Corcubión, La Coruña (España).

En una pequeña ría, ubicada al norte de la de Noya, se halla Corcubión, un lugar excelentemente posicionado, orientado hacia mediodía y al abrigo de las inclemencias atlánticas.

Corcubión siempre tuvo tradición pesquera. Imagen de J. M Fernández Miranda/Guiarte.com

Por Artemio Artigas
Esa situación, le permitió tener desde la antigüedad un puerto relativamente protegido en la costa de Finisterre, cabo que se halla en las proximidades.

Corcubión es un pequeño municipio de unos 2.000 habitantes, con muy escasa superficie, pues tan solo ocupa una pequeña península al sur del municipio de Cee, en la comarca de Finisterre.

Es un territorio con alturas de apenas 200 metros, que tiene una costa generalmente rocosa.

Los restos castreños atestiguan el lejano poblamiento de esta zona. Luego también hubo poblamientos en tiempos romanos, cuando se utilizó las aguas de la ensenada como refugio de sus naves.

Pero el desarrollo de Corcubión es especialmente medieval, cuando pasó bajo el dominio de los condes de Traba y Trastamara. Más tarde dependería de los condes de Altamira.

Portada neogótica de San Marcos, obra de Rodríguez Sesmero. Imagen de J. M Fernández Miranda/Guiarte.com

La pesca es una de las fuentes claves del desarrollo de Corcubión, que en el siglo XVIII ya tenía industrias de salazones. En ese siglo se fortificó con la construcción del castillo del Cardenal.

Hay diversos lances históricos relacionados con navíos que se refugiaron en este abrigo natural. Entre ellos figura la llegada del Glorioso, que desembarcó en Corcubión cuatro millones de pesos, y que protagonizó unas increíbles hazañas ante varios ataques ingleses. En el XIX lo más destacado fue el trágico incendio y saqueo causado por las tropas napoleónicas.

En los siglos XIX y XX Corcubión padeció una amplia emigración, como toda esta zona de Galicia. Hoy el lugar, cabeza de partido judicial, sobrevive por su actividad pesquera y del sector servicios. El turismo se está revelando en los últimos tiempos como una de las claves económicas de futuro, especialmente por su proximidad a Finisterre y la buena gastronomía.

La playa de Quenxe está al lado del casco urbano de Corcubión. Junto a la playa se halla el Museo Marítimo Seno de Corcubión, en una vieja f fábrica de salazones. Presenta elementos relativos a la historia del mar y de la navegación en la Costa de la Muerte.

El lugar está atravesado por la carretera provincial C-552 que conduce a Finisterre. Es Conjunto Histórico Artístico y tiene un agradable elenco de edificaciones de aire noble.

La iglesia de San Marcos es el templo parroquial de Corcubión. Aún hay en el templo algunos restos románicos aunque la mayor parte es obra del XV y siglos posteriores. La fachada es neogótica, debida a Rodríguez Sesmero, destacado arquitecto gallego, autor también del palacio de la Diputación de Pontevedra.

Las fiestas de San Marcos son en abril, las de San Pedro (en el núcleo rural de Redonda) en junio; y hay una fiesta medieval en julio.

Página del concello: http://www.corcubion.info/es

> > Volver a la guía de Pueblos con arte