Morella, Castellón (España).

Morella, pueblo de Castellón, España
Morella, con algo más de 2.000 habitantes, es uno de los lugares más emblemático de la Comunidad Valenciana, y posee un indudable atractivo para el turista.

Ubicada a casi mil metros de altitud, sobre un cerro rocoso, que es un auténtico fuerte natural, Morella ha sido un lugar estratégico habitado desde la prehistoria.

Esta situada a cien kilómetros al norte de Castellón, en una esquina de la provincia, lindante con la de Tarragona y Teruel, en medio de una comarca, Els Ports, semidesierta y hermosa.

Conquistada a los árabes por el Cid, primero, y por Blasco de Alagón, de forma definitiva, fue villa real desde la muerte de Blasco de Alagón, con un entorno dependiente notablemente extenso.

Su condición de villa-fortaleza le aseguró la presencia en los conflictos, tanto la guerra de Sucesión como la de Independencia y las luchas carlistas tuvieron episodios en Morella. En 1849 se constituyó allí una Comandancia General del Maestrazgo, para acabar con el carlismo en el territorio abrupto y en 1878 se le dio categoría de ciudad.

la naturaleza ha hecho de Morella una plaza fuerte. Foto cedida por el Instituto de Turismo Valenciano

Bellos monumentos
Tiene Morella grandes atractivos: sus murallas, con puertas hermosas como la de San Miguel; la agradable calle de Blasco de Alagón, los restos del convento de San Francisco; varios palacios góticos, como el del cardenal Ram o la casa Ciurana, etc.

Pero la joya es la iglesia de Santa María, gótica, con sendas puertas en la fachada principal y un interior sorprendente de tres naves. Dado que el templo no era grande, al hacer el coro se optó por hacerlo elevado. Se accede a él por una bella escalera de caracol.

Morella bien merece una parada. Hay lugares donde comer y dormir confortablemente. Porque en el entorno de la población están otros centros de interés: Forcall, Ares, Villafranca del Cid y la Tinença de Benifassar.

En este territorio abrupto abundan paisajes hermosos para deleitar la vista e incluso abrigos rupestres que nos remiten a la prehistoria. Entre ellos están los de Morella la Vella.

Morella celebra unas fiestas especiales cada seis años, el Sexeni. Vienen celebrándose desde el siglo XVII. Se trae a la Virgen de la Vallivaba desde su santuario, a unos 20 kilómetros, y se hacen coloristas desfiles, procesiones y celebraciones festivas de todo tipo. Es de alto interés.

Cabe hablar por último de la gastronomía. Se come buena carne –cerdo y cordero- y sus embutidos son los mejores tal vez de la provincia de Castellón, puesto que su altitud y climatología favorecen el curado. Entre los postres están los típicos flaons.

> > Volver a la guía de Pueblos con arte