Por Valdicadierno

Antes de entrar en Cogorderos, tomaremos la senda que sale a la derecha y pasa junto al cementerio, para dirigirnos en dirección norte por medio de un vallecillo: Valdicadierno.
Es éste un bosque de robles que nos permitirá disfrutar de otro interesante hábitat. No hacer ruido, escuchar los murmullos del bosque. No están lejos los jabalís, ni los corzos, ni tal vez el lobo. Tampoco anda lejos el cuco o el pico carpintero, a quienes podemos escuchar a menudo.

Avanzaremos por el fondo del valle, sobre un caminillo tapizado por la hierba, en medio de un bosque denso de robles, en cuyas ramas crecen los líquenes verdosos.

El camino finaliza como dos kilómetros más adelante. El bosquecillo es solitario. Mejor recorrerlo en compañía porque la soledad "asusta" un poco.

Pasados esos dos kilómetros, otro camino cruza verticalmente el nuestro. Tomar el ramal de la izquierda y seguirlo, primero entre robles y luego entre pinares para llegar al valle del río Tuerto, en Villamejil.

Excelentes ejemplares de roble, en Valdicadierno. Guiarte Copyright
Los líquenes crecen sobre las viejas ramas del robledal. Guiarte Copyright

> > Volver a la guía de Venta de la Perdiz