Valporquero, León (España).

El pueblo de Valporquero de Torío se encuentra enclavado en una privilegiada zona de la montaña de León, muy cerca de las famosas Hoces de Vegacervera.

Interior de la Cueva de Valporquero. Imagen de guiarte.com

Por Artemio Artigas
Es un lugar perteneciente al municipio de Vegacervera y que dista unos 50 kilómetros de León.

Esta zona tiene gran belleza. En un impresionante marco natural se contemplan agudos picachos desnudos, verdeantes valles, magníficos bosques naturales de avellanos, hayas y robles, y un sorprendente desfiladero, amenizado por un rio de aguas transparentes.

Esta zona goza de fama también por sus excelentes cualidades gastronómicas, magnificas carnes y excelentes embutidos. Por aquí se hace una afamada cecina de chivo.

Valporquero es un lugar de escasa historia, y apenas unos siglos de vida, encaramado en un lugar desde el que se divisa un extraordinario paisaje. Un mirador, en la parte superior del pueblo, la Atalaya, permite disfrutar de extraordinarias perspectivas.

Lo más famoso del lugar, de pequeñas casas de piedra, es la gran cueva que alberga bajo tierra, y que está atendida por la Diputación de León, lo que facilita una buena explotación, con asistencia de guías y el mantenimiento de un entorno con servicios de aparcamiento, restaurante y zonas de picnic...

Zona de acogida, con restaurante, merenderos, aparcamiento y oficina de recepción y venta de billetes. Imagen de guiarte.com

Las cuevas:
A estas impresionantes cuevas se accede tras un recorrido abierto en la roca y que permite llegar hasta un valle sin salida, en el fondo del cual aparece la gran entrada, en medio de una naturaleza verdeante por la que baja un arroyo que lleva aguas cristalinas todo el año, salvo los meses más secos.

En la misma entrada, los guías hacen unas explicaciones de las características del lugar, y luego conducen a los visitantes por el interior.

Hay dos recorridos, uno básico, y otro que se prolonga hasta la fastuosa Cueva de las Maravillas.

Cerca de la entrada está la sala de las Pequeñas maravillas, sumamente atractiva. Esta desemboca en a la Gran Rotonda, un inmenso espacio de más de 20 metros de altura, cruzado por un arroyo cantarín en los días húmedos, cuyo cauce va hacia la sala de las Hadas para precipitarse por una cascada hacia un cauce que corre más debajo de la zona visitable.

Son muchas las sensaciones; el rítmico gotear de las techumbres, los espacios variados y figuras como la del fantasma, que llaman la atención de los más pequeños.

Pasada la zona llamada del Cementerio Megalítico, por la profusión de derrumbes, se llega a la Gran Vía, una galería de más de 200 metros de longitud, encajonada por estratos verticales paralelos y levemente inclinados. La altura alcanza los 30 metros.

La vista corta termina aquí, aunque si se realiza el recorrido más amplio ha de continuarse hacia el fondo para pasar por diversos ámbitos hasta la sala de la Columna Solitaria que precede a la Cueva de las Maravillas.

Miles de puntiagudas estalactitas aparecen ante nuestros ojos, asombrados, que contemplan formas puntiagudas que se expanden hacia el fondo como una sinfonía de fuegos de artificio proyectados desde la techumbre. Es un espacio espectacular, después del cual, el viajero ha de retornar.

Para los más aventureros existe la posibilidad de acceder al segundo nivel de la Cueva, correspondiente al curso actual del arroyo de Valporquero que surge de nuevo a la luz en las Hoces de Vegacervera.

Sólo accesible con equipamiento de espeleología.

Caballos en Valporquero. Imagen de guiarte.com

Algunos datos:
La visita a las cuevas debe hacerse con ropa de abrigo, porque el interior está a 7 grados. Llueve a menudo sobre las cabezas de los visitantes. Acudir con calzado cómodo y gorro, si les molesta la lluvia.

La mejor época de visita es aquella en la que aún hay niveles de humedad que permiten sentir el arroyo de Valporquero mientras avanza por la cueva.

Por respeto al medio ambiente, no fumar ni introducir basura o comida.

El recorrido corto es de 1,6 kilómetros, aunque parece mayor, dado que hay que avanzar con cuidado y subir y bajar escalones. La duración, una hora.

El recorrido largo es un kilómetro más, aproximadamente., y la duración como media hora adicional.

Interior de la Cueva de Valporquero. Imagen de guiarte.com
Interior de la Cueva de Valporquero. Imagen de guiarte.com

> > Volver a la guía de Pueblos con arte