Ribeauvillé, Alsacia (Francia).

Ribeauvillé, pueblo de Alsacia, Francia
En esta bella ciudad alsaciana abundan las casas tradicionales repletas de flores. Foto guiarte. Copyright

Tres castillos dominan una colina boscosa desde la cual se divisan los campos de vides del entorno de Ribeauvillé. Fueron construidos antaño por los señores de Ribeaupierre, que dominaron este entorno de las laderas de los Vosgos.

El lugar está en la Ruta de los Vinos de Alsacia, entre Colmar y Sélesat. Tiene unos 5000 habiotantes y bastante belleza.

Estos campos son famosos por sus vinos, Riesling, y por la fiesta del pífano. Cada año, el primer domingo de septiembre los tocadores de pífano y de tambores celebran una fiesta. Es una tradición de 600 años impulsada en la antigüedad por los señores de Ribeaupierre, protectores de trovadores.

Gente ataviada con vestimenta medieval, carruajes antiguos, músicos, la fuente del vino, etc. hacen de el Pfifferdaj uno de los encuentros más curiosos de Alsacia.

En el lugar, alargado, en torno a la Grand Rue, paralela al cauce del río, aparecen numerosos enclaves con encanto entre ellos el almacén de trigo(halle au blé), antiguo mercado de cereales, la fuente renacentista, la alcaldía o la torre de los Carniceros(bouchers). Merece una detención especial en la plaza de la Sinne, llena de encanto y casas tradicionales.

La iglesia de San Gregorio el Grande es amplia y poderosa. Destaca en ella el tímpano del portal oeste.

Por todo el lugar abundan las casas de construcción tradicional alsaciana, desde el siglo XVI en adelante.

Desde la parte alta de la villa se divisa, dominador, el castillo de San Ulrich, con una espectacular torre y soberbios muros rectilíneos, mansión palaciega de los señores de Ribeaupierre, grandes magnates de Alsacia.

La obra es de los siglos XI a XVI. Desde allí se divisa un espléndido panorama sobre el valle del Strengbach, el curso fluvial que riega el lugar.

Más elevados aun están otros dos castillos. El ruinoso fuerte de Girsberg, del siglo XII, ubicado sobre un roquedo inespugnable y el de Alto Ribeupierre, aún más elevado, desde el que el panorama es magnífico.

> > Volver a la guía de Pueblos con arte