Torre de Babia, León (España).

En el norte de la provincia de León, en el municipio de Cabrillanes, se halla Torre de Babia, una pequeña localidad enclavada en un paisaje espectacular.

Laguna de Las Verdes. Foto Guiarte.com Copyright

Por Tomás Alvarez
Con tan sólo 31 personas censadas (año 2010) Torre de Babia conserva notables vestigios de su pasado, y una arquitectura tradicional de notable valor.

El lugar se distribuye a ambos lados del arroyo de Torre, de forma longitudinal, a lo largo de las rutas que comunicaban con San Félix de Arce (suroeste) y Huergas de Babia(sudeste), en un valle lleno de hermosura que se va estrechando, para luego abrirse de nuevo, presentando al viajero magníficos espacios naturales.

Hacia el norte se halla una zona de un encanto especial: la laguna de Las Verdes, en medio de un circo de montañas, al pie de una serie de picos de más de 2.000 metros de altura. En la laguna, verdeante en verano por su vegetación, nace el arroyo Torre, que zigzaguea en dirección sur. Estamos en un territorio de gran belleza, no lejos de las fuentes del Sil.

El lugar lleva el nombre de Torre por los restos de una pequeña fortaleza que se halla en el norte de la trama urbana, y que seguramente servía para el control de los accesos a los puertos de la cordillera.

Escudos en la iglesia parroquial de Torre de Babia. Foto Guiarte.com Copyright

La torre se halla en mal estado, y están también ruinosas algunas construcciones adyacentes a ella, pero aún se eleva orgullosa en medio de los prados.

Es este un territorio de indudable riqueza pastoril. En el Catastro de Ensenada, realizado en 1752, existe una amplísima relación de pastos de todas las calidades en su gran término local. Era un tiempo en el que había en el lugar 36 vecinos que ocupaban 48 edificaciones, La producciones eran principalmente ganaderas: vacuno, caballar, mulas, asnos, ovejas, cabras y cerdos.

En el texto de Ensenada se comprueba la riqueza que producía esta gran cabaña: leche, terneros y corderos, carne, lana...

También había producciones de cereales y hortalizas, además de alguna arboleda, así como 25 “cepas” de abejas. Además, aparte de los campesinos, había una taberna que regentaba un vecino de Cospedal, un tejedor, el párroco y un capellán. Entonces existían en Torre un batán y 12 molinos de una rueda.

En el diccionario de Madoz, ya en el XIX, se observa que hay en Torre (O San Vicente de Torre) 50 vecinos (200 almas) y una escuela. Madoz insiste en la existencia de excelentes pastos.

Exterior del templo parroquial de Torre de Babia. Foto Guiarte.com Copyright

En el lugar hay una pequeña ermita y una excelente iglesia que se asienta sobre un cerro que pudo ser un castro en tiempos astures. Cerca del lugar hay algún otro cerro que pudo también haber sido castro.

De la iglesia, hay que destacar su excelente trabajo de piedra, especialmente visible en la espadaña y en el tramo final de la nave. También es destacable su austera portada renacentista rodeada de un sencillo alfiz. La estructura del templo es gótica con excelentes bóvedas nervadas en la zona del crucero. El altar mayor posee un bello retablo barroco de notable colorismo. Enfrente a la entrada, en el suelo aparecen bellos enterramientos de familias nobles de la zona, con escudos nobiliarios.

La riqueza del lugar, basada en la ganadería, se constata perfectamente en la serie de casas del lugar, de notable calidad. Una de estas edificaciones alberga el Museo Etnográfico y de la Transhumancia “Torre de Babia”.

Este centro es una obra debida a Isaac Alvarez, un médico natural de la comarca, quien ha querido conservar la memoria de sus ancestros y salvar del olvido a la rica etnografía babiana.

El “chozuelo portátil” un elemento sorprendente, en el Museo de Torre de Babia. Foto Guiarte.com Copyright

En un edificio que ha renovado totalmente, presenta elementos tales como las vestimentas y aperos de los pastores trashumantes, los utensilios para hacer el queso, elementos de la vida diaria de la zona, etc.

El empeño es meritorio. El centro abre a determinadas horas durante los meses de julio a septiembre y el propio Isaac Alvarez no duda en explicar a los visitantes los magníficos contenidos de esta colección, que supera las 3.000 piezas, entre las cuales hay elementos tan desconocidos como un “chozuelo” portátil para el pastor, viejas fotografías de personajes y labores cotidianas de Babia y un bello cuadro de Vela Zanetti, de temática pastoril.

En un intento de poner en valor la riqueza patrimonial de la zona, Isaac está empeñado en reactivar la reparación de la iglesia parroquial y en promover la puesta en valor de otros elementos locales, convencido de que el atractivo del conjunto, junto con la ruta de la Laguna de Las Verdes, cada vez más visitada, tienen tirón para sacar adelante un futuro mejor para este lugar lleno de encanto.

> > Volver a la guía de Pueblos con arte