Qué Ver en Bratislava

Descubre los lugares más interesantes para visitar en la ciudad de Bratislava.

Patrimonio

Un puente recientemente construido, el Puente Nuevo, que une ambos lados del Danubio, tiene en su cima un excelente mirador (y restaurante, también) para contemplar la ciudad.

La Iglesia Azul, un bello ejemplar de art nouveau, en Bratislava. Foto Guiarte Copyright

Al frente, dominando la urbe, aparece el castillo, con su mole cuadrangular de techumbre rojiza. A su izquierda, el viejo casco urbano, sobre el que destaca la torre de la catedral.

A la izquierda de la catedral se halla el viejo casco, que se arracima en torno a la Plaza Mayor. Por esta parte está la zona de más atractivo artístico y monumental, en la que hay lugares agradables para comprar o descansar.

El Castillo

Dicen que El Castillo, con sus cuatro torres en las esquinas, es como una mesa "patas arriba" que se ubica en un cerro que domina la ciudad.

Es, en realidad, una fortaleza que dominaba una ruta comercial, al lado del Danubio, y que se remonta originalmente al siglo X.

El monumento se amplió en el XII y XIII; se reconstruyó en el siglo XV y remozó con un aire renacentista posteriormente. No acabaron aquí las modificaciones, pues en 1811 sufrió un incendio y el conjunto quedó ruinoso. La última restauración es de mediados del siglo XX.

Dado que desde el siglo XVI, Pressburg (Bratislava) era la ciudad de la coronación real, en la fortaleza se recogían las joyas de la Corona de la monarquía.

El monumento alberga las exposiciones del Museo Nacional Eslovaco, con interesantes piezas, una de las cuales es la Venus prehistórica de Moravany.

Puerta gótica de acceso al recinto de El Castillo, en Bratislava. Foto Guiarte.com Copyright

Catedral de San Martín

Diecinueve monarcas húngaros fueron coronados en este templo gótico, del siglo XV, edificado en el lugar donde antes estaba otro templo románico.

Exterior de la catedral de Bratislava. Guiarte.com Copyright

En el suelo del entorno catedralicio de Bratislava, el turista puede ver una serie de coronas doradas. Es la "Ruta de la Coronación" que seguían los reyes y que pasaba por diversos puntos del casco viejo.

En el interior del templo está la escultura de San Martín, santo titular de la iglesia, que aparece compartiendo su capa con un mendigo. La estatua es obra del siglo XVIII, del artista G. R. Donner.

La iglesia es de tres naves y tiene una sola torre, de 85 metros de alto, rematada con una replica de la corona de San Esteban, que conmemora la cualidad de templo vinculado a la corona magiar.

Entre los elementos destacados del interior está la capilla de San Juan el Limosnero, con el cuerpo del santo, y el retablo de la capilla de Santa Ana.

Celebración festiva en el interior de la Catedral. Imagen de www.bratislava.sk

El Antiguo Ayuntamiento

Desde el siglo XV se alza la sede del Antiguo Ayuntamiento en la Plaza Mayor, antiguamente Plaza del Mercado.

Imagen nocturna de la fachada del ayuntamiento. Guiarte.com

El edificio sufrió diversas remodelaciones en época renacentista y barroca. De esta época es precisamente el aspecto de la torre, surgida en origen como elemento de carácter defensivo.

En el edificio aún se puede ver una bala de cañón empotrada en la pared. Es real. Corresponde a uno de los ataques que sufrió la ciudad en 1809, sitiada por Napoleón.

En la fachada que da a la Plaza Mayor, hay una inscripción de febrero de 1850 que recuerda el nivel de las aguas del Danubio en una inundación.

La parte opuesta del edificio da a la Plaza del Primado. Es especialmente interesante este lado por la entrada gótica y el atractivo tejado.

En el edificio se alberga el Museo de Municipal, con materiales que explican el pasado de Bratislava.

Palacio del Primado

Entre 1778 y 1781 se construyó el Palacio del Primado, el mejor de los edificios palaciegos de la ciudad. Se halla junto al Ayuntamiento Antiguo.

Fachada del Palacio del Primado. Foto Guiarte.com Copyright

El edifico estaba ocupado por el arzobispo y primado de Hungría. Su fachada es clasicista y está rematada con una reproducción de elementos cardenalicios. Las esculturas de la cima de esta portada representan a las virtudes.

Fuente en el patio interior del Palacio del Primado. Imagen de www.bratislava.sk


El salón más importante es el de los espejos. Allí tuvo lugar la firma de la Paz de Presburgo, en 1805, por la que Napoleón impuso diversas condiciones a Francisco I, máximo mandatario austriaco.

Entre los elementos conservados figura una importante colección de piezas de tapicería inglesa del siglo XVII, materiales descubiertos durante unas obras, en los inicios del XX, cuando la ciudad recuperó la propiedad del palacio.

La puerta de San Miguel

Ésta es la única entrada de la ciudad medieval conservada en nuestros días. Corresponde a los inicios del siglo XIV, aunque con diversas reformas.

La Puerta de San Miguel. Guiarte.com

Sobre la estructura primitiva se han hecho diversos añadidos, sobre todo la linterna barroca, de mediados del XVIII, con la que el conjunto alcanza una altura de 51 metros, con su remate de la figura del arcángel.

En la torre se alberga un museo de Armas y Fortificaciones de Bratislava.

La torre marca el "punto cero" que indica las distancias desde la capital eslovaca.

Teatro Nacional Eslovaco

Cercano al casco viejo está el gran edificio del Teatro Nacional Eslovaco, realizado con aire clasicista entre 1884 y 1886 por los arquitectos vieneses H. Helmer y F. Fellner.

Portada del Teatro Nacional Eslovaco. Imagen de Guiarte.com Copyright

La portada está decorada con bustos de célebres artistas, como Goethe, Shakespeare, Liszt y Mozart.

Frente a la armoniosa portada se eleva una fuente del siglo XIX con un tema clásico griego: Ganímedes volando sobre Zeus en forma de águila.

El palacio Grassalkovich

El palacio Grassalkovich es una obra del siglo XVIII, otro de los mejores edificios locales, construido para un personaje que fue titular de la Cámara Real de Hungría, Antón Grassalkovich.

El Palacio Grassalkovich, residencia del Presidente de la República. Guiarte.com Copyright

Fue un gran centro de vida social, animado por los propios monarcas. En la Segunda Guerra Mundial el Palacio Grassalkovich se convirtió en la residencia del Presidente de la eventual Republica Eslovaca.

En la actualidad, tras la independencia del país, el edificio ha vuelto a ser nuevamente la sede del Presidente de la República Eslovaca.

Detrás del Palacio se halla el Jardín de Grassalkovich, que es uno de los lugares más atractivos para el paseo de los habitantes de Bratislava.

Iglesias del Centro

En el entorno señalado por la Plaza Mayor y la Puerta de San Miguel se hallan tres iglesias de interés para el viajero que visita Bratislava.

Imagen de la iglesia Franciscana, con la torre de las Clarisas al fondo. Guiarte Copyright

La iglesia jesuita es de inicios del XVII y conserva un importante púlpito rococó.

La cercana iglesia franciscana es originaria del XIII. Se trata del templo más antiguo de la ciudad, consagrado en 1297. Aún conserva alguna parte gótica, pese a las reformas barrocas. Esta iglesia estaba ligada a las ceremonias de las coronaciones reales, pues en ella el monarca otorgaba las armas a caballeros.

La contigua iglesia de las Clarisas es conocida por su bella torre conventual, gótica, del siglo XV. El edifico es básicamente barroco, pues fue remodelado tras un grave incendio.

Otras iglesias

Esparcidas por la ciudad de Bratislava hay otras iglesias de cierta belleza que merecen una visita.

La primera que cabe citar es la Iglesia Azul, cercana al Danubio, obra de Odon Lechner, levantada entre 1907 y 1913. La iglesia es sumamente coqueta y está dedicada a Santa Isabel de Hungría, oriunda de estos pagos. El templo es una de las mejores obras de art nouveau que se pueden ver en el país.

La iglesia de la Trinidad es barroca, hecha entre 1717 y 1725, a imitación de un templo vienes dedicado a San Pedro. La fachada es armoniosa y bella y el interior profusamente decorado con estilo barroco.

Otra iglesia cercana es la de los Capuchinos: es un templo relativamente pequeño pero de hermosa fachada. También barroco. Está dedicada a San Esteban, santo que ocupa un nicho sobre la entrada, en la propia fachada.

Iglesia barroca de La Trinidad. Guiarte.com
Portada de los Capuchinos. Guiarte.com

Otros atractivos

Conserva Bratislava diversos elementos más que hacen agradable el paseo al turista que visita la ciudad.

Una de las más curiosas estatuas ubicadas en el casco viejo. Man at work. Guiarte.com

Distribuidas por el casco viejo, hay una serie de estatuas que llaman la atención del paseante. En la Plaza Mayor hay un soldado vestido a la usanza napoleónica, que mira el bullicio de la urbe. Cerca hay otra llamativa, que es un trabajador que emerge de una alcantarilla...

Fuente monumental de la plaza mayor, del siglo XVI. Guiarte.com Copyright

Tambien en la Plaza Mayor hay una bella fuente escultórica, diseñada en el siglo XVI por A. Luttringer, y que lleva en su cima un héroe vecinal.

Otra estatua conocida en la del monumento de Slavín, obelisco de 40 metros de altura que conmemora una batalla contra las tropas nazis, y que corona una escultura de bronce.


Volver a la Guía de Bratislava