Qué ver en San Gimignano

Visitas y monumentos y otras cosas que hay que ver en San Gimignano

El patrimonio

Lo más típico de la ciudad son las torres medievales; de la misma época de la muralla que la rodea. Por esa característica se la denomina San Gimignano dalle belle torri.


Arco de acceso a la Plaza de la Cisterna, desde San Giovanni. Guiarte.com. Copyright

Pero el recorrido por la pequeña urbe tiene otros elementos de interés: palacios, iglesia, austeras plazas, etc.

Entre los templos no hay ninguno de gran espectacularidad. El de más interés es la colegiata, románica. Hay más templos románicos, sencillos, en medio de una geografía de arquitecturas con un enorme sabor de siglos.  

Las torres

Hasta setenta torres tuvo alguna vez San Gimignano, de las que hoy quedan únicamente catorce.


La multitud de torres proporciona una visión sorprendente de San Gimignano. Guiarte.com Copyright

En esta zona de Italia era muy común que las familias construyesen unas viviendas con torres elevadas. Razonas de poder, prestigio e incluso supervivencia –en una época de violentas luchas familiares o de facciones locales- favorecieron la proliferación de estas construcciones. Florencia tuvo también más de un centenar.

Dicen que los ventanales y agujeros de las torres servían para unir por el aire, mediante pasarelas, unas torres con otras. La medida se encaminaba a relacionarse con las familias aliadas y protegerse ante las disputas urbanas.

Aunque ahora ya solo quedan 14 torres, el espectáculo de las mismas sobre los tejados de la ciudad es bello. Un punto excelente para contemplarlo es el ruinoso enclave del Castillo.

Plaza de la Cisterna

Subiendo por la calle de San Giovanni, tras pasar una puerta del siglo XIII se accede a la Plaza de la Cisterna, de forma triangular, rodeada de palacios y torres medievales.


La hermosa plaza de la Cisterna, con la vieja cisterna en el centro. Foto guiiarte. Copyright

Sigue pavimentada como en la Edad Media. En el centro se ubica una cisterna.

Las casas son en su mayoría de los siglos XIII y XIV. En la confluencia con la Plaza del Duomo están las torres de los Ardinghelli, poderosa familia güelfa de gran poder en la ciudad.

Plaza del Duomo

Una sencilla colegiata, varios viejos palacios, con siete torres, integran este conjunto urbano de forma irregular e inclinada.


Palacios, viejas casonas y torres, estampa típica de la Plaza del Duomo. Guiarte.cpm, Copyright

La colegiata es de base románica y con obras de siglos posteriores.

también está al lado el Palazzo del Popolo, o Palazzo Nuovo del Podestá, del siglo XIII, con su torre Grossa, de 54 metros de altitud

También da a esta plaza, en la zona más baja de la misma, el palacio Vechio del Podestá, del siglo XII, acondicionado para teatro en el XVIII, con su torre Rognosa, de 51 metros de altitud

Un arco situado en la esquina de la colegiata da acceso a la plaza dei Pecori, con una logia del XIV.

Aquí están los museos de Arte Sacro y el Etrusco. El primero tiene obra medieval de los artistas toscanos y el segundo restos del mundo prerromano.  

La colegiata

La colegiata, es del XII con obra del XV y del XIX. Tiene abundantes obras de pintores florentinos y sieneses.


Las torres de San Gimignano, en capilla de Santa Fina, donde están los frescos de Ghirlandaio

Destacan en la nave derecha los frescos de la vida de Cristo, del XIV, pintados por Barna da Siena, artista que falleció al caer del andamio en el que trabajaba, y que constituyen uno de los buenos trabajos de pintura gótica italiana.

La capilla de Santa Fina –santa local que vivió en el XIII- tiene obra de Giuliano de Maiano y frescos de Domenico Ghirlandaio.

Palazzo del Popolo

Una torre del siglo XIV, con 54 metros de altura, domina la fachada del Palazzo del Popolo, construido básicamente en el XIII.


El altivo Palazzo del Popolo, con su magnífica torre. A la derecha se ven las escaleras de acceso a la colegiata.Guiarte.com, Copyright

En el interior tiene un pequeño patio porticado.

Aquí, en la sala del Consejo, Dante pronunció un discurso en 1300. El edificio tiene frescos de la escuela de Siena, del XIV.

El Palazzo alberga un Museo Cívico, donde se presenta abundante obra de las escuelas florentina y sienesa, de los siglos XIII, XIV y XV, básicamente. Entre la obra excelente una anunciación de Filippino Lippi, así como otras obras de Tadeo di Bartoldo, Pinturicchio y Gozzoli.

Otras iglesias

San Agustín se halla cerca de la puerta de San mateo, es de finales del XIII, románico-gótica. Tiene frescos de Venoso Gozzoli, de final del XV, referidos a la vida de San Agustín.


La iglesita románica de San Bartolo, en San Gimignano. Guiarte.com. Copyright

En el altar mayor hay una coronación de la Virgen de Piero del Pollaiolo. Uno de los altares es de Benedetto da Maiano.

En la calle de San Matteo, cerca de la plaza del Duomo, se halla otra iglesita románica del XII, la de San Bartolo.

Restos de la iglesia de San Francisco, en la Calle de San Giovanni. Foto guiarte. Copyright

En la Vía de San Giovanni puede verse también la portada románica de San Francisco, de inicios del l siglo XIII

Aún hay otros pequeños templos de origen medieval –la época más pujante de la urbe- como San Pietro in Forliano o san Jacopo al Tempio.

Otros atractivos

San Gimignano conserva también su muralla medieval, con cinco entradas.


Una de las puertas de la muralla de San Gimignano. la de San Matteo. Guiarte.com. Copyright

En la parte más elevada de la colina está el castillo, Rocca di Montestaffoli, semiderruida fortaleza de mediados del siglo XIV, cuyo máximo interés radica en la excelente panorámica que ofrece al visitante.

El entorno de San Gimignano ofrece lugares sumamente interesantes:

Certaldo, con una interesante ciudad alta, donde está la casa-museo de Giovanni Boccaccio y el palazzo Pretorio.

Vilterra, con sus murallas etruscas y del medioevo, habitada desde la Edad de l Hierro y capital etrusca que conserva interesantes elementos de diversas épocas.

...Y la magnífica Siena