Rabanal de los Caballeros, Palencia (España).

Rabanal de los Caballeros es un pequeño pueblo, situado en la montaña palentina, a cuatro kilómetros de Cervera de Pisuerga.

Casa natal de Modesto Lafuente en Rabanal de los Caballeros, Palencia. Imagen de Julián Miguel Cuevas

El lugar, de apenas dos decenas de habitantes censados, es conocido especialmente porque fue donde nació Modesto Lafuente y Zamalloa (1806-1866) destacado historiador y escritor español.

En Rabanal aún está la casa donde nació el ilustre personaje, hijo de un “médico de espuela”, es decir, médico itinerante, que atendía la montaña palentina. Modesto Lafuente destacó por su labor como historiador, político y brillante crítico, una labor que impulsó con la fundación en León de su periódico Fray Gerundio, luego editado en Madrid. Sus “capilladas” –críticas de costumbres y personajes- adquirieron fama en toda España.

Modesto Lafuente fue también redactor de la Constitución Española del Bienio Progresista; director de la Escuela Diplomática y miembro de la Real Academia de la Historia. Falleció en Madrid, y sus restos reposan en Mayorga de Campos, en el panteón familiar. Enemigo de extremismos y conocedor profundo de la sociedad, Julio Caro Baroja dijo de él que era el precursor en España de la Sociología.

El origen de Rabanal se remonta a la época de la repoblación. El territorio fue dado como recompensa a tres hidalgos, Gómez, Duque y López por su colaboración en la reconquista contra los árabes y la protección de los peregrinos de la Orden de Santiago. En la parte sur del poblado tuvieron casa solariega, junto con un torreón de defensa.

Iglesia de San Martín, en Rabanal de los Caballeros, Palencia. Imagen de Julián Miguel Cuevas

Descendientes de dichos hidalgos se afincaron en Cervera de Pisuerga y Cea de León, entre otros lugares. El año 1452 Gonzalo Martín Gómez, hijo de Juan Gómez y María del Dosal, se trasladó a El Carpio de Tajo (Toledo), donde se casó y creció su familia y hacienda en pueblos limítrofes, la Puebla de Montalbán, San Martin y Polán. Por razones y disputas de empadronamiento entre hidalgos y pecheros, volvieron a reclamar en pleito, el lugar como casa solariega y el titulo de hidalguía, que a algunos de sus descendientes se los negaban; título que la justicia les confirmó, después de muchas declaraciones de testigos.

Los hidalgos citados fueron quien levantaron la iglesia románica, que posteriormente sufrió ampliaciones como las zonas de la sacristía, el baptisterio o la torre del campanario. El retablo del templo, restaurado en 1998, se expone en el Museo Diocesano de Palencia. Se trata de una bella obra, presidida por un Pantocrátor, y que tiene también en el centro una escultura de san Martín Obispo partiendo su capa, obra de Juan Ortiz el Viejo, discípulo de F. Vigarny. Las cuatro tablas pintadas, episodios de la vida del santo, son obra de un maestro anónimo del siglo XVI. La iglesia está cerrada al culto. Este, desde 1920, viene celebrándose en la ermita, dedicada a santa Rita de Casia, originaria del siglo XVII y reformada en el XX.

Por los pleitos de hidalguía se sabe que en el siglo XVIII desapareció la gran casa solariega de Rabanal, cuyo escudo, detallado en los pleitos, se integró en otra casa nueva en el centro del pueblo.

En Rabanal existe otra casa, hoy restaurada, con dos escudos en la portada, de 1504, perteneciente a un alto cargo eclesiástico, según se deduce por la composición de sus símbolos.

Portada del libro Rabanal de los Caballeros. Cuna de Don Modesto Lafuente. Imagen de Julián Miguel Cuevas

En los pueblos de la zona abundan las iglesias románicas y varias ermitas medievales. Entre los templos de estos lugares destacan la iglesia de San Salvador de Cantamuda, recientemente restaurada. Otros edificios de interés son la Abadía de Lebanza, centro de decisiones políticas y emporio de historia y saber, vinculada en la reconquista al condado de Peñas Negras, con el conde Alfonso Ordóñez y su esposa Justa, así como la iglesia de Cervera, que tiene también un amplio contenido artístico e histórico.

En Verdeña, a 7 kilómetros, se encuentra el Museo del Oso Pardo, con dependencia de su Fundación, con sede en Santander.

Destacamos en la zona la ruta de los pantanos, entre Cervera y Velilla; la subida a la Fuente de Cobre, nacimiento del rio Pisuerga; en San Cebrián de Mudá, el hábitat con sus bisontes; así como el Santuario de Nuestra Señora del Brezo, centro de concentración y devoción popular.

En la zona hay otras muchas rutas de senderismo programadas.

Por Julián Miguel Cuevas.

Más información de Rabanal y su entorno en su libro “Rabanal de los Caballeros. Cuna de Don Modesto Lafuente, de Julián Miguel Cuevas. Gráficas Guardo. Palencia 2010.

> > Volver a la guía de Pueblos con arte