Qué ver en Tours

Visitas y monumentos y otras cosas que hay que ver en Tours

El patrimonio

La histórica ciudad de Tours presenta varios atractivos para el viajero, en dos centros básicos, cercanos al Loira.

Torre del viejo castillo, junto al Loira, en Tours. Foto guiarte.Copyright

Uno de estos núcleos es la zona del entorno de la catedral gótica de Saint-Gatien, junto al viejo Castillo y al magnífico museo de Bellas Artes.

El otro centro de interés radica en el entorno de la Plaza Plumereau, próxima a los magníficos restos de la basílica medieval del San Martín. Es lugar propicio para la amistad y el copeo.

Hacia el sur se halla una amplia zona de trazado racionalista, donde está el centro de Congresos, el Ayuntamiento, y otros edificios de excelente porte.

En suma, una ciudad atractiva para el descanso y también como centro de excursiones a las tierras del Loira.  

La catedral

La Catedral de Tours se empezó a construir en la primera mitad del siglo XIII, pero las obras no acabaron hasta dos siglos más tarde.

Portada de la catedral de Tours. foto guiarte.Copyright

Por ello se pueden apreciar distintos estilos góticos, desde el primitivo hasta el flamígero. Esa evolución es claramente visible al contemplar la fachada, cuyo gótico va evolucionando progresivamente, hasta la coronación, con sendas linternas de aire renacentista. Una de ellas se terminó en 1507 y la otra en 1446.

En partes de la estructura del edificio se denota incluso el anterior, románico.

Hay vidrieras de diversas épocas. Las del ábside son del XIII, y las de los rosetones del XIV y XV.

Al norte del edifico catedralicio está la Psalette, conjunto arquitectónico del claustro catedralicio, con una bella escalera de caracol que conduce a los archivos y la biblioteca.  

Museo de Bellas Artes

El Museo de Bellas Artes de Tours es uno de los museos de Bellas Artes más prestigiosos de Francia.

Contiguo a la catedral se halla el museo de Bellas Artes, en un edificio episcopal de los siglos XVII y XVIII, que tiene salones tapizados con sedas de Tours.

En el Centro se exponen obras de arte de diversos castillos y abadías, así como obras de diversos maestros, tales como Rembrandt, Rubens, Delacroix, Monet y del italiano Mantegna.

Tambien hay interesante pintura de autores de la zona(Cluet, Vignon, Bosse, etc); así como notable escultura francesa.

El castillo de Tours

Situado al lado del Loira, el conjunto del castillo integra una edificación sólida, en la que destaca una de las antiguas torres, con cubierta cónica y matacanes.

Castillo de Tours, al fondo la catedral. Foto guiarte.Cpyright

El edificio actual es una parte de la gran fortaleza anterior, cuyo origen se remonta a la época carolingia. La obra fue ampliada en el XI por una construcción que se apoyaba en la muralla galoromana, donde destacaba un gran salón y una torre cuadrada. En el siglo XIII tomó la forma de un cuadrilátero en cuyos ángulos figuraban cuatro torres cilíndricas.

En general hay obra del siglo IV al XIX, si bien no tiene una relevancia espectacular. En el interior del castillo hay un museo de historia de la Turena.  

San Martín de Tours

Quedan sendas torres de la que antaño fue uno de los mayores complejos religiosos de Francia, destruido básicamente durante la Revolución Francesa.

Restos de la antigua basílica románica, en Tours. Foto guiarte.Copyright

Los torreones, románicos, permiten imaginarse el poderío de santuario de San Martín, centro de peregrinación al que acudían habitualmente los mismos reyes de Francia.

La primera basílica databa del año 482. Reconstruida varias veces durante la Edad Media, (sufrió ocho incendios en su historia) perduró hasta la Revolución Francesa.

La vieja basílica era una de las más grandiosas de la cristiandad. Medía 110 metros de largo por 30 de ancho, con cinco amplias naves. Tenía dos torres en la entrada oeste y cada brazo del transepto terminaba en otra voluminosa torre (una de las cuales aún subsiste).
La nueva basílica de San Martín, cercana a los restos de la antigua. Foto guiarte-Fernández Miranja. Copyright

Después de la gran destrucción, perduraron algunas ruinas y el recuerdo. En 1860 se encontraron los restos del antiguo sepulcro de San Martín. Una iniciativa ciudadana posibilitó que en 1885 se iniciara una nueva basílica, más pequeña que la anterior, que se terminó en 1924.

Es una iglesia de estilo romano-bizantino, de cierto interés, con una cripta en la que se halla una reconstrucción de la tumba de San Martín.

En el edificio destacan sus robustas columnas de granito pulido y una excelente iluminación, merced a la hilada de ventanales sobre los que descansa una poderosa cúpula, coronada por una estatua del santo.

Place Plumereau

Una de las zonas más atractivas de Tours es el entorno de la Plaza Plumereau, donde perduran numerosas edificaciones del siglo XV,

La arquitectura de Place Plumereau sorprende al viajero. Foto guiarte.Copyrightá

Los edificios de la Place Plumereau destacan por sus características estructuras de madera(a colombage) y sus saledizos típicos del medievo.

La Place Plumereau es el punto más destacado. De forma rectangular, llena de edificios antiguos, se torna en un bullicioso centro de reunión con animadas cafeterías llenas de vida hasta avanzada la noche.

Es un lugar especialmente mágico en los atardeceres del verano. El viajero que camina por el entorno ruinoso del de San Martín, se halla súbitamente anonadado por una estampa de bullicio juvenil en medio de la gran plaza cuadrada, rodeada por magníficas casonas con sabor a historia. notable.  

Otros elementos de interés y museos

Subsisten en la geografía local de Tours algunas otras iglesias, como la de San Julián, antigua abadía del siglo VI, con obra sucesiva románica y gótica.

En la Revolución Francesa se transformó en cuadra cuartelera, aunque el culto fue restaurado allí en 1859. Hay allí elementos románicos y ojivales.

Hay otras iglesias y restos de edificios de distintas épocas como las iglesias de Santa Radegunda y San Sinforiano o la abadía de Marmoutier.

Perduran numerosos edificios medievales de cierta belleza, no sólo en la Placa Plumereau, sino en otros puntos. En la rue Colbert se conservan seis casas del siglo XV. Otros ejemplares de fachadas a colombage(con entramados de madera) se hallan en diversos puntos, como las calles de la Barre o Blanqui.

Junto al viejo Tours hay un nuevo Tours, con modernos edificios para reuniones y congresos. Foto guiarte. Copyright

En la ciudad abundan tambien interesantes edificios más modernos, como el Hôtel Gouin, de cierto interés.

Asimismo, hay algunos interesantes edificios públicos, entre ellos los del entorno de la Plaza de Jean Jaurés, como la poderosa sede del Ayuntamiento, el palacio de Justicia, etc.

También son dignos de visita algunos museos.

Entre ellos, el de los Gremios (Compagnonnage) donde se muestran elementos y piezas vinculadas al gremialismo local; el de la Sociedad Arqueológica de Turena, en el Hôtel Gouin; así como un museo de Transportes Militares y del Ferrocarril.

Volver a la Guía de Tours