Muxía, La Coruña (España).

En plena Costa de la Muerte, en un paisaje magnífico, está Muxía (en castellano Mugía), un lugar de alto interés para el viajero.

Faro de la Punta da Barca. Imagen de J.M. Ferández Miranda/Guiarte.com

Artemio Artigas
Ya antes de llegar a la población, cerca de la carretera, se halla la iglesia del monasterio de san Julián de Moraime. El origen del cenobio se remonta al siglo XI. Padeció destrucciones y fue reconstruido por Alfonso VII de León. Pasó a ser el núcleo monástico más importante de la Costa de la Muerte hasta el siglo XV, luego entraría en la órbita del poderoso monasterio compostelano de San Martín Pinario, hasta la desamortización de Mendizábal, en que el centro quedó como parroquia.

La iglesia, de tres naves, conserva buena parte de su estructura románica y dos bellas puertas también románicas. La occidental es muy atractiva, aunque casi no es visible al estar hundida y bajo un oscuro pórtico, flanqueado por sendas torres. Tiene una triple arquivolta, con abundantes figuras. En el tímpano hay siete personajes, el central con un báculo. La puerta meridional es también bella aunque más pequeña y dañada por la meteorología. Cuenta con tres arquivoltas y un ┌ltima Cena en el tímpano.

Iglesia de la Virgen de la Barca. Imagen de J.M. Ferández Miranda/Guiarte.com

Pese a ser este templo un punto de elevado interés artístico, el más popular de Muxía es el de Santa María de la Barca. La imagen pétrea del templo, con sus airosas torres campanario, y las grandes piedras del entorno son muy conocidas.

Según la tradición, la propia Virgen llegó a este punto en una barca de piedra para animar al apóstol Santiago en una predicación por el oeste de Hispania en la que no cosechaba el éxito esperado. Aún hay una piedra (La Pedra de Abalar) que sería el casco de la barca, en tanto que la vela sería otra piedra (La Pedra dos Cadrís). Ambas tienen fama de ser especiales: la una por su capacidad sonora y la otra por su valor curativo. No falta incluso una tercera piedra que sería el timón del milagroso navío mariano.

Hay también en el núcleo de Muxía otro templo de buena calidad, con elementos románicos y góticos, la parroquia de Santa María.

La población de Muxía tiene un aire moderno y ofrece buenos recursos para el turista, tanto por los atractivos citados como por las playas y gastronomía. Empanadas, lacón con grelos, pescados y mariscos forman parte de las ofertas culinarias. Todos los años se hacen eventos de exaltación del pulpo y del congrio.

Pedra dos Cadrís. Imagen de J.M. Ferández Miranda/Guiarte.com

Pero la gran fiesta es la romería de la Barca, en la primera quincena de septiembre, en la que el culto a la Virgen –originario de la Edad Media- se complementa con una multitudinaria manifestación de ocio y devoción. Puestos de venta de productos, gaiteros, bandas, cohetes… es la gran fiesta de la Costa de la Morte.

El entorno natural es interesante. Existe una gavilla de playas de aguas transparentes (y frías) en una costa de notable belleza, en el que destaca el Cabo Touriñán que se presenta como la costa más occidental española, aunque otras guías aluden a que el extremo oeste es el Cabo de la Nave, más al sur, pero de difícil acceso.

Página web de Muxía: http://www.concellomuxia.com/ga/web/index.php

Iglesia de San Julián de Moraime. Imagen de J.M. Ferández Miranda/Guiarte.com

> > Volver a la guía de Pueblos con arte

Imágenes enviadas por los usuarios
Los usuarios de guiarte han enviado 1 fotos.