Támara, Palencia (España).

Támara, pueblo de Palencia. España

Támara. el perfil de la iglesia de San Hipólito domina los campos de la comarca. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com) / Guiarte.com

Esta pequeña población es, sin duda, la Cenicienta del arte y la historia de Castilla y de León. Tiene solo unas decenas de habitantes pero un atractivo fuera de lo común.

Está situada a treinta kilómetros de la capital provincial, muy cerca de Frómista. Al lado del Camino de Santiago. De hecho desde la vía peregrina se ve la mole dominadora de la iglesia catedralicia de Támara, dominando el campo cerealistico.

Esta ligazón al Camino de Santiago es histórica.

Támara: la iglesia de San Hipólito, autentica catedral. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com) / Guiarte.com

Se sabe que Sancho IV de Castilla, en 1286, estuvo en el hospital de peregrinos de San Juan. El camino de Santiago no era una ruta determinada, sino una franja de diversos kilómetros por la que transcurría el flujo de devotos santiagueños. Y Támara estuvo en esa línea.

Es este lugar debió de haber ya algún castro, que daría lugar a una población romana.

También se tienen noticias de asentamiento godo. La población tuvo gran interés religioso desde época visigótica. Allí parece que hubo un viejo monasterio: San Miguel. Y es abundante el conocimiento de Támara en la época posterior, cuando fue plaza fuerte leonesa, cerca de los confines castellanos. La batalla de Támara entre el leones Bermudo III y el castellano Fernando I, consolidó una nueva reunión de los dos territorios. Allí murió Bermudo III peleando y el castellano aglutinó la corona que sus antepasados habían escindido.

Támara: Interior de San Hipolito, con su sorprendemte órgano. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com) / Guiarte.com

Figura abundantes veces en la historia. Támara no sólo fue lugar de batallas sino de pactos que afectaron a los reinos cristianos de la península Ibérica.

Se conservan restos del recinto defensivo del lugar, del siglo X, y una rica arquitectura religiosa de raíz medieval, así como casas de calidad y sabor tradicional.

La gran joya es la iglesia de San Hipólito, autentica catedral tardogótica.

La iglesia es de tras naves y gran interés por múltiples elementos: la pila bautismal; el órgano, uno de los más antiguos de Europa, encumbrado sobre una estrecha columna; el recio coro elevado, la extraordinaria reja gótica de Francisco de Osorno.

Támara: la bellísima pila bautismal en la iglesia de San Hipólito. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com) / Guiarte.com

Muy cerca, dominando el otero contiguo, está una iglesia medieval románica. Es resto de la casa de los hospitalarios de la orden de San Juan de Jerusalén.

En el interior de la iglesita se conservan diversos elementos de carácter etnográfico. En el diminuto lugar hay una activa asociación cultural que contribuye a que el entorno sea digno.

También pervive la iglesia de San Miguel, con partes románicas. Esta villa, que mereció atenciones reales y bulas papales, merece una visita. Es realmente sorprendente.

Támara: la iglesia medieval románica. Imagen de José Holguera (www.grabadoyestampa.com) / Guiarte.com

Guías relacionadas

> > Volver a la guía de Pueblos con arte

Imágenes enviadas por los usuarios
Los usuarios de guiarte han enviado 6 fotos.