Guia de Aveiro

El Canal Central de Aveiro. Vista nocturna. Imagen de Guiarte.com vista

En el norte de Portugal, a unos 70 kilómetros al sur de Oporto, se halla la hermosa ciudad de Aveiro, la Venecia portuguesa, ciudad de indudable atractivo turístico.

Una visita a esta tranquila urbe, con textos de Tomás Álvarez y fotografías de Guiarte.com

Información general de Aveiro, la Venecia portuguesa

Información general de la ciudad de Aveiro, en Portugal

La ciudad

Con poco más de 60.000 habitantes, Aveiro es una urbe portuguesa de notable atractivo turístico, especialmente conocida por los canales que cruzan su centro urbano.

La princesa Santa Joana, un personaje clave en la historia de Aveiro. Pintura del siglo XV. Guiarte.com

Sobre un territorio llano, cercano al mar, la vida en la ciudad es tranquila, propicia para el paseo y el goce de los sentidos.

Hubo un tiempo en el que el emplazamiento de la ciudad estaba a la vera del mar. Entonces, la población gozó de fama y buena economía, pues sus navíos alcanzaban Terranova; pero en el siglo XVI cambió la fisonomía costera y la urbe quedó alejada de la orilla del Océano, ante una albufera de escaso calado que colapsó el desarrollo portuario.

En tiempos posteriores languideció la urbe, y el espacio lacustre interior se dedicó a zona de explotación salinera, en tanto que para otros fue un ámbito de recogida de algas destinadas a fertilizar los campos. En la actualidad tales actividades se han complementado con otras vinculadas a la pesca y conserva, la industria mecánica y la actividad turística.

Aveiro es una ciudad agradable para el paseante. Entorno de la iglesia de la Vera Cruz y plaza del 14 de Julho. Guiarte.com

La población es propicia para el paseo, con una mediana actividad comercial, una serie de iglesias con cierta belleza y la joya emblemática del antiguo convento de Jesús, con un buen contenido artístico, tanto en el museo como en las dependencias conventuales.

Sin embargo, lo que da fama al lugar son sus canales, en torno a los cuales se percibe la vida tranquila de una ciudad burguesa y comercial. Junto a estos, el otro gran atractivo es la zona playera atlántica, a unos doce kilómetros del centro de la ciudad.

La historia

Esta población fue un pequeño lugar en la antigüedad medieval, que no adquirió categoría de villa hasta entrado el siglo XIII.

Turistas pasan en moliceiro, ante el Jardín Parque de Rossio, en Aveiro, Portugal. Imagen de Guiarte.com

Las salinas, la actividad comercial y la pesca del bacalao facilitaron su desarrollo. Otro activo que incrementó el interés por Aveiro fue el retiro de la infanta Joana (1452.1490), hija de Alfonso V, quien rechazó a diversos pretendientes para recluirse en convento de Jesús

A partir de 1575 la situación portuaria fue empeorando al encenagarse la ría y quedar la ciudad prácticamente a la orilla de una laguna de aguas poco salubres. Muchos pescadores se ubicaron en otros lugares cercanos y el centro urbano languideció

Jesús, María y José van al Templo en Pascua. Trabajo de Joaquim Machado de Castro, en el convento de Jesús. Guiarte.com

En el siglo XVIII inició un lento resurgimiento y en la actualidad el lugar tiene una importante vitalidad industrial, comercial, turística y universitaria.

Si bien la ría de Aveiro sigue siendo prácticamente una laguna a la que desaguan varios ríos, un canal ubicado entre las poblaciones de Barra y San Jacinto, permite el acceso a navíos de elevado calado, fortaleciendo la actividad económica de toda la zona.

Ocio y gastronomía de Aveiro, la Venecia portuguesa

Aveiro es muy popular entre los turistas por el aire veneciano de la ciudad, la gastronomía, la tranquilidad, el ecosistema y porque cuenta con playas cercanas y elevadas dunas…

Los ovos moles tienen incluso su monumento, en un parque urbano, al lado de uno de los canales

Algo que suelen hacer todos los turistas que llegan a la ciudad es subirse a los moliceiros. Estas pequeñas embarcaciones se dedicaban antaño a recoger los fangos y vegetación de la laguna para secarlos al sol y utilizarlos como fertilizantes de los campos. Pero con la llegada de los abonos químicos entraron en decadencia tales actividades recolectoras.

Tras unos años de declive, se tuvo la feliz idea de aprovechar las embarcaciones para el turismo, y ahora es normal verlas portando turistas por los canales.

Lo que dejó de ser un negocio enfocado al agro pasó a ser un negocio turístico y las barcazas volvieron a surcar las aguas del lugar, pintadas con vivos colores tanto en la proa como en la popa.

En un lado y otro se pintan escenas curiosas. Una suele ser de contenido marcadamente erótico y festivo; la otra se enfoca a la devoción religiosa. Como en el dicho popular, una vela a dios y otra al diablo. Hay otros tipos de barcos, como el de recogida de la sal, pero el más típico, sin duda, es el moliceiro.

Un punto típico para tomar un moliceiro es el Canal Central. Lo tradicional es hacer un recorrido por los canales de la población, aunque también hay excursiones que salen a la ría, un espacio lacustre de gran interés ecológico, especialmente por la avifauna.

En la parte norte de la ría, inmediatamente por encima del canal que comunica la laguna con el Atlántico, hay una reserva natural, San Jacinto, de unas 700 hectáreas, con grandes atractivos naturales: dunas, playas, espacios lacustres con abundante avifauna. El Centro de Acogida al Visitante, organiza visitas guiadas,

La antigua fábrica de cerámica de Jerónimo Pereira Campos, ha sido reaprovechada como centro de negocios y servicios. Imagen Guiarte.com

Otro elemento distintivo de la ciudad es la pastelería. Son famosos los ovos moles, dulce cuya invención se atribuye a las monjas dominicas del convento de Jesús y que se hacía con abundante azúcar y yema de huevo, envuelto el conjunto en oblea, y con forma de barrilito, huevo o caracola. El negocio de estos dulces da trabajo a decenas de personas, y está en expansión. La ciudad, agradecida a este invento, le ha dedicado incluso un monumento.

El otro producto típico de Aveiro son las tripas. Se trata de un dulce elaborado con una base que es similar a la del crep, pero más ancha y poco hecha (retirada antes de que se endurezca). Sobre esta masa se sirve algún tipo de dulce o confitura y se dobla para crear una especie de gran bocadillo dulce.

Mientras que los ovos moles se venden en las pastelerías, las tripas se elaboran por doquier, incluso en numerosos puestos playeros…

La gastronomía del lugar, aparte de estos dulces, es buena. Obviamente, el primer elemento es el producto del mar. Aveiro siempre ha estado ligado a la pesca y en los restaurantes abundan los platos de bacalao y pescado fresco, que con un vinito blanco hace las delicias del gastrónomo. Hay buenos restaurantes por todas partes, aunque la zona más atractiva es el entorno del Mercado de Pescado.

Pasear por la ciudad es agradable por lo tranquila y amable. El viajero que llega en ferrocarril se encuentra en una estación muy grande y con una extraordinaria decoración de azulejos. Luego verá que el azulejo es una seña de identidad de toda la ciudad, tanto edificios oficiales como religiosos y casas particulares.

Hay encanto en el paseo. Las casas humildes con su frente azulejado y flores en los balcones; los gatos mirando al paseante desde la ventana, la tranquilidad de la calle empedrada de tonos blanquinegros; los peces azuloscuros, deslizándose en las aguas claras junto a la proa del moliceiro…

Casitas de planta baja en Beira Mar, una zona sencilla y bella de Aveiro. Imagen de Guiarte.com

Para gozo del viajero, en esta ciudad relativamente llana, es posible utilizar la bicicleta gracias a un servicio gratuito, que únicamente requiere dejar una cantidad en depósito.

Si el visitante tiene oportunidad de programar otras visitas, Ilhavo es otro aliciente. El lugar, antaño una pequeña población de pescadores, ha crecido merced a sus negocios pesqueros y también industriales. Entre estos últimos la fábrica de la archiconocida porcelana Vista Alegre, con un interesante museo sobre esta actividad, muestra que cuenta con 30.000 piezas...

Hay zona comercial en el entorno de la plaza Humberto Delgado, también hay buenas tiendas en la Avenida Dr. Lourenço Peixenho. Como recuerdos de viaje, cerámicas, porcelanas, bordados, objetos de corcho, vinos…

La urbe tiene una extraordinaria oferta hotelera, con varios establecimientos de cuatro estrellas y hoteles y pensiones para clientes con menor poder adquisitivo. A esta oferta hay que añadir la de la playa y de otros lugares del entorno inmediato como Ilhavo. También hay una gran oferta de campings en toda la franja costera.

Direcciones de interés para viajeros en Aveiro, la Venecia portuguesa

Algunas direcciones y páginas web para completar la información sobre Aveiro y su entorno:

Claustro del Convento de Jesús, Aveiro. Imagen de Guiarte.com

Oficina de Turismo regional en Aveiro. Rua João Mendonça, 8, frente al Canal central.

Cámara Municipal de Aveiro: http://www.cm-aveiro.pt/www/

Museu da Cidade Aveiro: Rua João Mendonça n.º 9/11. Fono 234 406 485 / 234 406 300 http://mca.cm-aveiro.pt/

Museo de Aveiro. Convento de Jesús: Av. Santa Joana 8, Aveiro, Portugal

Reserva de San Jacinto: http://www.icnf.pt/portal/ap/r-nat/rndsj

Fábrica y Museo de Porcelanas Vista Alegre: Rua da Fábrica da Vista Alegre. Ílhavo.

Que ver en Aveiro

En la Guia de Aveiro te recomendamos las siguientes visitas:

El Convento de Jesús

Este convento, originario del siglo XV, es por razones...

Otras iglesias de Aveiro

Esparcidas por el casco urbano hay otras iglesias...

Canal Central: Modernismo

El entorno urbano del Canal Central es el más atractivo de...

Canal de San Roque y Beira Mar

El canal de San Roque discurre en una línea recta por el...

Playas de Aveiro

Si el visitante de Aveiro busca un lugar de playa, deberá...