Qué Ver en Bogotá

Descubre los lugares más interesantes para visitar en Bogotá, capital de Colombia.

Qué ver

La ciudad tuvo en sus orígenes el típico trazado hispano de cuadrícula, con sus calles, plazas, instituciones civiles y religiosas, en un campo verdeante, donde se ubicaban terrenos de cultivo y pastoreo.

Bogotá creció en torno a lo que es la carrera Séptima, donde hoy se hallan interesantes centros urbanos y artísticos como el Parque Santander y la Plaza Bolívar, en el barrio histórico de La Candelaria.

La magnífica vegetación de Bogotá se refleja en la fachada de cristal de este moderno edificio capitalino. Imagen de guiarte.com.

Esta parte es lo más valioso del conjunto urbano, que se expande a lo largo de decenas de kilómetros de longitud.

En el recorrido de la ciudad hay elementos variados que ver. En lo religioso perviven iglesias coloniales de una arquitectura relativamente sencilla, en las que abunda un interesante arte sacro, especialmente de época barroca.

Entre ellas las de san Francisco, santa Clara o la catedral, empezada en los últimos días de la época colonial. Queda escasa arquitectura civil anterior al siglo XIX. Destaca entre ella la casa de la Moneda.

Un paseo por el barrio de la Candelaria aún permite ver diversas casas de la vieja tradición del virreinato, con sus patios y fachada con corredor... Una pena que el urbanismo haya sido especialmente dañino en algunas partes de este barrio, lo que devalúa su valor de conjunto.

Con todo, entre los elementos de más interés de Bogotá se halla su elenco de museos, con una referencia especial: el del Oro.

El museo del Oro

En el entorno del Parque de Santander, en confluencia con la calle 16 está el Museo del Oro del Banco de la República, con la colección más valiosa del mundo en el ámbito del arte prehispánico.

Piezas del Museo del Oro. Imagen de guiarte.com

La colección abarca unos 35.000 objetos, de cerámica, conchas, madera, piedra, tejido... y sobre todo de oro; piezas que corresponden a las culturas existentes en todo el territorio colombiano en los tiempos previos a la conquista.

Piezas del Museo del Oro. Imagen de guiarte.com

En el piso segundo se admiran, en vitrinas longitudinales, magnificas muestras de las distintas culturas: Calima, Quimbaya, Muisca, Tairona, Tolima, etc.

En el tercero hay una serie de presentación en vitrinas circulares en torno al tema del chamán y las ofrendas, que culmina con la dedicada a la “Balsa de la ofrenda”, pieza de oro encontrada en Pasca, Cundinamarca, que parece rememorar las ceremonias que antaño los muiscas realizaban en las lagunas de los páramos; donde el poderoso cacique, con sus sacerdotes, se adentraba en la laguna, en una balsa, para arrojar ofrendas de oro y esmeraldas.

Al lado, en la sala de la ofrenda, circular, se exponen una magnifica teoría de objetos de oro, que se realzan con un magnifico juego de luz.

Museo Botero

La Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, inaugurada en 1958, es un notable centro que además de servicios bibliográficos tiene otros desarrollos en el marco de la música y las artes.

Autorretrato del pintor con modelo, en el Museo Botero de Bogotá. Imagen de guiarte.com

Todo ello se integra en el área cultural del Banco de la República de Colombia, banco central del país.

El museo del oro es una de estas instituciones aludidas. Otra –de notable interés- es el Museo Botero, que se forma por una donación del pintor colombiano y que se divide en dos ámbitos.

El más popular de estos ámbitos es el conjunto de 123 obras del maestro Fernando Botero: pinturas, dibujos y esculturas, en los que se aprecia el estilo inconfundible del artista nacido en Medellín.

El otro ámbito se integra por algo menos de un centenar de obras referidas a los maestros de la pintura moderna; una selección en la que se pueden ver obras de Dalí, Picasso, Renoir, Moore, Baco, Chagall o Miró.

Aconsejable completar la visita con la sala del Museo de Arte del Banco de la República dedicada a la pintura moderna en la que se presentan excelentes muestras de arte latinoamericano: Roberto Matta, Torres García, Wilfredo Lamb, Guayasamín...

Muy cerca, en otra sala, existen algunas joyas de orfebrería también de gran interés: las custodias de La Lechuga, La Preciosa y de Las Clarisas.

Casa de la Moneda

Es un ámbito de sabor colonial, integrado en el conjunto cultural de la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República.

Casa de la Moneda, de Bogotá. Imagen de guiarte.com.

La Casa de Moneda fue fundada por el ingeniero militar Alonso Turrillo de Yebra, quien llegó acá en 1621 y acuñó las primeras monedas de oro en América en 1622.

La primera Casa de Moneda del Nuevo Reino de Granada se amplió años más tarde en sucesivas fases. Una inscripción recuerda una reinauguración del año 1756. Es un conjunto de sabor lírico en el que parece reposar la historia.

Museo Nacional

El Museo Nacional de Colombia es uno de los más viejos de América y se ubica en un edificio con aire de fortaleza, que sirvió antaño como prisión.

Ofrendatorio Música. Museo Nacional

Desde 1948 funciona allí como Museo Nacional, centro que alberga una colección de 20.000 objetos que van de la prehistoria a la actualidad, entre ellos elementos de arqueología de los periodos más lejanos.

También posee materiales del periodo colonial y de la época de la independencia nacional.

Catedral

La construcción religiosa actual, un templo de grandes dimensiones, de aire grandioso y de estilo neoclásico.

Fachada de la catedral de Bogotá. Imagen de guiarte.com.

Es la cuarta que ha ocupado ese lugar, desde que en 1538 se edificara la primera iglesia, en la que se celebró la primera misa tras la fundación de la ciudad.

Los restos del fundador de Bogotá, Jiménez de Quesada, descansan aquí.

La catedral actual se inició hacia 1807 con dirección de fray Domingo de Petrés, monje capuchino nacido en Valencia, España, quien diseñó un ambicioso edificio de tres amplias naves.

Cuando murió fray Domingo (1811) sólo estaba terminado el cuerpo del edificio. La fachada estaba a medias. Un terremoto acabó de dañarla años más tarde, y se remató en 1943, siguiendo las directrices de otro arquitecto español, Alfredo Rodríguez Orgaz.

Posee la catedral un interesante elenco de obras de arte sacro y también un archivo valioso de música.

San Francisco

La Iglesia de San Francisco es una de las más antiguas de Bogotá, está en la orilla de la carrera Séptima, vía central de la ciudad antigua y es original de mediados del siglo XVI.

La alargada silueta de la iglesia de San Francisco. Imagen de guiarte.com

No es una iglesia de gran tamaño, pero tiene una magnífica decoración interior. Excelentes retablos e imaginería, pinturas de Arce y Ceballos y Gaspar de Figueroa y una vistosa techumbre de artesonado.

Se dedicó al culto en 1566 y a la nave general se le fueron añadiendo capillas laterales. En 1785 un terremoto la destruyó en parte y en el curso de la reconstrucción se integraron estas capillas en una segunda nave. Fray Domingo de Petrés, autor de la catedral metropolitana, fue el restaurador del templo.

Del convento –que abarcaba dos cuadras enteras- con tres claustros, no queda sino el recuerdo.

Cuadros, velas, columnas doradas... y multitud de fieles en todo momento hacen de este espacio religioso uno de los más característicos de la ciudad.

La Tercera

La Tercera Orden Franciscana también tuvo una iglesia en Bogotá, que recibe como nombre popular “la Tercera”. Es un templo que pese a sus modestas medidas y su sencilla apariencia externa tiene indudable interés.

Fachada de La Tercera. Imagen de guiarte.com

En Colombia “La Tercera” u orden Franciscana Seglar se estableció desde mediados del siglo XVI. Pertenecían a ella destacados ciudadanos. El Virrey don José Solís, quien también era terciario, fue uno de los que participaron en la dotación del templo, en la segunda mitad del XVIII.

En enero de 1761 puso la primera piedra del templo el arzobispo de Bogotá, y 18 años mas tarde se abrió al culto.

Lo más notable de la iglesia es su decoración interior, de aire barroco. El trabajo de los altares, confesionarios, etc; en maderas nobles, cedro y nogal, corrieron a cargo de Caballero. Son muy interesantes y dan una gran armonía interior al conjunto.

La Veracruz

Pocos años después de ser fundada la ciudad se creó esta iglesia, que debió sufrir remodelaciones hacia 1575 y en el siglo siguiente.

La blanca silueta de la iglesia de la Veracruz. Imagen de guiarte.com.

La tercera, la Veracruz y San Francisco, situadas las tres en un trecho mínimo, forman el conjunto religioso más notable de Bogotá.

La hermandad de la Santa Cruz estuvo a cargo del templo. Ésta estaba muy implicada en las celebraciones de la Semana Santa y era famosa por asistir a los reos. Esto hizo que en los años de la lucha por la independencia, la hermandad asistiera a muchos de los independentistas, que fueron enterrado allí.

Un terremoto, en 1827, la destruyó en gran parte, y sufrió diversas reconstrucciones sucesivas, la ultima en 1960, en la que se le trató de mantener el aire colonial.

La iglesia, de una nave, fue declarada Panteón Nacional en 1910.

Otras iglesias

Pero en Bogotá, especialmente en esta zona antigua, abundan las iglesias y conventos, aunque el patrimonio no es tan espectacular como el que el viajero puede hallar en ciudades como México.

Nuestra Señora del Carmen, de aire sienés. Imagen de guiarte.com.

Entre otros puntos destacados de la vieja ciudad, todos muy próximos a la plaza Bolívar, cabe citar:

La iglesia de los jesuitas, San Ignacio, la primera iglesia de Bogotá que en el siglo XVII fue dotada de una amplia cúpula.

Las clarisas, originaria del XVI y con magnífico artesonado. En la actualidad es una Iglesia-museo, donde el viajero puede ver una de las mejores muestras de arte sacro colonial.

La iglesia de San Agustín es lo que queda del convento del mismo nombre, del 1575. El templo actual es del siglo XVII. Magnífico artesonado y buenas tallas.

La Candelaria, obra iniciada en 1686, finalizada en 1703. aunque con añadidos posteriores, como las torres de la fachada.

La Concepción, primero monasterio de monjas del lugar. El edificio se inició en 1583.

... Y por seguir citando iglesias de este barrio, podemos terminar con la de Nuestra Señora del Carmen, de comienzos del XX, con su estilo neogótico inspirado en el sienés.

Plaza Bolivar

Se trata de un inmenso espacio cuadrangular, encuadrado por grandes edificaciones. En la parte mas alta se halla la catedral metropolitana; muy cerca la capilla del Sagrario.

Los dos edificios más antiguos de la plaza son la catedral y la capilla del Sagrario, ubicados uno muy cerca del otro, como se puede observar. Ambos de la época colonial. Imagen de guiarte.com.

Se halla en La Candelaria, en el cruce de las carreras 7 y 8 con las calles 10 y 11. En el centro se halla una estatua dedicada a Símón Bolívar, a quien se dedicó la plaza en 1847.

Antaño era un espacio de casas de época colonial, que rodeaba un mercado de productos agrarios. Ahora sólo quedan, de tiempos de la colonia, la catedral y la capilla del Sagrario, el edificio más antiguo del lugar, construido entre 1660 y 1700.

El Capitolio Nacional, con una aire clásico de templo griego, el Palacio de Justicia y la Alcaldía de Bogotá, de estilo neoclásico, flanquean los otros lados del conjunto urbanístico.

El capitolio

El Capitolio de Bogotá es un edificio interesante, todo de piedra, que se construyó a lo largo de unos ochenta años, desde 1847 hasta bien entrado el siglo XX.

La Plaza Bolivar alberga bellos edificios como El Capitolio. Foto Guiarte Copyright

En su construcción participaron diversos arquitectos, el primero de ellos, el danés Thomas Reed. Es la mejor obra de su época en Colombia.

Aquí funciona el Parlamento del país, con sus salones dedicados a la Cámara de Representantes y el Senado de la República.

Ocupa un gran espacio, con patios interiores. Entre sus estancias más notables se halla el salón elíptico, donde tienen lugar los plenos y toma posesión el presidente de la Republica.

El estilo del Capitolio es absolutamente clasicista. En su portada alargada destaca una poderosa columnata central, que ocupa una tercera parte de la edificación. A su lado se advierten las series de ventanales de los dos pisos de la edificación. Un conjunto equilibrado y sobrio de aire grecolatino.


Volver a la Guía de Bogotá