Jaca, Huesca (España).

Jaca, pueblo de Huesca. España
JACA: UNA PEQUEÑA URBE ESTRATÉGICA

Por Miguel Moreno Gallo

Cuando se inventó la artillería, allá por el siglo XVI, los antiguos castillos de torre, almenas y murallas cayeron en desgracia: eran el blanco ideal para los nuevos cañones. Por eso se inventaron las fortificaciones horizontales, las ciudadelas, los grandes terraplenes de tierra oblicuos que desviaban las bombas, los fosos y los baluartes con troneras.

En España hay varias ciudadelas hermosas, como la de Pamplona, o la abandonada de la Concepción, cerca de Ciudad Rodrigo. Pero la mejor conservada es la de Jaca, donde aún permanece una pequeña guarnición militar. Su visita es una vuelta a la Edad Moderna, a la infantería de las mangas verdes y al diálogo visual de un fortín con su entorno.

Jaca cuenta con varios atractivos: el paisaje, la catedral y una magnífica ciudadela, interesante para estudiar los antiguos sistemas defensivos. Foto Miguel Moreno - guiarte. Copyright

Pero la ciudadela no se construyó en Jaca al azar, sino por orden de Felipe II, que pensaba en el control de los Pirineos frente a Francia y el pensamiento protestante. Por eso, para acercarse a las montañas aragonesas, lo mejor es dejarse caer por la antigua capital de la Jacetania, en donde hay una hermosa catedral románica, la más antigua de España, y un caserío que conserva la traza medieval.

Jaca fue conquistada pronto por los romanos para dominar los pasos del Pirineo, luego fue capital del naciente reino de Aragón y en todo el medievo importante centro de paso de peregrinos del Camino de Santiago

La catedral, de importantes vestigios románicos, es interesante por su estatuaria.

catedral de Jaca. Foto Miguel Moreno -guiarte. Copyright
Pero además de ésta y de la ciudadela son de interés la Torre del Reloj, edificada sobre lo que fue palacio real, el magnífico ayuntamiento de traza plateresca, la iglesia de San Salvador... y un bellísimo paisaje.

En invierno manda el ambiente de esquí, y en verano el de montaña. Pero durante todo el año se pueden recorrer los innumerables bares y restaurantes para disfrutar de una variada cocina. A modo de ejemplo, el Rincón de la Catedral, y Can Fau, en los soportales cercanos al templo, se esmeran con los productos de la época, particularmente con las setas en otoño.

Jaca cuenta con albergue de peregrinos del Camino de Santiago, Palacio de Congresos, Pista de Hielo, una Casa de cultura y dos Centros Culturales.

Desde Jaca es obligado ir a San Juan de la Peña y a Santa Cruz de la Serós. Por el norte, las rutas son numerosas, aunque el valle de Somport resulta, probablemente, el más completo: Villanúa, Canfranc y Candanchú, con acceso al hermoso valle de las Hayas en Francia.

DATOS DE INTERÉS

Jaca está a tres cuartos de hora en coche de Huesca y a hora y media de Pamplona.
La población es de 11.500 habitantes, aproximadamente.
Fiestas: El primer viernes de mayo y Santa Orosia (25 de Junio)
Teléfonos de interés:
Ayuntamiento: 974 355758
Ecomuseo: 699 979459
Universidad de Verano: 974 360196

Oficina de Turismo: oficinaturismo@aytojaca.es

Guías relacionadas

> > Volver a la guía de Pueblos con arte



Comentarios al artículo
Se muestran 2 comentarios

JJ
20/7/17
Correccion
Jaca no es un pueblo, es una ciudad.

Carlos
02/10/10
Una pequeña ayuda sobre Jaca
Muy escueta la descripción de Jaca.
Creo que deben de añadirse los maravillosos valles de Hecho/Oza y Ansó/Zuriza, así como poblaciones con bella estampa como son Berdún, Aisa, Borau etc.
También está mal escrito el nombre de Casa Fau, el prefijo CAN no existe en Aragón puesto que es una palabra catalana.
También nombran "El Valle de las Hayas" y no es así puesto que es "El Bosque de la Hayas".
La situación de Jaca es excepcional, esta situada en un altiplano y goza de un microclima difícil de entender, puesto que es muy soleado y seco, con una media de 305 días de cielo azul al año. Según pilotos de líneas aéreas que vienen a la ciudad, dicen que ven muchas veces, que cuando está todo el Pirineo cubierto de nubes, sobre Jaca hay un espacio abierto, como una ventana al cielo. Tal vez sea por el vacío que producen las líneas de las montañas que la rodean.