Qué ver

Que ver en Aveiro, la Venecia portuguesa

El Convento de Jesús

Este convento, originario del siglo XV, es por razones históricas y artísticas, el elemento más importante de la ciudad.

Portada del convento de Jesús, principal joya de Aveiro. Imagen de Guiarte.com

Fundado como monasterio de Dominicas, en sus muros se albergó la princesa Joana de Portugal, hija de Alfonso V. Allí residió desde 1472 hasta 1490. Esta mujer cobró en vida fama de santa y fue beatificada en 1693.

El convento, con obra de los siglos XV al XVII y una parte contemporánea es en la actualidad el Museo Regional de Aveiro.

Túmulo de la princesa Joana, ante el templo del convento de Jesús. Imagen de Guiarte.com

El edificio, de sobria portada barroca es actualmente Monumento Nacional. Su visita tiene un doble recorrido: las dependencias conventuales y las salas de exposición.

En la planta inferior el recorrido lleva al visitante por la iglesia, el claustro, las capillas, la sala capitular y un delicioso refectorio con su graciosa tribuna de lectura.

Iglesia del convento de Jesús, en Aveiro, de un espectacular barroquismo. Imagen de Guiarte.com

La iglesia es una exuberancia barroca, en la que destaca también la azulejería y la opulenta capilla mayor. En el coro interior está el túmulo de la infanta portuguesa, obra barroca de Joao Antunes, de mármol policromado.

El espectacular –y sencillo- comedor conventual. Imagen de Guiarte.com

La exposición permanente, en la planta superior, presenta los tesoros artísticos del antiguo centro monacal y algunas salas conventuales. Reúne una gran colección de arte sacro, especialmente pintura y escultura portuguesa antigua.

Tríptico del Salvador; obra de final del siglo XV, taller de Coimbra, tal vez de Vicente Gil. Imagen de Guiarte.com

El cuadro más conocido es el retrato de la infanta Joana, atribuido a Nuno Gonçalvez. También hay un Santo Domingo atribuido a Vicente Gil, Una hermosa Sagrada Familia de Machado de Castro y en general abundante arte antiguo y barroco influenciado por las escuelas de Coimbra.

Otras iglesias de Aveiro

Esparcidas por el casco urbano hay otras iglesias conventuales y parroquiales, de las que cabe destacar dos: la de la Misericordia, y la Vera Cruz.

Aveiro. Portada de la iglesia de la Misericordia. Imagen de Guiarte.com

La iglesia de la Misericordia

Obra de 1598, emprendida con apoyo de Felipe II, la iglesia de la Misericordia es un templo manierista, de bella portada.

En el hastial está el acceso al templo, con un bello portal-retablo desarrollado en dos pisos. En el inferior, enmarcado por dos pares de columnas corintias con sendos nichos laterales, está una puerta de arco de medio punto. Sobre esta, en un nicho del piso superior, una estatua de la Virgen de Misericordia

El interior de la iglesia de la Misericordia destaca su elevación y amplitud, con un inmenso revestimiento de azulejos. Imagen de Guiarte.com

El interior del templo destaca su elevación y amplitud, con un inmenso revestimiento de azulejos de taller lisboeta. La capilla Mayor presenta un bonito retablo de trazo clásico enmarcado en un espectacular arco triunfal.

La iglesia de la Vera Cruz o de la Presentación

Este templo es de inicios del XVII aunque con obra posterior. En el exterior su apariencia sencilla se realza por dos excelentes paneles de azulejos. En el interior sobresale el revestimiento de talla dorada, y una buena virgen gótica realizada en alabastro.

Interior de la iglesia de la Vera Cruz o de la Presentación. Imagen de Guiarte.com

Canal Central: Modernismo

El entorno urbano del Canal Central es el más atractivo de la ciudad y reúne a algunos de los edificios modernistas más bellos de la urbe.

La Casa do Major Pessoa, obra de 1907, entre las más bellas edificaciones modernistas de Aveiro. Imagen de Guiarte.com

Entre los citados, en la rua Barbosa Magalhães, la Casa do Major Pessoa, obra de 1907, de los arquitectos Francisco Augusto da Silva Rocha y Ernesto Korrodi. El magnífico edificio fue adquirido por el municipio en 1997 y dedicado a Museo de Art Nouveau.

Muy cerca, en la calle João Mendonça, está el antiguo Museu da República, actual Museo de Aveiro, con su formidable fachada modernista en cuya zona central destaca la gran balconada en cuya base se halla una máscara femenina.

También es obra de Francisco Augusto da Silva Rocha, el arquitecto más influyente del modernismo de Aveiro, la cercana Casa da Cooperativa Agrícola de Aveiro, edificio de los inicios del XX.

Atardecer en el Canal Central de Aveiro. Imagen de Guiarte.com

En la misma acera, más hacia el norte, la Casa dos Ovos Moles, en cuyo piso superior destaca la elegancia curvilínea de la ventana geminada.

Más adelante el canal pasa bajo la plaza Humberto Delgado desde arriba del puente-túnel hay excelente perspectiva del canal; un buen mirador para ver la continuación del curso de agua hacia el interior, con el bello edificio de la antigua Capitanía do Porto, ahora propiedad municipal de Aveiro, una magnifica construcción remodelada en 1903 por Francisco Augusto da Silva Rocha.

Aveiro es una ciudad con un excelente sello modernista. Imagen de Guiarte.com

A partir de Capitanía hacia el oeste se denomina canal do Cojo; discurre ante un gran centro comercial, diversas edificaciones fabriles y urbanizaciones modernas, para llegar gasta la antigua fábrica Jerónimo Pereira Campos, un excelente edificio industrial de ladrillo rojo, de inicios del XX, trasformado ahora en Centro de Congresos y servicios de la ciudad

Canal de San Roque y Beira Mar

El canal de San Roque discurre en una línea recta por el noroeste de la ciudad, marcando al límite urbano y la zona de las salinas.

Capilla de San Gonzalo, conocida como San Gonçalinho, en el barrio de Beira Mar. Imagen de Guiarte,com.

En el lado urbanizado, aparecen las sencillas casas de los pescadores y los almacenas de sal.

Esta es la zona de Beira Mar, con calles estrechas y rectas y casas de una o dos alturas, sencillas pero coloristas; muchas de ellas con fachadas de azulejos y algunas con decoraciones modernistas.

Es una zona tranquila. La parte más animada es la plaza do Peixe con su mercado de pescado fresco, zona de marcha en la noche con abundantes espacios de restauración y bares.

Casas coloristas ante el canal, junto a la plaza do Peixe. Imagen de guiarte.com Imagen de guiarte.com

Cerca está la capilla de San Gonzalo, también conocida como San Gonçalinho, santo portugués del siglo XII, “abogado” ante los problemas óseos,

En el entorno de la plaza do Peixe, las casas de colores estridentes y coloristas se reflejan en las aguas tranquilas del canal, en una de las típicas escenas fotográficas de la ciudad.

Playas de Aveiro

Si el visitante de Aveiro busca un lugar de playa, deberá tomar la carretera en dirección oeste hasta llegar al Atlántico, en Barra o Costa Nova.

La popular playa de Costa Nova destaca por sus curiosas casas pintadas de rayas de color. Imagen de Guiarte.com

Un cinturón de dunas discurre en paralelo a la costa, en un cordón litoral que se halla entre el Océano y la laguna interior. Es una zona animada, en la que destacan las casas pintadas de franja coloristas que le dan una imagen muy particular.

Tanto la playa de Barra como la de Costa Nova tienen arenas suaves y un mar atlántico, es decir, bastante movido, por lo que se considera propicio para el surf. Ambas tienen bandera azul, lo que significa agua en buen estado e infraestructuras adecuadas.

La playa de Barra es más amplia, aunque está más cerca de la salida de del tráfico portuario. Las dos playas cuentan con buenos lugares para la restauración. Aunque se hallan a algo más de 10 kilómetros de Aveiro, hay servicio regular de autobús desde la ciudad.

Costa Nova es conocida por sus curiosas casas pintadas de rayas de color. Imagen de Guiarte.com

Más al norte de estas dos playas, al norte de la salida de la ría al mar, está la playa de San Jacinto, que tiene una excelente reputación por su tranquilidad, calidad y extensión. Lo peor es llegar hasta allí. Si se va en automóvil por el norte de la ría hay unos 50 kilómetros. La otra alternativa es acudir a Forte da Barra y cruzar a San Jacinto en ferry, con lo que la distancia se reduce a 14 km.


Volver a la Guía de Aveiro