Siguero, Segovia (España).

Siguero, pueblo de Segovia. España
Siguero es un pequeño lugar de la provincia de Segovia, ubicado en un paisaje de gran atractivo: la falda norte de la sierra de Guadarrama, en las proximidades de Somosierra y en los orígenes del Duratón.

Está cerca Sepúlveda. La distancia a Segovia capital es de 52 kilómetros, que se realizan por la carretera Nacional 110. Madrid se encuentra a unos 100 kilómetros por la carretera Nacional I (Carretera de Burgos) y excepto los 3 últimos, que se hacen por la Nacional 110, el resto del recorrido es autovía. El clima está absolutamente influenciado por el hecho de encontrarse dentro del Sistema Central. El verano es especialmente agradable.

Ya antes de llegar al pueblo, en la misma carretera, podremos ver el río Duratón, que nace con las nieves de la sierra comprendida entre el cerro Cebollero y la Peña de la Silla, en la divisoria de las provincias de Madrid y Guadalajara. Bajando el puerto de Somosierra (en dirección a Burgos y mirando hacia la derecha) el rio nos regala la vista con la cola de caballo. (El Duratón tiene la particularidad, en su tramo por la Comunidad de Madrid, de ser el único cañón de la comunidad y que además es utilizado para descensos de rapel por parte de los amantes de este deporte.) Fuera de la estación de verano, lo podrás ver con algo de caudal, pero en años secos, su aspecto es paupérrimo. Nadie diría que es el mismo río, que a su paso por Sepúlveda, da nombre a las famosas Hoces.

La entrada al pueblo está presidida por la Iglesia de San Martín de Tours, influenciada por un arte románico, presente en toda la provincia. La ermita de la virgen de la Varga mira de frente a su pueblo. El primer fin de semana de septiembre, los vecinos y vecinas sacan a la Virgen para llevarla de romería y procesión por las calles del pueblo, acompañada de la música y los bailes típicos segovianos.

Los alrededores son agradables para el paseo por sus hermosas vistas sobre las sierras. En los campos cercanos hay excelentes zonas de enebros; el propio lugar está orgulloso de su “Enebra”.

Son muy conocidos los descensos que realizan por allá los aficionados al parapente, y si no estás acostumbrado a verlos volar, resulta agradable de ver. Además aterrizan allí mismo, por lo que si estás paseando puedes verlo a escasos metros. Si te gustan las emociones fuertes puedes volar con ellos. En Santo Tomé además también hay una pista de vuelo sin motor.

El término municipal de Siguero está atravesado por dos cañadas reales, la Cañada Soriana Occidental y la Cañada Real Segoviana.

Hay lugares en el pueblo para comer y dormir.

Texto resumen de Eugenio Arenas.

> > Volver a la guía de Pueblos con arte