Qué ver en Ávila

Visitas y monumentos y otras cosas que hay que ver en Ávila

Un amplio patrimonio

Ávila tiene un patrimonio valioso. Lo más destacado son sus murallas, de más de dos kilómetros de longitud, magníficamente conservadas y restauradas.

Otros monumentos de interés son la catedral, con aire de fortaleza, adosada al mismo recinto defensivo, y la bellísima iglesia de San Vicente, con un compendio de estilístico románico y gótico.

Pero en el conjunto de la ciudad hay otros puntos de interés, donde se palpa el arte –sobre todo románico- y la historia.
Avila tiene un notable patrimonio románico, en numerosas iglesias, algunas de pequeño tamaño, como este templo de Santo Tomé el Viejo. Foto guiarte. Copyright

Las murallas

Se afirma que las murallas de la ciudad de Ávila son las más conservadas de las españolas.

La murallas, a veces, han sufrido modificaciones como este lienzo sur, donde el muro se ha adecuado a las exigencias lumínicas de la estancia palaciega. Foto guiarte. Copyright

Datan básicamente del siglo XI, aunque se dice que están basadas en el recinto defensivo romano. De hecho, en el tramo que va del ábside la catedral a la puerta del Alcázar, calle de San Segundo, se aprecian numerosas piedras de época romana.

En general se puede decir que es una muralla románica, pero también se pueden ver –sobre todo en las puertas- intervenciones góticas y renacentistas.

Tiene unos 2,5 kilómetros de longitud. Si el viajero quiere hacer el recorrido completo contemplará 88 torres, seis puertas, tres portillos, y algún añadido palaciego, el ábside de la catedral y una humilde espadaña que coronan –como muchas de la zona- las cigüeñas.

Tiene forma rectangular, con sus lados norte y sur más largos que los otros dos. Sus puertas más airosas están en el frente este. Una es la del Alcázar, llamada así porque era el acceso a la fortaleza que ocupaba aquella esquina de la ciudad murada. La otra gran puerta es la de San Vicente.

La mejor vista de las murallas se tiene tras dejar la ciudad por el puente sobre el Adaja y dirigirse unos centenares de metros, en dirección a Salamanca, hasta el crucero de los Cuatro Postes.  

La catedral

El más poderoso de los templos de Ávila es la catedral, iniciada en el siglo XII, en románico final, y continuada en el incipiente gótico de aquella temprana época.

Interior de la Catedral de Ávila; rosetón y vidrieras del lado norte. Foto guiarte.Copyright

Desde el exterior tiene el inconfundible aire de fortaleza y escasa referencia religiosa, de tal forma que el propio edificio se inserta en las mismas murallas.

La portada principal, reedificada en el siglo XVII, es insulsa. Más interés tiene la puerta norte o de los apóstoles, del siglo XIII, y que ocupó, hasta el siglo XV, un lugar en la portada occidental.

Asombra también en el interior la robustez constructiva. El retablo de la capilla mayor tiene pinturas de Berruguete y Juan de Borgoña.. Tras el altar mayor está el célebre Sepulcro de El Tostado, excelente panteón de alabastro de un obispo-escritor abulense. Es obra de Vasco de la Zarza.

En el museo de la catedral hay orfebrería, una custodia de Juan de Arfe y algunas pinturas, entre ellas un Greco.

En la zona del claustro está enterrado, entre otros, Claudio Sánchez Albornoz, destacado historiador español, que vivió la mayor parte de su vida exiliado en Buenos Aires y que regresó a morir a su tierra natal.  

San Vicente

Una basílica de bella piedra rosada que fue edificada desde los siglos XI al XIV, sobre el lugar donde la tradición fija el martirio de tres hermanos en el siglo IV.

Sal Vicente tiene, en el flanco oeste, una bella portada románica. Foro guiarte. Copyright

En el exterior se aprecian elementos góticos y románicos, destacando la portada principal, tal vez obra de Fruchel, quien inició las obras de la catedral.

El interior también es bello, con tras naves en las que se aprecia el inicio románico y la finalización gótica. Es destacable el sepulcro de los mártires (San Vicente y sus dos hermanas), del entorno del XII y con bellos relieves.

Vista de la iglesia de San Vicente. Foto guiarte. Copyright
 

Convento de Santa Teresa

Por su evocación histórico-religiosa, es de destacar también el convento de Santa Teresa en Ávila.

Convento de Santa Teresa. Foto guiarte. Copyright

El convento fue edificado básicamente el siglo XVII, sobre el mismo solar donde nació esta conocida santa. La iglesia es de trazos barrocos, y en su interior recoge obras de Gregorio Fernández.

Bajo la misma iglesia se halla un museo dedicado a Santa Teresa, donde se muestran distintos aspectos de la vida de ésta y de la propia congregación que fundó. No es este el único museo de esta temática. El Convento de San José alberga otro con abundantes recuerdos.

En realidad hay otra abundante serie de edificios que recuerdan a la santa abulense, entre ellos la iglesia de San Juan, donde se conserva la pila donde fue bautizada; el convento de Nuestra Señora de Gracia, donde aquella inició su vida retirada, y el de la Encarnación, donde Santa Teresa vivió durante 29 años, y donde San Juan de la Cruz estuvo de confesor.  

Santo Tomás

En este edificio, del S. XV, residieron temporalmente los Reyes Católicos. Es otro de los importantes centros de historia y arte de la ciudad de Ávila.

Entrada al templo del convento de Santo Tomás. Foto guiarte. Copyright

El edificio se construyó en un periodo breve, apenas una década, y tiene el discutible honor de haber sido sede de la Inquisición en sus días más negros. Cuenta con varios claustros, una iglesia, de amplia nave, y dependencias conventuales y palaciegas.

Entre los elementos de interés está el retablo del altar mayor, con trabajos de Berruguete, la sillería, de nogal, y el sepulcro del príncipe Don Juan, de mármol, debido a Doménico Fancelli, y donde están los restos del hijo de los Reyes Católicos.

En el monasterio se puede ver un museo de Arte Oriental, con bastante obra de China, Japón y Filipinas: marfiles, porcelanas, etc.  

Otros edificios religiosos

Ávila tiene una abundante lista adicional de edificios religiosos, respondiendo a esa tradición católica de la ciudad.

Portada de San Pedro: puerta románica y rosetón gótico. Foto guiarte. Copyright

Entre ellos cabe citar la iglesia de San Pedro, una de las primeras parroquias de la urbe, con obra básicamente de los siglos XII al XV. En su fachada principal destaca la puerta románica y sobre ella el rosetón gótico. Es una iglesia amplia, de tres naves.

Cerca de San Vicente, al otro lado de la carretera está la iglesia de San Andrés, románica. También es románica la ermita de San Segundo, fuera de las murallas y junto al río Adaja, donde hay un monumento funerario a este santo, primer obispo de la ciudad.

Extramuros, cercana a la catedral, en la Plaza de Italia, aparece también Santo Tomé el Viejo, del siglo XII. Santo Tomé merece una visita. Ya no tiene culto, pero almacena en su interior abundantes muestras arqueológicas y artísticas, destacando elementos prerromanos y románicos.

No se agota aquí la relación: San Nicolás, Santiago, Nuestra Señora de las Vacas, San Francisco.... Ávila posee una serie inusual de edificios religiosos, aunque hay que precisar que los más destacados ya han quedado referenciados.  

Los palacios

Ávila de los Caballeros posee también un amplio elenco de palacios vinculados a las familias nobiliarias que se asentaron en la ciudad.

La casa palaciega de Los Deanes alberga un buen museo. Foto guiarte. Copyright

La mansión de los Velada es un magnífico palacio renacentista situado cerca de la catedral, que tiene una bella portada y un excelente patio.

El palacio de Valderrábanos es del siglo XV y tiene también una bella portada y un torreón. Al igual que el anterior ha sido transformado en hotel.

No muy lejos está la mansión de los Deanes, renacentista, con terminación barroca, donde se ubica el Museo Provincial, con excelente material de la prehistoria el siglo XIX.

Imagen sólida del palacio de los Dávila. Foto guiarte. Copyright
Pero a lo largo de toda la geografía local se pueden ver magníficas mansiones, principalmente renacentistas: los Águila, los Verdugo, los Polentinos, de Benavites, los Almarza, los Dávila, los Núñez Vela, los Deanes, Bracamonte, etc.

Volver a la Guía de Ávila