otra imagen de la doble muralla de la Cité. guiarte.com. Copyright

Que ver en Carcasona

En la Guía de Carcasona te recomendamos las siguientes visitas:

El patrimonio

La antigua Cité, remozada por obra y gracia de Viollet le...

La Ciudadela

La Ciudadela de Carcasona, la Cité, se alza en un altivo...

El Castillo

Sobre las murallas de la ciudad de Carcasona, en el lado...

San Nazario

La iglesia de San Nazario es la más bella de Carcasona....

El viejo puente

Entre la vieja “cité” amurallada y la nueva urbe de...

La bastida

Frente a la ciudadela alta, la Cité, se creó la ciudad...

Catedral de San Miguel

Había una iglesia ya en el lugar de la catedral actual,...

San Vicente de Carcasona

La iglesia más ambiciosa en lo constructivo, en la ciudad...