Molinaseca, León (España).

Molinaseca, localidad berciana del Camino de Santiago, ubicada en el entorno de Ponferrada, sobre la vega del rio Meruelo.
Templo de la Virgen de las Angustias, a la entrada de Molinaseca. guiarte.com. Copyright

Tomás Alvarez

El viajero que recorre el Camino de Santiago, después de pasar la llanura, encuentra las fragosidades de los Montes de León, con el paso de Foncebadón, zona en la que hallará unas vistas extraordinarias.

Tras unas etapas llevaderas, esta ascensión exige un esfuerzo adicional que se compensa con las magníficas perspectivas tanto hacia el Este –la cuenca del Duero- como hacia el Oeste –la del Sil-.

Pero todas las penosidades se alivian en la bajada, especialmente con la llegada a Molinaseca, una población cabeza de un municipio que reúne a 700 personas, llena de encanto, especialmente por su privilegiada situación, en la embocadura de un valle estrecho y verdeante.

El puente románico, peatonal, da inicio a una calle típica del Camino de Santiago. guiarte.com. Copyright
Está Molinaseca al lado de Ponferrada, y a algo más de 100 kilómetros de León, en medio de un paraje en el que las choperas que rodean al riachuelo quedan dominadas por los roquedos en los que crecen jaras y retamas, entre otra vegetación arbustiva, así como castaños y encinas.

Poco queda de la agricultura, porque los habitantes se dedican más a otros negocios: los servicios, las industrias agroalimentarias o la construcción. La belleza del lugar convierte incluso a Molinaseca en una zona atractiva como residencia para quien vive en Ponferrada.

Si en la bajada hacia el valle del Sil nos hemos encontrado con lugares interesantes, como la población del Acebo, con su arquitectura típica, y la cercana herrería medieval de Compludo –sumamemente recomendable esta visita- Molinaseca se presenta ya ante el viajero como un auténtico núcleo urbano, dominado por la iglesia parroquial, que ocupa un cerro y preside la vida del lugar.

Según se desciende hacia el centro urbano, aparece a la derecha un airoso santuario de excelente factura. Es el templo de la Virgen de las Angustias, del siglo XVIII.

Desde esta zona podemos contemplar placenteramente el pueblo. A nuestros pies la pequeña vega, escasamente cultivada; enfrente el Meruelo, pequeño río de escasa corriente en el estío, remansado por una presa en verano, donde los turistas y veraneantes gozan de una playa natural, con aguas frías y transparentes sobre las que se refleja el puente románico.

Playa fluvial, un tranquilo enclave de Molinaseca. guiarte.com. Copyright
El puente es peatonal y da inicio a una calle típica del Camino de Santiago, con sus excelentes casas, muchas de ellas de arquitectura tradicional.

El templo mayor del lugar, dedicado a San Nicolás, parece dominar un mínimo castro, en el que se asienta también el cementerio. Es recio y de piedras ennoblecidas por los musgos.

Este espacio –templo, playa fluvial, puente románico y rúa medieval- invita al viajero a hacer un alto en el camino. No faltan a esa tentación los olores y ruidos de las tascas cercanas y el ambiente apacible de la pradera, donde algún caminante cansado ha tirado la mochila, al lado de unos bañistas que reposan sobre sus toallas coloristas.

Molinaseca es un lugar para quedarse.

Guías relacionadas

> > Volver a la guía de Pueblos con arte